Páginas vistas en total

viernes, 30 de abril de 2010

Argentina se desliza peligrosamente hacia un autoritarismo creciente. La Nación se refiere a "la caza de brujas" que como en Bolivia, rebuscan...

La atmósfera de crispación, intolerancia y agresividad que, por la conducta intemperante del oficialismo y sus aliados, se está instalando en la Argentina alcanza ya niveles muy preocupantes. La exaltación verbal de encumbrados funcionarios del gabinete nacional parece reflejarse luego en los escraches a periodistas y en la acción de fuerzas de choque como las que agitaron la Feria del Libro.

A estas prácticas deleznables se sumó ahora la realización de "juicios populares", es decir, procesos efectuados en la plaza pública por tribunales que pretenden sustituir a los de la Constitución, seguramente para alcanzar condenas que no se conseguirían siguiendo los procedimientos que marca la ley. A quienes promueven estas prácticas, que no por realizarse a la luz del día dejan de ser clandestinas, tal vez les encantaría que su dinámica informal desembocara en la apertura de cárceles del pueblo para que todo adquiera el patético y dramático aspecto de etapas violentas del pasado nacional. Hay que celebrar que este tipo de barbarie haya quedado superado en la sociedad democrática.

Para volver más inquietante este clima, desde lo más alto del poder, es decir, desde la boca de Néstor Kirchner, comienza a alentarse otra persecución insidiosa y determinada sólo por las urgencias cotidianas del poder. Al hablar en la sede de la CGT, el martes pasado, Kirchner pidió que "desde ahora en más, sin odios ni venganzas", la Justicia "proceda a juzgar las responsabilidades como dijo la Presidenta no sólo de aquellos que lamentablemente les hicieron poner una capucha, sino de los responsables civiles e ideológicos del golpe militar de 1976".

Esta sugerencia al Poder Judicial imita la que realizó Estela de Carlotto, la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, en el polémico discurso que pronunció el último 24 de marzo, cuando, después de enumerar a varias empresas que producen hoy en el país, señaló que "la dictadura se hizo entre muchos, militares y civiles, al servicio del exterminio y la apropiación de niños. Son los mismos que hoy pretenden volver a las recetas neoliberales que tanto daño nos han hecho".

El grave peligro de esta estrategia consistiría en que, agotadas las instancias de los sectores militares, el Gobierno irá arrojando a la arena a ciudadanos civiles. No sólo a algunos ex funcionarios del Proceso, sino también a sus rivales actuales cuando ellos incomoden al matrimonio gobernante o simplemente puedan ser usados para fabricar supuestas "pruebas" de las siempre tan denunciadas como inverosímiles conspiraciones.

Estas prácticas y argumentos sugieren que el país está a punto de ser sumergido en una deleznable caza de brujas en la que, sin objetivos demasiado precisos, se buscará penalizar por fuera de la ley a quienes ejerzan una oposición real o simbólica con el actual elenco de poder. Atractivo y electrizante espectáculo que no alcanzará para ocultar que las columnas del oficialismo comenzaron a ser corroídas por graves episodios de corrupción.

Para inaugurar esta estrategia, con la que tanto simpatizaron los regímenes autoritarios de la primera mitad del siglo XX, Kirchner aprovechó que la Corte Suprema declaró la inconstitucionalidad del indulto dictado por Carlos Menem en beneficio de José Alfredo Martínez de Hoz.

El caso Martínez de Hoz encierra varias perspectivas. El ex ministro de Economía del gobierno de facto fue acusado por la presunta participación en un delito de privación ilegal de la libertad y tentativa de extorsión contra los señores Federico y Miguel Gutheim.

En 1986, en el gobierno del doctor Raúl Alfonsín, un juez federal le dictó prisión preventiva a Martínez de Hoz por estos hechos. Pero dos años más tarde la Cámara Federal revocó esa decisión porque no existían pruebas que acreditasen la participación del ex ministro en los hechos. Mientras Martínez de Hoz esperaba el sobreseimiento definitivo, Menem lo incluyó en sus indultos.

En 2006, el entonces presidente Kirchner pidió en público el encarcelamiento de Martínez de Hoz. Pocos días después, el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, solicitó la reapertura de la causa argumentando que los hechos constituían un delito de lesa humanidad. Los señores Gutheim, cuya detención merece todos los reproches de un abuso de autoridad, no fueron desaparecidos, no estuvieron en cárceles clandestinas ni fueron sometidos a tortura. Es difícil identificar su caso con un delito de lesa humanidad, salvo que se quiera aplicar esta categoría en un sentido laxo, con el objetivo de mantener abiertas causas que la Justicia decidió cerrar.

