Páginas vistas en total

viernes, 30 de julio de 2010

se puede advertir el repris de la historia del MNR, cuando MASISTAS pelean contra sus antiguos "colegas" por las pegas. el apetito por la burocracia

Los masistas de base antiguos observan con tristeza la situación en que se encuentra el país y el comportamiento tanto de los “neomasistas” como de los “evistas”, ahora autoridades gubernamentales. Día a día los masistas de la primera hora y de todos los combates no pueden dejar de reflexionar con preocupación sobre los resultados de su lucha, si su sacrificio está justificado. Durante años lucharon por que haya más democracia y respeto a los derechos humanos, por que no haya corrupción, por que no haya desempleo, por que no haya pobreza, para unir al país, para que sea desarrollado y soberano. Lamentablemente, al cabo de los años parece que nada se cumple. El “vivir bien” prometido se convierte cada vez más en “vivir peor”, y el país se encuentra cada vez más dependiente del exterior.

Los masistas se preguntan ¿qué pasó? Intuyen que los personajes diletantes y de pasado gris que manejan de frente o por detrás los ministerios y las instituciones tienen mucho que ver con tanta ineficiencia y mediocridad. ¿Cómo es que esos oscuros personajes llegaron a ser autoridades del “Gobierno del MAS”?

Desde un principio, desde enero de 2006 en realidad, los masistas intuían que las cosas no comenzaban bien, que algo fallaba. Observaron con sorpresa, primeramente, que varios ministros, asesores palaciegos, viceministros, directores y otras autoridades no eran masistas ni eran conocidos como amigos del MAS. Algunos eran más bien conocidos por su mediocridad y por haber sido pícaros ministros de los partidos de derecha. Otros resultaron ser simplemente burócratas mediocres de ONG, sin mérito ni en las luchas populares ni en las trayectorias profesionales e intelectuales. Algunos, finalmente, resultaron ser “cadáveres resucitados”, muertos vivientes, salidos directamente de los cementerios de los socialismos fracasados y enterrados. Estos personajes se autodenominaron luego “neomasistas” y “soldados de la revolución”.

Los masistas antiguos se enteraron también de que varias de esas autoridades y muchos funcionarios medios y bajos, que antes estaban en las trincheras contrarias, eran en realidad parientes, cuñados, sobrinos, familiares de los yernos y compadres de los ministros, senadores, diputados y asesores mencionados. El Gobierno informó, sin embargo, que ya no existía el “nepotismo tradicional”, pero ahora se sabe que se practica el “nepotismo cruzado”, es decir que los “jefes neomasistas”, al considerarse “mal visto” que den cargos a sus parientes en su propia institución, intercambian puestos con otros “jefes neomasistas”. Ahora los “neomasistas” son de alguna manera parientes entre sí, el Gobierno está conformado ahora por una “familia revolucionaria”.

Cuando un nuevo neomasista “soldado de la revolución” es designado en un nuevo cargo, lo primero que hace es pedir la lista de los masistas que trabajan ahí, para proceder de inmediato a despedirlos y reemplazarlos por “personal de confianza”, es decir, por gente de los partidos tradicionales. Los masistas no son confiables por los neomasistas. Cientos de masistas auténticos, obviamente de cargos bajos, han sido despedidos de esta manera fascistoide. Lo increíble es que cuando reclaman por esta injusticia son inmediatamente amenazados con ser llevados ante “la justicia”.

¿Cuál fue el resultado del trabajo de estas familias revolucionarias? ¿Cuáles fueron los resultados logrados en cuanto al “vivir bien” para el pueblo? A través de las cifras engañosas, se sabe que la situación económica y social del país y de todos los sectores productivos es deprimente. Todo va de mal en peor. Hasta YPFB anda en crisis. La producción de esta empresa cayó en 13,5 por ciento el año pasado. Ahora ya no se habla más de que Bolivia iba a ser el “centro energético del continente”, como era la esperanza de todo un pueblo hace cinco años. Las empresas chicas y medianas cierran sus puertas por miles y aumentan el desempleo y el subempleo. Este desempleo urbano también afecta al campesino indígena ya que caen los precios de sus productos y caen sus ingresos.

Ante esta calamidad y mediocridad, cuando los masistas profesionales postulan a un cargo vacante con la sana intención de dar una mano al “proceso de cambio”, son rechazados groseramente con el argumento de que estarían “sobrecapacitados”.

Con el correr de los años y de los privilegios, los “neomasistas” ya no se sienten cómodos cuando se los relaciona con el MAS, sigla que ya les resulta fea. A estas alturas ya les resulta, en efecto, algo “plebeyo”, de poco prestigio, ser relacionados con el MAS. Desde hace algún tiempo y crecientemente se ufanan en dar a conocer que ellos no serían en realidad “neomasistas” sino “evistas”. El “evismo” sería, en este sentido, la nueva línea a seguir, la nueva ruta del éxito. Ahora la línea del éxito para las familias revolucionarias debe conducir al “socialismo comunitario” y el desarrollo económico y social sería poco frente al “socialismo comunitario”. Pese al rotundo fracaso del sistema socialista en el mundo, en Cuba en particular, el que no sigue esta línea es inmediatamente tildado de “contrario a la revolución y al pueblo”.