La situación de Martínez de Hoz plantea un delicado desafío al Estado de Derecho, precisamente por tratarse de Martínez de Hoz. La del ex ministro es una figura que, por razones justas o injustas -determinar esto es parte de una valoración política-, goza de una considerable impopularidad. Es decir, se trata de alguien a quien con facilidad se puede demonizar, imputándole delitos que no cometió. Es en estas situaciones cuando la aplicación de los procedimientos y la extensión de las garantías que marcan la ley y el Estado de Derecho deben ser más escrupulosas. Porque suelen ser éstos los casos en los que, dada la antipatía que puede despertar un actor de la vida pública en la mayoría de sus conciudadanos, se suelen cometer las más graves injusticias. La civilización occidental consagró principios como el de la igualdad ante la ley y la presunción de inocencia, entre muchos otros, para evitar que el castigo o la absolución sean dictaminados con arreglo a la mayor o menor adhesión que despierte una figura en la muchedumbre. De lo contrario, estaríamos sustituyendo los códigos por los deseos de la masa o las encuestas de opinión.

Las expresiones del esposo de la Presidenta podrían operar como las palabras de un demagogo que pretende agitar un sentimiento de antipatía para condicionar el pronunciamiento de los jueces; en el caso Martínez de Hoz, quien está a cargo del proceso es Norberto Oyarbide. Sin embargo, en esas expresiones hubo algo más grave: sugirieron que, desde el poder, se prepara una lista de aquellos que ocuparán el lugar que hoy le cabe al ex ministro de Economía del gobierno militar.

Desde su llegada al poder, los Kirchner no han cejado en su desaforado afán de intentar construir poder a partir de promover la intolerancia, las divisiones, los enfrentamientos, las tensiones, los resentimientos y hasta el odio entre los diferentes sectores de la sociedad. Primero fueron las Fuerzas Armadas. Luego la Iglesia, las empresas privatizadas, el sector agropecuario, los medios de difusión y últimamente hasta el Poder Judicial, cuyos miembros imparciales parecen molestar sobremanera al oficialismo.

Que estas persecuciones se realicen enarbolando la bandera de los derechos humanos es más que una paradoja. Es la revelación de que, entre nosotros, el recurso a esos nobles valores se está volviendo una coartada para el combate faccioso.

La política en materia de derechos humanos del gobierno de los Kirchner ha sido siempre sesgada y parcial. Se ha enfocado solamente en perseguir los delitos cometidos en la represión al terrorismo, olvidando en paralelo a las miles de víctimas inocentes de los atentados terroristas que claman por su derecho a la verdad y a la justicia. Un nuevo capítulo parece estar próximo a abrirse. Uno que apunta a abrir otra etapa persecutoria señalando, ensuciando, persiguiendo, lastimando y procurando encarcelar a civiles.

Esto sucede en momentos en que la Argentina se desliza peligrosamente hacia un autoritarismo creciente que está reduciendo el Estado de Derecho a la categoría de mera apariencia. El deseo insaciable de perpetuación en el poder utilizando cualquier medio (y presumiblemente hasta la sed de venganza) parece no detenerse en medir costos cuando de procurar víctimas expiatorias se trata.


lunes, 26 de abril de 2010

Marcelo Ostria traza un paralelo entre lo ocurrido en Bolivia y ahora en Nicaragua para torcer la voluntad del Congreso y "eternizarlo en el poder"

Mientras unos se desternillaban de risa y otros nos moríamos de vergüenza por el disparate de la relación pollos -homosexualidad- calvicie del discurso del presidente Evo Morales en la cumbre ambiental de Cochabamba, la tensión política en Nicaragua se agudizaba peligrosamente. Por eso, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, canceló su viaje a Bolivia.

Partidarios del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) “asediaron el jueves 22.04.2010 con piedras y bombas caseras la sede de la Asamblea Nacional” para impedir que se reúnan los parlamentarios que se proponen restablecer la legalidad en las designaciones de los integrantes de la corte suprema nicaragüense, derogando un decreto por el que Ortega ordena mantenerse en sus cargos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia que han cumplido su período.

El decreto presidencial “es una estrategia a largo plazo para crear las condiciones para la continuidad de Ortega no sólo para los próximos cinco años, sino para los próximos 15 ó 20”, dice el jurista Oscar Carrión. Ésto, como en los demás aliados del populismo.

El asedio de los sandinistas recuerda los tres cercos del Movimiento al Socialismo al Congreso nacional. Y recuerda también que hace más de dos años el presidente de Bolivia Evo Morales anunciaba que gobernará con decretos. “Estar sometidos a las leyes es perjudicarnos –afirmó–, aunque digan que es (sic) inconstitucional nuestros decretos, nuestros hechos, no importa...” (El Presidente en Tarija. La Razón, 11 de agosto de 2007, pág. A22).

El oficialismo nicaragüense, como sus aliados de la ALBA, también se afana en controlar los tres poderes del Estado, para consolidar una autocracia. Y no han faltado las groseras justificaciones: “el presidente del Legislativo, el sandinista René Núñez, justificó la violencia llamándola ‘la justa ira del pueblo’ ", a lo que siguió la declaración del gobierno que alega que la violencia desatada en Managua “es producto de "simples expresiones legítimas de los pueblos".

Los parecidos suman: El presidente de la Corte Suprema, Manuel Martínez, que recibió amenazas de muerte, “criticó lo que llamó el papel sumiso de la Policía Nacional”, a la que diputados opositores culpan de no controlar la violencia desatada desde el martes. Por su parte, el líder opositor Eduardo Montealegre afirmó que se trata de una "ruptura del orden constitucional". "Hacemos un llamado al Presidente de la República -dijo- a que respete el Estado de Derecho, que gobierne democráticamente..., que acepte las reglas de la democracia..., y que se resigne a abandonar sus pretensiones reeleccionistas prohibidas por nuestra Constitución Política".

La situación nicaragüense preocupa a la comunidad internacional. Inclusive el Secretario General de la OEA se ocupó de la crisis en este país de la ALBA, instando a "resolver las diferencias políticas, particularmente entre los poderes del Estado, por medio del diálogo y conforme a los procedimientos previstos en la legislación nacional, en especial, la necesidad de garantizar las libertades y derechos de los ciudadanos, y como parte de éstos, la integridad física de todas las personas".

Es bueno que Insulza reaccione, pero es notorio que no tuvo la misma actitud ante hechos similares en Bolivia, cuando guardó un silencio cómplice frente a las similares violaciones del masismo a la ley y a las instituciones republicanas.

Pero el populismo no cesa en sus designios de evitar cualquier crítica o contralor internacional sobre el respeto a los derechos humanos, a la democracia y a la libertad. Así, ha desatado otra crisis, la de la OEA. La molestia de Chávez y de sus aliados, se manifiesta cada vez que hay pronunciamientos de los organismos internacionales sobre principios reconocidos universalmente. El autócrata de Caracas, acaba de proponer la formación de un organismo que sustituya a las Naciones Unidas; el disparate propuesto seria “Pueblos Unidos”.

Otra crisis en América Latina promovida por el populismo, y ya van...

columna_mi_opinion@hotmail.com

domingo, 25 de abril de 2010

la crónica que sigue y la imagen vienen de El Comercio de Lima cuya prensa continúa haciéndole críticas a Evo por sus metidas de pata


Por Miguel Ángel Cárdenas

No llega todavía al nivel del ex presidente estadounidense George W. Bush ni a sus incontables sandeces, pero si Juan Evo Morales Ayma continúa por esta senda, pronto será tan recordado por sus torpezas conceptuales como lo es su ex colega “imperialista”.

“El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres”, declaró el pasado martes en la inauguración de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático, en Bolivia. Ahí mismo también atribuyó al consumo de carnes con hormonas el aumento prematuro del busto en las muchachas y advirtió que en 50 años todo el mundo sería calvo. Finalizó, muy serio, diciendo que la Coca-Cola solo sirve para desatorar inodoros.

Por supuesto se ganó el sarcasmo y las admoniciones de casi todo el planeta. Aquí una recopilación de sus más desopilantes frases y lo que “evo-can”.

INTELIGENCIA Y LEGALIDAD
El 18 de marzo de este año, Morales recomendó a los ejecutivos de la ONU que deberían chacchar hojas de coca “para que sean más inteligentes”.

Y quedó tan descolgado como esta semana. Están probadas las propiedades nutritivas, digestivas, anestésicas, estimulantes y un largo etcétera de la hoja de coca; pero no hay un solo científico que demuestre que aumenta el coeficiente intelectual.

En su carrera alternativa de comentarista científico, Evo también ha conseguido juntar dos rubros académicos aparentemente distintos: la economía y la sismología. Tras el terremoto de febrero en Chile declaró: “Los terremotos son consecuencias de las políticas neoliberales”.