¿Qué nuevas calamidades traerán el “evismo” y el “socialismo comunitario”?

Bernardo Corro es doctor en economía.

martes, 27 de julio de 2010

el decano de la prensa se refiere al nacimiento del MAS AUTÉNTICO que está formado por notables disidentes con Evo que no lo aceptan como jefe

La reciente creación de una coordinadora política de disidentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) busca, según sus miembros, ser un polo de equilibrio que dé voz a aquellos que no comulgan con las ideas híbridas impuestas en el denominado proceso de cambio. El ex senador por el MAS y dirigente del Movimiento Por la Soberanía (MPS) Lino Villca, dijo que el presidente Evo Morales no es el único dueño del proceso.

“El Presidente no es dueño de este cambio, todo el pueblo, los diez millones son parte de este proceso y peor todavía sus colaboradores, los ministros nunca han estado en la lucha, sino aquellos que hemos luchado y lo hemos llevado a Morales a la presidencia. Hoy, los movimientos sociales y los dirigentes se pueden expresar”, afirmó.

Villca se refirió al vicepresidente Álvaro García Linera, quien en criterio de esta coordinadora política, sería el principal artífice de los enfrentamientos, agresión y división política en el país, además de estar formando una teoría híbrida que pretende unir al socialismo con el comunitarismo, ideas que no son complementarias.

“Las ideas de (García) Linera no son absolutas, no es la última palabra como dicen. No existe el socialismo comunitario, es una teoría híbrida que ha lanzado este señor, porque no tiene un sustento filosófico, teórico y político, no termina de comprender lo comunitario que es algo más profundo que el socialismo”, sostuvo.

El frente se conformó el pasado jueves, donde un grupo de disidentes del MAS expresó sus lineamientos políticos contrarios a la actual propuesta de García Linera, a quien dijeron, darán bastante pelea. En tanto el presidente Morales los calificó como “resentidos y busca pegas que hacen de instrumento para la extrema derecha”.

Al respecto Lino Villca dijo que “las declaraciones del propio Presidente (Evo Morales) de que somos resentidos y busca pegas no somos nosotros, más bien son aquellos que están con el Presidente que han estado décadas en el poder. Nosotros podemos caminar en las calles y la gente nos reconoce, por eso estamos tranquilos”.

EXPULSIONES

El Gobierno del MAS en el último tiempo ha demostrado señales de intolerancia con los pensamientos disidentes, incluso de aquellos que no necesariamente pertenecen a la oposición política. Es el caso de la ex diputada Merleny Paredes, quien fue golpeada en los Yungas luego de dejar el “instrumento político”.

Dentro las expulsiones figura Andrés Soliz, ideólogo de este frente, quien se alejó del Ministerio de Hidrocarburos, luego de mostrar su inconformidad en la readecuación de condiciones en los contratos petroleros.

Filemón Escóbar, experimentado líder sindical de izquierda, fue expulsado del MAS por “contradicciones internas y no comulgar con los arrimados”, según dijo. El polémico ex legislador que tuvo un rol protagónico durante el último período de los gobiernos neoliberales, denunció que muchas personas que no formaron parte del denominado proceso de cambio, fueron ingresando en los principales espacios de poder, especialmente en el Gabinete de Ministros.

El ex senador Lino Villca se alejó del MAS cuando no fue designado como candidato para Gobernador por el departamento de La Paz, postulación que recayó en Félix Patzi. Villca denunció discriminación de parte de un sector del MAS y creó su propio instrumento político, el MPS.

Más tarde, el propio Patzi, otro ideólogo del MAS, tras un hecho de tránsito protagonizado por su persona, fue expulsado del oficialismo, pese a sus esfuerzos y súplicas ante el Primer Mandatario. Patzi también denunció discriminación por un sector cupular dentro del partido gobernante.

OPOSITORES

El caso de los opositores como el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, cuya familia fue expulsada de su comunidad y casi linchados tuvieron que escapar, demostró que la denominada justicia comunitaria, así como el control social, merecen una regulación legal y coordinada por esferas del Estado. También, el dirigente indígena del oriente, Marcial Fabricano, quien en 1990 fue parte de la histórica marcha Por la Tierra y la Territorio, fue víctima de flagelación por partidarios del MAS hace más de un año.

lunes, 26 de julio de 2010

una radiografía de la enfermiza obsesión de Chávez ofrece Thor Halvorssen presidente de los DDHH en Nueva York

Tras el asesinato de Julio César, estalló una lucha por el control de su legado. Octavio, sobrino nieto de César, manipuló su posición de heredero para arrebatar el poder a sus rivales. Convirtió a César en un dios, le construyó un templo, y utilizó sus restos para resaltar su relación. El simbolismo era crucial, y para disipar cualquier duda sobre su legitimidad, Octavio adicionó “Julio César” a su nombre.

Poco después de la medianoche del 15 de julio, el presidente venezolano Hugo Chávez retrocedió en el tiempo, y presidió la exhumación de los restos mortales de Simón Bolívar, el mayor héroe de la independencia de América Latina, y objeto de la obsesión personal y política de Chávez.