Pero no se puede negar que es consecuente. Sus opiniones contrarias al “imperio de la ley” lo hacen un antiimperialista también de las normas legales: “Cuando algún jurista me dice: “Evo, te estás equivocando jurídicamente, eso que estás haciendo es ilegal”, bueno yo le meto por más que sea ilegal. Después les digo a los abogados: “si es ilegal, legalicen ustedes, para qué han estudiado”” (en un discurso pronunciado en Cochabamba, en el 2008). Su constitucional ética queda reflejada en la declamación de un principio: “Estar sometido a las leyes es perjudicarnos”.

Y hay que apuntar lo que expresó en el 2007 al autócrata iraní, Mahmud Ahmadineyad, quien reprime salvajemente a la oposición de su país. Lo abrazó y halagó: “Compañero revolucionario y hermano”. Porque queda explícito lo que se espera de él como gobernante cuando enfatiza: “Para mí, Fidel Castro es un hombre democrático” (en una entrevista el 2 de febrero del 2006).

GRITO DE GUERRA
Pero no todo es política en su vida. Es sabida su afición por el fútbol, como la vez en que contó: “Cuando era campesino y jugaba con amigos, leía en la prensa que había un dirigente argentino muy famoso llamado Julio Grondona. Para mí era inalcanzable conocer personalmente a ese tipo de personajes pero hoy estoy feliz porque conocí a Grondona”.

Sus relaciones con las Fuerzas Armadas siempre han sido tensas. En enero de este año pidió que las fuerzas armadas y la policía lo perdonaran porque en su etapa de sindicalista cocalero exigió que se abolieran: “Pido disculpas [porque] en la época sindical en algún momento expresé que parecía ser que están por demás la policía y las fuerzas armadas; claro, yo he sido víctima personalmente [de ambas]”.

Sin embargo, este 22 de abril se produjo un desplante curioso que no fue muy difundido por los medios. Llegó el presidente venezolano, Hugo Chávez, a La Paz y en el mismo terminal aéreo pasó revista a la guardia presidencial y gritó con sus pulmones bolivarianos: “Patria o muerte”. Pero no obtuvo como respuesta el establecido “venceremos”.

Fue una pequeña rebeldía del Ejército boliviano contra la orden de Morales de pronunciar esa proclama en cada acto oficial. Aún no se sabe qué dirá sobre este desaire…

FIJACIÓN CON EL PERÚ
Sus pullas contra el presidente peruano Alan García el año pasado lo acercaron a su mentor Chávez, quien insulta a mansalva y difunde el “estilo grotesco” en la diplomacia mundial.

En julio del 2008 dijo: “Ahora lo veo muy gordo y poco antiimperialista”. Y al finalizar el año pasado “corroboró” que “mi gran amigo” García es “el niño mimado de los gringos”.

Pero también tuvo desencuentros con nuestro anterior presidente. Ya el 8 de mayo del 2006 había calificado a Toledo de “hermano mayor traidor” de los indígenas por promover un TLC con EE.UU. Y seis días después, tras una cumbre presidencial en Viena, tronó: “No tengo ningún acercamiento con Toledo. El saludo fue parte de una payasada que hacen algunos presidentes”.

Su fijación con el Perú quedó en evidencia cuando ocurrió la matanza de Bagua y se hizo pública una carta suya a los dirigentes indígenas con su sentir como “indio rebelde”: “Nuestra lucha no termina, de la resistencia pasamos a la rebelión y de la rebelión a la revolución, este es el momento de la segunda y definitiva independencia”.

Y llegó hasta la frivolidad cuando una miss Perú se puso un traje de la diablada puneña, el año pasado. Luego de exabruptos nacionalistas quiso ser gracioso: “Saludamos a la Miss Perú que usa la vestimenta, pero no pueden adueñarse. Yo preferiría invitar a esa Miss Perú al carnaval de Oruro a ver la diablada conmigo y después quiero invitarla a la casa del diablo”. ¿Algún día dirá que el chauvinismo te hace menos “desviado” o te protege de la calvicie?.

    sábado, 24 de abril de 2010

    la oclocracia fruto de la demagogia es una degeneración del poder. apoyado por los más ignorantes es "la tiranía de mayorías incultas" arropadas de...

    La oclocracia

    Miradas (publicado por el diario El Dia de SC)

    Salvador Ruso - Aristóteles definió tres formas de degeneración del gobierno: la tiranía, la oligarquía y la oclocracia, siendo esta última el gobierno de la muchedumbre, de la masa orteguiana.
    Polibio, doscientos años antes de Cristo, llamó oclocracia al fruto de la demagogia. Según su teoría cíclica de la sucesión de los sistemas políticos, la oclocracia se presenta como el peor de todos los sistemas políticos, el último estado de la degeneración del poder. La oclocracia suele estar promovida por la influencia de intereses, derivando su peligro de su intento de hacer degenerar la democracia para mantener el poder de forma corrupta buscando su legitimidad al sentirse apoyados por el sector más ignorante de la sociedad, hacia el cual vuelcan todos sus esfuerzos propagandísticos y manipuladores.
    Polibio, historiador griego, en su obra Historiae, VI, 3, 5-12; 4, 1-11, sobre el 200 a. C. llamó oclocracia al fruto de la acción demagógica y la definió como "la tiranía de las mayorías incultas y uso indebido de la fuerza para obligar a los gobernantes a adoptar políticas, decisiones o regulaciones desafortunadas". "Cuando ésta (la democracia), a su vez, se mancha de ilegalidad y violencias, con el pasar del tiempo, se constituye la oclocracia", Historiae, VI, 4. Según su teoría anacyclose -teoría cíclica de la sucesión de los sistemas políticos (a la que alude Maquiavelo)- la oclocracia se presenta como el peor de todos los sistemas políticos, el último estado de la degeneración del poder. Polibio describe un ciclo de seis fases que hace volcar la monarquía en la tiranía, a la que hace continuación la aristocracia que se degrada en oligarquía, luego de nuevo la democracia piensa remediar la oligarquía, pero zozobra, ya en la sexta fase, configurándose como oclocracia, donde no queda más que a esperar al hombre providencial que los reconduzca a la monarquía.
    Según El Contrato Social de Jean-Jacques Rousseau, se define oclocracia como la degeneración de la democracia. El origen de esta degeneración es una desnaturalización de la voluntad general, que deja de ser general tan pronto como comienza a presentar vicios en sí misma, encarnando los intereses de algunos y no de la población en general, pudiendo tratarse ésta, en última instancia, de una "voluntad de todos" o "voluntad de la mayoría", pero no de una voluntad general.
    Según el filósofo escocés James Mackintosh (1765-1832) en su Vindiciae Gallicae la oclocracia es la autoridad de un populacho corrompido y tumultuoso, como el despotismo del tropel, nunca el gobierno de un pueblo.
    Desarrollo material
    Es común que dicha situación pueda estar promovida por la influencia de intereses. Ilustres pensadores como Aristóteles, Pericles, Giovanni Sartori, Juvenal, Shakespeare, Lope de Vega, Ortega y Gasset o Tocqueville han advertido de un permanente peligro para la democracia popular: el interés de los oclócratas que ejercen el poder para hacerla degenerar en oclocracia con el objetivo de mantener dicho poder de forma corrupta, buscando una ilusoria legitimidad en el sector más ignorante de la sociedad, hacia el cual vuelcan todos sus esfuerzos propagandísticos y manipuladores.
    En el desarrollo de esta política, sólo se tiene en cuenta de una forma superficial y burda los reales intereses del país, dirigiéndose el objetivo de la conquista y al mantenimiento de un poder personal o de grupo, mediante la acción demagógica en sus múltiples formas apelando a emociones irracionales mediante estrategias como la promoción de discriminaciones, fanatismos y sentimientos nacionalistas exacerbados; el fomento de los miedos e inquietudes irracionales; la creación de deseos injustificados o inalcanzables; etc. para ganar el apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la oratoria, la retórica y el control de la población. La apropiación de los medios de comunicación y de los medios de educación por parte de dichos sectores de poder son puntos clave para quien busca esta estructura de gobierno, a fin de utilizar la desinformación.
    Así se mantiene un dominio sobre masas en movimiento que hacen valer sus propias instancias inmediatas e incontroladas creando la ilusión de que se impone un legítimo poder constituido sobre la voluntad popular. Sin embargo, tal y como asegura Rousseau en El Contrato Social falta la piedra angular, es decir, la voluntad general de unos ciudadanos conscientes de su situación y de sus necesidades, una voluntad formada y preparada para la toma de decisiones y para ejercer su poder de legitimización de forma plena. De esta forma, en la oclocracia la legitimidad que otorga el pueblo está corrupta, pasando el poder del campo de los políticos al campo de los demagogos.

    miércoles, 21 de abril de 2010

    cuánta razón le asiste al articulista cuando afirma que los socialistas del S.XXI pretenden desconocer la historia. la caída del muro y toda realidad