El esqueleto fue sacado por partes. Algunas piezas, tales como dientes y fragmentos de hueso, fueron separadas para que se les realizasen “pruebas”. Lo que quedó fue puesto en un nuevo ataúd con el escudo del gobierno de Chávez. Chávez, quien también enviaba mensajes a través de Twitter sobre el procedimiento, pronunció un discurso incoherente en el que le pedía a Cristo que repita el milagro de Lázaro y resucite a Bolívar.

Al parecer, Chávez también conversó con sus huesos: “Yo he tenido algunas dudas”, dijo Chávez. “Anoche, viendo los restos de Bolívar (...) le pregunté "padre ¿eres tú o no eres; o quién eres?" y me respondió "sí, soy yo, pero despierto cada 100 años cuando despierta el pueblo,” relató Chávez a toda la nación, mientras decía estar parafraseando a Neruda.

Por decreto presidencial, todos los canales de televisión en Venezuela mostraban imágenes de Bolívar en pinturas históricas, luego imágenes de su esqueleto, y luego imágenes de Chávez, con el himno nacional a todo volumen en el fondo. El mensaje de esta parodia macabra es inconfundible: Chávez no es un seguidor de Bolívar, Chávez es Bolívar reencarnado. Y cualquiera que se oponga o lo critique es un traidor, no sólo de Chávez sino de la historia.

Jurídicamente, el cuerpo de Bolívar está bajo la custodia del Estado venezolano, aunque sus parientes más cercanos conocidos fueron Pedro y Eduardo Mendoza-Goiticoa, descendientes directos de la hermana menor de Bolívar, Juana Bolívar y Palacios. Eduardo, mi abuelo, murió hace menos de un año en Caracas, y mi tío Pedro murió el mes pasado a la edad de 96 años, sin que haya habido intento alguno de notificarlos sobre la apertura de la tumba.

Sólo quien puede imaginar por un momento a Washington, Jefferson, Madison y Lincoln convertidos en una sola persona, puede apreciar la magnitud histórica de Bolívar en gran parte de América Latina, y entender por qué una revolución “bolivariana” es infinitamente más legítima que una revolución “chavista”.

La apropiación agresiva de Bolívar a cargo de Chávez —primero política y ahora físicamente— es un hecho muy significativo. Así, Chávez busca eliminar a su mayor opositor y némesis filosófica: el mismo Bolívar.

Tras el golpe de Estado fallido que dirigió en 1992 contra el gobierno democráticamente electo de Venezuela, Chávez, quien había bautizado a su movimiento rebelde en honor a Bolívar, estuvo preso por dos años hasta que recibió un indulto presidencial. Para candidatear a la presidencia en 1998, Chávez llamó a su partido político “Movimiento Bolivariano”, y como presidente cambió el nombre de Venezuela a “República Bolivariana de Venezuela”. En reuniones de gabinete, Chávez solía dejar una silla vacía reservada para el “espíritu” de Bolívar, y una vez ordenó al banco central que le entregase la espada de Bolívar para su uso personal (desde entonces, Chávez ha obsequiado réplicas de dicha espada a Muammar Gaddafi, Robert Mugabe, Alexander Lukashenko, Vladimir Putin, Raúl Castro y Mahmoud Ahmadinejad).

Bolívar estaría indignado con la mera noción de que Chávez sea su heredero intelectual o político. En su propia correspondencia, Bolívar se revela como alguien mucho más cercano a Tomás Jefferson que a Carlos Marx (quien además documentó su desprecio por Bolívar en gran detalle). Bolívar describió la forma de gobierno de Estados Unidos -tan ridiculizada por Chávez- como “la mejor en la Tierra”.

La pequeña biblioteca que Bolívar cargaba durante sus campañas militares incluía libros como “La Riqueza de las Naciones” de Adam Smith, varias biografías de George Washington, y decenas de obras que celebraban los derechos del hombre frente a la tiranía de los gobiernos despóticos.

En lenguaje y pensamiento, Bolívar era un estudiante de la Ilustración, y su lucha contra la dominación de España en América del Sur reflejaba esta inspiración. Era un admirador de la Revolución Estadounidense, y su visión del mundo había sido moldeada en sus viajes por Europa, con las obras de Hume, Montesquieu y Voltaire. Bolívar comprendía que las grandes naciones estaban gobernadas por leyes, y no por hombres. El liberalismo, la separación de poderes, las libertades civiles, el libre comercio y la libertad de pensamiento eran temas recurrentes en sus discursos y escritos.

Evidentemente, Chávez, en su proceso de personalización del poder, de asalto a la propiedad privada, de restricciones a la disidencia política y de destrucción de la doctrina de la separación de poderes, no solamente que no abraza el legado de Bolívar, sino que representa su antítesis.

La idea de abrir el sarcófago de Bolívar surgió por primera vez en 2007, cuando en medio discurso Chávez sugirió que los restos contenidos en el ataúd no eran suyos. En aquel momento, el clamor popular en contra de la apertura del ataúd vetó la curiosidad de Chávez, pero no por mucho tiempo. Mientras Chávez blandía sus sables contra la vecina Colombia, lanzó públicamente la hipótesis de que Bolívar había sido asesinado por la “oligarquía” de ese país.