    Socialismo y medio ambiente

    Editorial de El Día

    Cuando se escucha hablar a los exponentes del denominado Socialismo del Siglo XXI, se percibe una gran confusión. Ellos creen que el Muro de Berlín cayó hacia este lado y no hacia el otro, es decir hacia el lado de los regímenes que terminaron aplastados, entre otras cosas, por su propia ineficacia para resolver los problemas básicos de la sociedad. Y cuando estos socialistas hablan de ecología, también creen que Chernobyl, el mayor desastre ambiental de la historia, ocurrió en este lado del mundo.
    El presidente Morales debería ser el primero en entender bien este detalle, así no se esfuerza tanto en abrirle las puertas al Gobierno ruso, porque después de la caída del Muro, Rusia se volvió capitalista… y de los salvajes, aunque en algunos aspectos sigue siendo tan comunista como antes, como en el irrespeto a las normas ambientales que han avanzado tanto en el mundo occidental. China es otro caso parecido, producen como capitalistas, pero contaminan como siempre, porque la ausencia de democracia impide a la sociedad buscar cómo protegerse de las estrategias políticas y económicas que diseña el régimen.
    En Cuba es fácil hablar de ecología porque cada vez se produce menos, los campos de cultivo se llenan de maleza y la gente languidece esperando que sus familiares les manden remesas desde Miami o el Gobierno reparta los alimentos que consigue importados desde Estados Unidos y otros países capitalistas.
    No hay duda que en Cochabamba se han dado cita muchas personalidades con buenas intenciones, idealistas, científicos, filósofos y portadores de muchas verdades, pero lamentablemente casi todos incapaces de ver el problema del medio ambiente y la ecología liberados del condicionante ideológico que los hace ver sólo una parte muy reducida de los desafíos que enfrenta el Planeta Tierra.
    Eso ha convertido a esta reunión en un inmenso mitin político, un gigantesco monólogo lleno de consignas y arengas cargadas de simbolismos, pero carentes de la dimensión realista y mucho más de un espíritu autocrítico, que se materializó en el bloqueo a una mesa de diálogo en la que dirigentes campesinos e indígenas pretendían discutir problemas reales que se están dando en la Bolivia socialista de Evo Morales.
    Decir que el socialismo es más respetuoso del medio ambiente que el capitalismo es desconocer la historia no sólo de los regímenes que se derrumbaron con el Muro de Berlín, sino ignorar lo que está sucediendo en aquellos países –entre ellos Bolivia-, en los que se pretenden, a los tumbos y sin mucha consistencia ideológica, imponer ideas trasnochadas y esquemas de producción que no tienen nada de innovadores en cuanto al respeto a la Pachamama. ¿Acaso ha podido en 11 años Hugo Chávez liberarse en Venezuela del modelo extractivista o por lo menos avanzar hacia procedimientos más amigables con el medio ambiente? Que diga YPFB si ha superado o por lo menos mantenido las rigurosas normas con las que trabajaban las petroleras transnacionales en el país, desde que Estado pasó a comandar la industria. ¿Qué pasa en las minas? ¿En el Chapare con la coca? ¿En el oriente con la destrucción de bosques? Que hablen de esto los socialistas.

    Se habla del socialismo como la panacea del respeto al medio ambiente. En la utopía todo es posible, pero hay que ver la realidad.

    jueves, 15 de abril de 2010

    le tiembla la mano. está asustado. no sabe lo que le espera son titulares relacionados con el juicio múltiple abierto contra Evo por la masacre Hotel


    Irish Times. Dublín

    Alan Kelly, un eurodiputado irlandés perteneciente al partido Laborista, anunció que planteará la muerte de Michael Dwyer al Parlamento Europeo, ya que considera que ni el Gobierno de Bolivia ni el de Irlanda hacen lo suficiente para aclarar las circunstancias que rodearon la muerte del irlandés. Considera que al haber fallecido otro ciudadano europeo, el rumano-húngaro Árpád Magyarosi, la Unión Europea debe desempeñar un rol importante en la búsqueda de respuestas.
    Dwyer fue asesinado el 16 de abril en el operativo del hotel Las Américas, junto a Eduardo Rózsa y Árpád Magyarosi. Los forenses bolivianos aseguran que recibió seis disparos,
    "Esto merece una investigación internacional independiente. Es necesario que ocurra pronto, ya que cuanto más tiempo pasa, la evidencia es menor”, dijo Kelly.
    “También es decepcionante que el embajador de Irlanda en la región todavía no ha visitado Bolivia. Necesitamos una acción y que sea más temprano que tarde”, concluyó el diputado, luego de reunirse con la familia de Dwyer.
    Los parientes del irlandés expresaron su frustración con las autoridades irlandesas y bolivianas porque aseguran que no se ha abierto una investigación sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Michael. Cuando se acerca el primer aniversario, un portavoz de la familia confesó que se sienten “ansiosos y frustrados” con la lentitud de garantizar respuestas en su asesinato.
    En octubre pasado, la embajadora de Bolivia en Gran Bretaña y de Irlanda, Beatriz Soverón, dijo que su Gobierno iba a cooperar con una investigación internacional independiente sobre el caso. El ministro de Relaciones Exteriores de Irlanda, Michael Martin, aseguró que en su momento presionaría a las autoridades bolivianas en busca de respuestas por la muerte de Dwyer.
    Sin embargo, el portavoz de la familia señaló que estaban decepcionados por la falta de progreso. “La familia entiende que los esfuerzos bilaterales se intensificaron tras las elecciones de diciembre en Bolivia y se les aseguró que el embajador de Irlanda en Argentina se desplazaría a Bolivia para plantear un reclamo, pero no ha viajado. El plazo es cada vez más largo, y no ven que sea una prioridad para las autoridades implicadas”, concluyó el portavoz.