Aquí es donde aparece el Dr. Paul Auwaerter, director clínico de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. A principios de este año, Auwaerter, especialista en diagnósticos complejos, presentó sus hallazgos en una conferencia anual que analizaba las causas de la muerte de personajes históricos. Auwaerter llegó a la conclusión de que no fue la tuberculosis quien mató a Bolívar en 1830, sino la arsenicosis crónica. En esa época, el arsénico, que se tomaba en pequeñas dosis como tónico, era utilizado por Bolívar para combatir sus ataques de fiebre.

El gobierno de Chávez se aprovechó de la noticia y comenzó los preparativos para exhumar el cuerpo. Auwaerter, quien me dijo que su obra había sido interpretada erróneamente, cree que la evidencia médica disponible apoya la tesis de la ingestión crónica, no la criminal. De cualquier manera, Chávez dice que Auwaerter ha demostrado la tesis del asesinato de Bolívar.

Imagino que muy pronto el gobierno venezolano anunciará que la investigación demostró que Bolívar fue asesinado (por los colombianos, los estadounidenses o por ambos). De hecho, no me sorprendería que las pruebas de ADN acabasen demostrando que Chávez es ¡pariente lejano de Bolívar!

Para Chávez, esto no es sólo una obsesión existencial, sino posiblemente una obsesión electoral. Su principal retador político para la presidencia de Venezuela se llama Leopoldo López Mendoza, primo hermano mío y ex alcalde de un municipio de Caracas, cuya aprobación en las urnas superaba el 70 por ciento cuando el gobierno lo inhabilitó de forma arbitraria. La maquinaria de medios de comunicación estatales caricaturiza frecuentemente a López como el que se hace pasar por pariente del Libertador, pese a que López nunca hace referencia pública a su linaje.

La necromancia de Chávez no acabará sólo con la exhumación de Bolívar. Chávez ya ha anunciado que va a exhumar más cadáveres de los miembros de la familia de Bolívar, y prometió que construirá un nuevo mausoleo para el Libertador.

Espero que algún día los médicos convoquen a una conferencia especializada diferente, una para resolver el enigma de la perversión psicológica de Chávez. ¡Qué triste es ver que en lugar de mostrar a Venezuela los restos de Bolívar, el cadáver de Bolívar deba soportar ver los restos de su amada Venezuela!

* Thor Halvorssen es productor de cine y presidente de la Human Rights Foundation, con sede en Nueva York.

viernes, 23 de julio de 2010

ABC color de Asunción ha tenido el acierto de calificar DEMOCRACIA PROSTITUTA a la vigente en Bolivia para acabar con la democracia real. perla!

DEMOCRACIA PROSTITUTA

En estos días actuales las democracias latinoamericanas pasan por una dura prueba, pues con los mismos mecanismos de competencia electoral libre y plural algunos líderes izquierdistas que ganan elecciones se hacen del poder legítimo y desde el día siguiente de su triunfo comienzan a ejecutar sus proyectos de acabar con el sistema político mediante los cuales accedieron su mando. La eliminación de las normas que limitan el período presidencial es su primera meta a conquistar.
Tienen la intención de eternizarse en el poder y, con ello, reventar la democracia entendida como la rotación permanente de proyectos políticos y de personas. Pretenden excluir para siempre a todo el que no esté adherido a su partido.. Construyen dictaduras con fórmulas 'democráticas' y, cuando se sienten fuertes y disponen de los medios, inician el segundo plan: la exportación de su 'revolución'.
Internamente, su primera víctima son las Fuerzas Armadas, de la cual se excluye a todo militar que no merezca la completa confianza del nuevo único líder.. Una purga general despoja a las Fuerzas Armadas de los jefes y oficiales institucionalistas, dejándola a cargo de 'los leales'. Después arremete contra el Poder Judicial, realizando las mismas tareas depuratorias para luego, ya con los principales resortes controlados, iniciar el proceso de desmantelamiento de la prensa no alineada y la supresión progresiva de la libertad de expresión.
El resultado final de este procedimiento es la anulación completa, si no la supresión definitiva de toda idea, doctrina, orientación partidaria o movimiento contrario a la ideología oficial de la nueva dictadura. Sucumbe la libertad en todas sus formas tradicionales y lo que resta es un pueblo indefenso sometido a sus nuevas cadenas. Se confía en que el transcurso del tiempo borrará pronto el recuerdo de la democracia anterior y el beneficio del goce de sus libertades y, entonces, un pueblo atontado, obligado a trabajar para sobrevivir y para alimentar al Partido, a reprimir sus dudas, inquietudes y oposiciones, acabará convertido en un dócil rebaño de borregos, como bien recordamos los paraguayos que vivimos la era stronista.
Este es el proceso en marcha que vemos actualmente en el panorama político de Venezuela, Bolivia y Ecuador . En particular y más claramente en la primera, donde Hugo Chávez, con ya una década de gobierno, se apresta a dar el golpe final haciéndose coronar gobernante vitalicio imponiendo en el país una nefasta dictadura de corte marxista al estilo del que triunfara y se impusiera en Rusia en 1917, desconociendo el triste final que esos sangrientos regímenes tuvieron después de seis décadas de explotar y oprimir a sus pueblos, asesinar a sus adversarios y poner en grave riesgo la paz mundial.
Hugo Chávez, un dinosaurio que surgió de las cavernas más oscuras de la historia, está a punto de convertirse en amo y señor definitivo de la suerte de su pueblo y de los cuantiosos recursos económicos de su país, excluyéndose de toda competencia real y suprimiendo todo obstáculo que pueda interponerse entre él y su proyecto de vitaliciado. Tiene, además, el dinero necesario para comprar voluntades y pagar el precio de 'lealtades', dentro y fuera de su país.
Chávez es un dictador, pero UN DICTADOR MUY RICO; dispone hoy del poder absoluto de hacer con el dinero producido por el petróleo lo que se le antoje; ya no tiene encima ninguna contraloría, nadie a quien deba rendir cuentas. Con su gruesa petrobilletera recorre ahora América Latina y financia partidos, movimientos, organizaciones sociales y campañas electorales. Lo que no puede comprar, lo alquila o neutraliza.
Al gobierno argentino le compra bonos del tesoro de Kirchner que nadie quiere y así puede exhibir sus sonrisas de complicidad, aplausos y abrazos, pasear libremente por ese país pronunciando encendidos discursos llamando a la 'revolución popular' y haciendo otros teatros para exportar su dictadura. Entre los cuales figura en lugar prioritario su desesperada intención de introducirse en el Mercosur para, una vez dentro de él, agilizar su intervencionismo en la política interna de los países miembros, con los cuales ya no tiene ninguna afinidad, porque mal que bien, en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay continúan rigiendo principios básicos del estado de derecho, del régimen democrático y de libertades públicas.
Chávez va a pagar en efectivo por su ingreso y tiene billetes a patadas. Quiere comprarles a Brasil y Argentina lo más barato posible la legitimidad internacional que su pertenencia del Mercosur cree le va a proporcionar. La pregunta que continuaremos formulando una y otra vez es ¿para qué sirve el Protocolo de Ushuaia que pretendió establecer un compromiso para todos sus estados miembros de conservar intactas las instituciones democráticas? En este documento Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay declaran que 'La plena vigencia de las instituciones democráticas es esencial para el desarrollo de los procesos de integración entre los Estados Partes del presente Protocolo' (Art. 1) y se comprometen formalmente a que 'toda ruptura del orden democrático en uno de los Estados Partes del presente Protocolo dará lugar a la aplicación de los procedimientos previstos en los artículos siguientes' (Art. 3).

¿Van a admitir a Venezuela , cuyo dictador por anticipado ya se excluyó de dichas cláusulas? ¿O lo van a admitir primero para luego aplicarle la 'Cláusula Democrática'? El absurdo y el ridículo rodean a esta intención de prostituir al Mercosur, pero está en marcha y solamente los parlamentarios brasileños y paraguayos tienen en sus manos la posibilidad de impedir esta vergonzosa deserción de los principios fundamentales declarados en nuestras cartas fundamentales y tratados de integración.
A los gobernantes actuales de nuestros países, que tanto cacarean su apego a la democracia y a las libertades fundamentales, y que ciertamente gracias a ellas alcanzaron el poder, ahora les tiemblan las rodillas y se les afilan los dientes a la vista de la deslumbrante petrobilletera abierta de un rústico dictador inescrupuloso, dispuesto a todo, incluyendo el soborno de los 'demócratas'.
Si nuestros presidentes del Mercosur, aun sabiendo cuál es su obligación histórica con la defensa de los principios y valores políticos que iluminan nuestros pueblos, son capaces de venderse o de liarse en una relación adúltera con un dictador megalómano surgido de las catacumbas de un pasado siniestro, tendremos que convenir que nuestras democracias se venden como auténticas prostitutas. No cabe ya una calificación más dura para describirlas.

domingo, 18 de julio de 2010

"es triste admitir que Cuba ha fracasado" no tiene otra cosa que negociar que la libertad de sus presos politicos para obtener alivio. C.Llobet dice:

Las dictaduras no se hacen buenas porque liberan presos. Sólo confirman la concepción que tienen del ser humano utilizándolo como mercancía de cambio. Ninguna dictadura libera a alguien por un acto de humanidad, por un reconocimiento del derecho del otro, por una reflexión del carácter esencialmente humano de la libertad. Si así fuera, no tendrían decenas de conciencias engrilladas en cárceles y mazmorras.

En octubre de 1980, con García Meza disfrutando la plenitud de su dictadura compartida con militares argentinos, gozando de su intercambio de armas, torturadores experimentados y toneladas de cocaína --momento estelar de la gangsterización del Estado--, se nos comunicó a cinco de los presos del campo de concentración de Puerto Cavinas y otros cinco del campo de Puerto Rico que se nos trasladaría a La Paz. Mientras volábamos en el avión apuntados por las metralletas de los guardias, estábamos lejos de imaginar que la decisión era la de enviarnos a la Argentina. Es decir, se había decidido hacernos desaparecer, tarea en la que los militares argentinos habían logrado doctorado cum laude. Cuando el cuerpo diplomático encabezado por el Nuncio se enteró del plan, le hizo un planteamiento a García Meza: ellos se harían cargo de los diez presos, los llevarían a países lejanos y con eso mejoraría la imagen del gobierno boliviano. Ésa, y ninguna consideración de orden humanitario, nos condujo a la libertad. Éramos, en ese momento, una buena mercancía para el tirano.