    El caso

    - Muerte. Michael Dwyer se encontraba en la habitación contigua a la de Eduardo Rózsa en el hotel Las Américas.

    - Versión. La Policía dijo que atacó a los efectivos con dos armas y que por ello fue abatido. Los forenses nacionales encontraron seis impactos de bala en su cuerpo y murió desangrado.

    - Investigación. Un análisis forense practicado en Irlanda llegó a la conclusión de que a Dwyer lo mataron con un solo tiro en el corazón con una munición OTAN similar a la que utilizaba la Unidad Táctica de Resolución de Crisis. Estaba sentado sobre su cama. No encontraron pruebas de que haya disparado armas.

    - Juicio. El informe fue presentado ante un juzgado de Dublín, que dejó el veredicto abierto.

    (la información está en todo el mundo. copia de lo publicado por El Deber de Santa Cruz)


    miércoles, 7 de abril de 2010

    tiene odio en el corazón. a título de justicia "maltrata, persigue, calumnia, atemoriza" Evo no merece ser presidente de un país al cual confronta.

    La Policía tiene la orden de aprehender a otros siete cruceños por el caso terrorismo, entre ellos a Pablo Costas, hermano del gobernador electo Rubén Costas, y al juez Luis Tapia Pachi. También entregará ocho citaciones para declarar en La Paz.

    El martes se reactivó las aprehensiones en Santa Cruz, con la detención del ex candidato a alcalde Gary Prado Araúz, del secretario de Cámara de la Corte Electoral, Marco Monasterio, y del líder falangista Juan Carlos Santisteban, quien fue puesto en libertad.

    Fuentes de la Policía confirmaron que también tienen la orden de aprehender a Pablo Costas, Tapia Pachi, al electrónico Raúl Contreras y al también miembro de la Falange Socialista Boliviana (FSB) Líder Paz. “Lo haremos en cualquier momento”, informó la fuente, que evitó dar los nombres de otros tres buscados.

    “Las órdenes de apremio se pueden ejecutar en un plazo de seis meses. Las tres personas no identificadas, por razones de seguridad de las investigaciones, pertenecen a instituciones cruceñas y empresas”, informó.

    DENUNCIA. La diputada de oposición Norma Piérola denunció que se habría emitido una orden de apremio contra el electo gobernador cruceño. “Tenemos conocimiento de que aquí, en La Paz, se ha emitido un mandamiento de aprehensión contra Rubén Costas”, afirmó.

    La fuente policial añadió que también deben entregar ocho citaciones para que similar número de personas vinculadas a diferentes instituciones cruceñas acudan a declarar a La Paz sobre el caso terrorismo, que investiga el fiscal Marcelo Soza.

    Monasterio y Prado, detenidos la mañana del martes en Santa Cruz, llegaron a las 5.00 de ayer a La Paz. Declararon ante Soza en oficinas del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF).

    Tras prestar sus declaraciones, Prado aseguró a la prensa que no tiene ninguna relación con el grupo terrorista liderado por el abatido Eduardo Rózsa. El fiscal, no obstante, dijo que los acusará por terrorismo y alzamiento armado en la audiencia de medidas cautelares fijada para las 9.00 de hoy.

    El prefecto Roly Aguilera se reunió con Soza y le pidió trasladar la toma de declaraciones a Santa Cruz, mientras que los militantes del MNR, partido al que pertenece Prado, protestaron en puertas del IDIF.

    El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, aseguró que en la aprehensión de los dos cruceños se actuó en el marco de la ley. “Cuando se trata de un caso de tanta gravedad, obviamente vamos a extremar los recursos para encontrar la verdad y sancionar a los responsables”, advirtió.

    Monasterio prestó en la tarde una declaración ampliatoria por cerca de siete horas. Soza dijo que aportó a la investigación y que, por ello, se mantendrá en reserva el contenido de la declaración.