Es a través del recuerdo de mi felicidad en ese momento que pienso en los presos cubanos que hoy ya están en España. Seguramente, están viviendo esa cosa increíble que es respirar en plenitud, mirar el horizonte sin preocuparte de que te están vigilando, mirar atrás y no toparte con la presencia del guardia, conversar con quien te encuentres sin pensar que te están grabando, hablar con tu familia, reconocer los cambios que han tenido tus hijos, acostumbrarte a comer normalmente en platos que ya no son los recipientes de latón abollado, disfrutar de la ducha caliente y de la caminata… porque en la prisión se aprende a extrañar los detalles de la libertad.

Pero el régimen cubano no ha cambiado. Cuando el ministro español Moratinos --excelente expresión caricatural de la mediocridad de la actual política española en todas sus versiones-- dice que “se abre una nueva etapa en Cuba” sólo demuestra la más supina ignorancia de lo que es la concepción de los presos en una dictadura y su valor como negocio para los dictadores. Es una pena tener que reconocer que Cuba, hoy, tenga a presos políticos como uno de sus productos de exportación más rentables… ¡guardando siempre una buena reserva de material exportable!

Pero hay algo especialmente destacable, porque es algo que ninguna dictadura puede evitar: que aparezca alguien capaz de convertirse en luz para que los demás vean. Orlando Zapata, desde su discreta tumba, sabe que es el primer autor de varias libertades. Guillermo Fariñas, solo, apoyado en su cuerpo esmirriado por el sacrificio de su propia consumación lenta y constante, se convirtió en el prisionero de la libertad de otros.

Los presos liberados no son producto de la bondad de Castro. Son arañazos hechos al cuerpo famélico de una revolución que no puede ocultar su fracaso y que ya sólo puede hacer negocio con sus víctimas. Obtiene ventajas sacándolos de las celdas para permitirles esa forma especial de libertad que es el destierro. Cuba no ha cambiado: sólo ha aumentado el número de las conciencias que tienen que estar lejos…

martes, 6 de julio de 2010

informes inconclusos revelan que estuvo a punto de volar en pedazos el nuevo avión de Evo. el informe es caótico. tensión y rumores imprecisos

Un cohete perdido de un avión T-33 se disparó este martes por accidente y pasó aproximadamente a un metro de la cola del nuevo avión del Presidente Evo Morales, informaron testigos del hecho, quiénes relataron a Erbol alarmados “que la nueva aeronave se salvó de ser impactado por un pelo”.

La fuente afirmó que el hecho sucedió en la base del Grupo Aéreo de Caza de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), ubicada en la ciudad de El Alto, desde donde enviaron la noticia de “la explosión”. Sin embargo, la Unidad de Bomberos de El Alto aseguró que se produjo la detonación de un artefacto de origen desconocido en una vivienda cercana.

“En ese momento (cerca al mediodía) estaban artillando a un T-33 y por efectos de la estática del lugar se activó el cohete provocando que se dispare; el proyectil pasó a un metro de la cola del avión del Presidente (que está en el Hangar del Grupo de Aerofotogrametría), gracias a Dios que sólo provocó daños en el lugar”, narró el testigo.

“No sabemos qué ha pasado exactamente, sólo hemos escuchado la explosión, creo que incluso afectó a casas que están ubicadas en la avenida Juan Pablo II de la ciudad de El Alto”, contó otro transeúnte que escuchó el estruendo.

Por su lado, el comandante de Bomberos de El Alto, teniente coronel Miguel Irusta, dijo a Erbol que el incidente se produjo en la avenida Juan Pablo II de la zona 16 de julio, donde se registró la detonación de un artefacto desconocido.

“Específicamente no ha sido dentro de la FAB, sino (cerca) en el Pasaje Catacora de la avenida Juan Pablo II, número 3018, donde hubo la detonación de un artefacto del que desconocemos el origen”, declaró.

Señaló que el hecho se produjo aproximadamente a las 10.30 y que recolectaron la evidencia de la detonación que fue enviada a laboratorio para que se determine el tipo de artefacto y su origen.

“En el inmueble hubo daños materiales pero no personales, son dos orificios que se registraron en la pared del inmueble”, indicó Irusta. Mientras, el corresponsal de Erbol en El Alto confirmó que una habitación de tercer piso de la vivienda mencionada se encuentra perforada.

lunes, 5 de julio de 2010

conocer que funciona una embajada paralela y hasta una cancillería paralela Argentina Venezuela, sacó chispas. he aquí una protesta de Morales Solá

No sólo un ex embajador en Caracas denunció formalmente en la administración la existencia de una diplomacia paralela con Venezuela. No sólo hubo, y hay, una embajada paralela con el país de Hugo Chávez, sino también una cancillería paralela. No fue Jorge Taiana el único canciller kirchnerista que debió convivir, hasta que lo despidieron, con esas anomalías. Las revelaciones sobre la extraña relación con Venezuela, que esquivó siempre todas las instancias formales e institucionales argentinas, desquiciaron en los últimos días a la jerarquía gobernante. Néstor está fuera de sí , confiesa uno de sus pocos interlocutores asiduos.

Una deducción parece inevitable. Los gobernantes saben que detrás de todas las filtraciones que existen hay cosas que valen mucho más que lo que parecen. Las nuevas revelaciones, y las que eventualmente vendrán, podrían ser letales para el futuro político de los Kirchner. Eso explica también que la declaración ante una comisión parlamentaria del ex embajador en Caracas Eduardo Sadous haya provocado un combate propio del final de una guerra.

Sadous comentó con valentía lo que había oído, pero carece de pruebas concretas. Fue el Gobierno el que convirtió al diplomático, con su sobreactuación, en un héroe de la honestidad en amplios núcleos sociales del antikirchnerismo. El problema ahora es que un subsecretario de la Cancillería, Eduardo Sigal, un funcionario político de indudable cercanía con el kirchnerismo, escribió cables internos con planteos parecidos a los de Sadous. Sigal se abrazó a Kirchner cuando Kirchner no era nada, nunca se desencantó de los Kirchner y su historia política personal lo llevó siempre a comprender con más generosidad el régimen de Chávez. Pero es un hombre decente.

Los cables de Sigal son parecidos, no idénticos, a los de Sadous. En tanto que el ex embajador contó que recibió denuncias concretas de empresarios a los que les pidieron sobornos, Sigal menciona sólo la existencia de dos estándares de empresas argentinas con intereses en Venezuela: las protegidas por el ministro Julio De Vido y las expulsadas de los negocios por el mismo funcionario argentino. Lo que Sigal desliza de manera implícita es mucho más importante que lo que denuncia rotundamente.

Sadous estuvo contando lo que vio y oyó hace cinco años; el último cable de Sigal, en cambio, salió de su despacho en días muy recientes, cuando ya era canciller Héctor Timerman. En la lista de empresas confeccionada por el subsecretario figuran empresas de conocido cuño kirchnerista, como Electroingeniería, que en los últimos años tuvo un crecimiento exponencial empujada por los favores de los Kirchner, a través de De Vido.

Por lo que se ve, ni Rafael Bielsa ni Taiana ni ahora Timerman son los cancilleres reales de la Argentina en los asuntos de Venezuela; ellos administraron y administran sólo la formalidad. El canciller real de Kirchner ante Chávez es, y fue siempre, De Vido. Los cables de Sigal son ilustrativos cuando señalan que hubo una "reunión paralela" a las diplomáticas, con empresarios, por parte de un secretario privado del ministro de Planificación en un pomposo encuentro bilateral entre ambos gobiernos. Ese secretario privado está involucrado también en el caso de Antonini Wilson y su valija voladora con 800.000 dólares insondables, que los jueces argentinos nunca pudieron esclarecer.

A la vieja certeza de que existe una embajada paralela con Venezuela (dedicada sólo a las cuestiones del dinero), se le sumó ahora la constatación de que también hubo, y hay, reuniones paralelas impulsadas por el ministro de más confianza personal de Kirchner. De Vido es el ministro que maneja más recursos del presupuesto nacional y el único con trato cotidiano con los empresarios amigos de su gobierno. También con los que no son tan amigos.

Durante los últimos cinco años, existió esa relación sombría y furtiva con Venezuela, en la que lo importante está siempre fuera del escenario público. Las cosas trascendentales que suceden entre ambos gobiernos se escurren detrás de los telones, en la absoluta informalidad. No obstante, la relación comercial del país caribeño con la Argentina tiene mucha menor intensidad que la enhebrada por Buenos Aires con Brasil o con Chile, por ejemplo. Sin embargo, con Brasilia o con Santiago prevalecieron nada más que las vías institucionales y diplomáticas.

¿Por qué aquella opacidad con Caracas? Un férreo colador argentino-venezolano les abre las puertas a las empresas amigas y deja afuera a las empresas enemigas. Además, se importaron de Venezuela en los últimos años cerca de 2000 millones de dólares en fueloil de mala calidad que la Argentina no necesitaba, según la denuncia de ocho ex subsecretarios de Energía. También la Argentina le pagó a Venezuela intereses satelitales por créditos que cualquier organismo internacional hubiera reducido a sólo una tercera parte. Varios y presuntos actos de corrupción en la administración (entre los que debe incluirse el eventual lavado de dinero de la última campaña presidencial del oficialismo, que se ventila en la Justicia) comienzan a aparecer en las mediciones de opinión pública como una seria preocupación social.

Kirchner tiene ahora el ánimo de un boxeador contra las cuerdas. A pesar de las apariencias que el kirchnerismo construye como un orfebre, lo cierto es que el oficialismo ingresó en un período de debilidad institucional. Los escándalos por presunta insensibilidad moral se superponen con los avances del Congreso para quitarle al Ejecutivo los enormes márgenes de discrecionalidad con que gobernó.

Dos decisiones recientes del Parlamento tienen especial importancia para limitar la arbitrariedad. Una de ellas es la decisión unánime de los opositores de negarles una prórroga a las facultades que el Congreso fue delegando en el Ejecutivo. Esas delegaciones vencerán a fines de este mes y no habrá una nueva moratoria.

El Gobierno tendrá problemas hacia adelante y hacia atrás. El Congreso no aprobó desde 2006 ninguna de las decisiones del Ejecutivo respaldadas en esas facultades delegadas. Deberá hacerlo ahora. En estos años gobernaron sólo los dos Kirchner, Néstor o Cristina, que podrían quedarse en adelante sin la posibilidad, por ejemplo, de fijarles retenciones a las exportaciones. Estas facultades volverán al Congreso. Las retenciones a las exportaciones de soja, por caso, fueron la gran batalla política perdida por los Kirchner en 2008 y la antesala de la derrota electoral de 2009. Las heridas abiertas con el ruralismo no se suturaron nunca.