    Desde Santa Cruz, los cívicos anunciaron movilizaciones en defensa de los acusados por el caso Rózsa. En Tarija, el electo prefecto Mario Cossío informó que pedirá al Gobierno, a través de una carta, “que pare las detenciones”.

    La justicia cruceña rechazó un pedido de libertad para Prado.

    Aguilera no logra cambios

    El prefecto Roly Aguilera gestionó ante el fiscal Marcelo Soza el traslado del caso terrorismo a la capital oriental y además presentó denuncias sobre violación de los derechos humanos ante la OEA.

    Aguilera estuvo ayer en La Paz. “El fiscal (Soza) ha expresado que habría la voluntad de sujetarse al debido proceso y que las declaraciones se lleven adelante en Santa Cruz”, informó el Prefecto tras reunirse con el fiscal.

    En tanto que Soza dijo que sólo fue una reunión de coordinación y que Aguilera le expresó que están dispuestos a coadyuvar con la investigación.

    “El traslado del caso depende del Fiscal General y de Distrito de La Paz, quienes me lo deberán ordenar mediante instructivo”, aclaró.

    Aguilera también se reunió con una misión de observadores electorales de la OEA, donde denunció persecución e injerencia política del Gobierno en este caso.

    “Hemos informado nuestra preocupación sobre el proceso electoral, la judicialización de la política, las detenciones y las anormalidades en las garantías de los derechos humanos y al debido proceso en el país”, informó.

    El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, cuestionó la actitud de Aguilera y recomendó investigar si usó recursos públicos para trasladarse a La Paz.

    sábado, 3 de abril de 2010

    ahora resulta que no es solamente "el avión presidencial" con un costo supermillonario, también helicópteros artillados los que pide a Rusia


    Una empresa rusa reveló que Bolivia tiene intenciones de comprar helicópteros militares de transporte con capacidad de portar artillería. El presidente Evo Morales se reunió ayer, en Venezuela, con el primer ministro ruso, Vladimir Putin, para conversar sobre un préstamo para la compra de naves que ayuden a encarar la lucha contra el narcotráfico y armas para las Fuerzas Armadas.

    En agosto de 2008, Morales hizo oficial ante el embajador de la Federación Rusa en Bolivia, Leonid Golubev, la solicitud de acceder a una línea de crédito para adquirir armas y equipo logístico para las Fuerzas Armadas.

    La agencia Prensa Latina informó ayer que Viacheslav Davidenko, portavoz del monopolio ruso estatal de venta de armas Rosoboronexport, precisó que Bolivia mostró interés en los helicópteros Mi-17V-5.

    Esta nave, con una altura de 4,76 metros, longitud de 18,42 metros y diámetro de rotor de 21,35 metros, tiene capacidad para transportar cuatro tripulantes, 32 pasajeros y cuatro mil kilos de carga. Además de 1.500 kilos de armamento distribuidos en seis puntos de fijación externos, que incluyen cohetes, bombas convencionales, misiles antitanque y misiles aire-aire.

    El jueves pasado, el portavoz del Gobierno, Iván Canelas, ante la probable adquisición de equipamiento militar dijo que “no tiene fines bélicos porque Bolivia es un país pacifista”, y que la intención sólo es mejorar el equipamiento de las FFAA y fortalecer la lucha contra el narcotráfico.

    El país con más unidades de helicópteros Mi-17 es México, con aproximadamente 50 unidades, le siguen Colombia, con 20; Afganistán, con 17, y Bangladesh, que tiene 15.

    Otras naciones de la región que cuentan con estas naves, aunque en menor cantidad, son Argentina, Chile, Nicaragua, Perú, Venezuela, Costa Rica y Ecuador.

    El encuentro entre Morales y Putin, según refleja EFE, duró menos de una hora, y en él el Presidente boliviano concretó el pedido de crédito para la adquisición de esas naves.

    Antes de la reunión, el Jefe de Estado manifestó su agradecimiento a la nación rusa por las facilidades brindadas para adquirir los helicópteros, que servirán, dijo, como herramientas para combatir el narcotráfico.

    Los helicópteros rusos pueden llevar 1.500 kilos de armamento.

    Destacados

    El presidente Evo Morales viajó a Caracas, Venezuela, exclusivamente para reunirse con Vladimir Putin.

    Su arribo se produjo al finalizar la tarde y su reunión con el Primer Ministro duró menos de una hora.

    Morales ultimó detalles sobre un crédito de cien millones de dólares para comprar helicópteros y equipo militar.

    El crédito, sin embargo, aún está sujeto a la aprobación de la Asamblea Plurinacional del país.