La otra decisión importante del Congreso fue la constitución de la comisión bicameral de seguimiento de la ex SIDE, el espionaje oficial que funciona exclusivamente al servicio del matrimonio gobernante. Esa comisión existió siempre, pero con una mayoría dormida por el kirchnerismo. Ahora fue integrada con mayoría opositora, con quórum opositor propio y con su presidencia en manos de la oposición, que recayó en manos de un peronista disidente.

La ex SIDE es uno de los brazos decisivos de los Kirchner para el financiamiento de las fuerzas de choque oficialista, para el seguimiento y la intervención telefónica de políticos, empresarios y periodistas, y para el control de muchos jueces que manejan investigaciones cruciales. En las últimas semanas, altos funcionarios de la ex SIDE trabajaron intensamente para buscar cualquier trazo viejo que inculpara a los dueños privados de Papel Prensa, la mayor empresa argentina fabricante de papel para diarios. Vieron a funcionarios, a ex funcionarios y a empresarios que tuvieron alguna vinculación con esa empresa.

La Justicia está frenando muchas arbitrariedades administrativas que se cometieron contra Papel Prensa en meses recientes. Durante casi 27 años de democracia, los herederos de la familia Graiver nunca pidieron ninguna reparación por esa empresa, que ellos vendieron a sus actuales dueños en una operación normal. El propio Estado fue socio de Papel Prensa durante ese cuarto de siglo y nunca cuestionó la compra original ni el correcto funcionamiento de la empresa. Ante tantas evidencias y ante tantas carencias, el espionaje oficial está revolviendo en improbables letrinas.

La estrategia tiene las facciones claramente kirchneristas: presionar a los diarios para que las cosas oscuras de los gobernantes sigan existiendo, protegidas por las tinieblas de la censura.


jueves, 1 de julio de 2010

Daniel Pasquier se refiere a diversos aspectos de la política boliviana que muestran la pérdida de apoyo del pueblo al proyecto masista dictatorial

Tan breve y tan expresivo, el grito de presentación y protesta del Grupo Rebeldía en La Paz, frente al gobierno, exigiendo la atención a sus pedidos sobre derechos a la libertad sexual. De alguna manera interpretan el sentimiento de gran parte de la ciudadanía en todo el país, que por el compromiso de diferentes grupos sociales y la amplitud de los reclamos, demuestra objetivamente que el partido de gobierno está perdiendo el apoyo inicialmente generado por la propuesta del cambio. La impaciencia parece decir: cinco años son suficientes.
El gobierno no puede dar explicaciones a los cuestionamientos y sólo se complica echándole el fardo a la oposición cuando repite por activa y por pasiva que no es constructiva, que no tiene propuestas alternativas, etc. Cierto que falta iniciativa a la oposición principalmente por la ausencia de un liderazgo definido, pero no es menos cierto que la Asamblea Legislativa Plurinacional se ha convertido en una caja de resonancia del Órgano Ejecutivo Plurinacional, que aprueba sin mayores modificaciones lo que se le envía, convirtiendo en inútil aún la escasa participación de la oposición residual. Detrás de las rimbombantes denominaciones que ha tomado el aparato estatal se esconde el verdadero poder, cada vez más omnímodo, del presidente Morales. Se hace lo que él ordena, al mismo tiempo que no para sus actividades de proselitismo político o de “figuretti” internacional. ¿Quién lo asesora en esta maratónica actividad, nacional o extranjero?
La prisa contra el Estado. La famosa “Ley corta” ha dejado en suspenso a todas las autoridades elegidas por el voto popular; utilizada por el MAS para quitar de su camino al resto opositor, o al menos para chantajear. Es fácil motivar una simple imputación formal y desencadenar el caos en una institución. Ha sido contundente en Quillacollo, Porvenir, Sucre, a la que Evo decididamente no está dispuesta a perdonar, quizás por exigirle a Evo “pedir perdón o al menos una disculpa” por los sucesos de La Calancha. Ha fallado en Potosí donde la lealtad de los siete concejales de Joaquino ha evitado su destitución. Pero en la Alcaldía de Chacarilla (La Paz) se ha presentado el caso contrario: el Alcalde masista tiene un proceso pendiente por narcotráfico, por el cual estuvo preso en San Pedro el 2006. En otros niveles de gobierno hay más de un proceso por ventilar, la ocasión no va a ser desaprovechada, según intereses en pugna. En esta suma y resta, el final, como en el fútbol, es de infarto.
La Ley del Régimen Electoral será motivo de trifulca cuando empiece a hacerse realidad el nombramiento “directo” por el Presidente de al menos 9 miembros en las Cortes Departamentales Electorales, y no será menos la reforma judicial propuesta en la Ley del Órgano Judicial con la inclusión de elección mediante voto público de jueces, lo que supone la legalización de la politización de la justicia. El llamado “cuoteo” practicado en el régimen anterior, aunque indiscutible, al menos se reconocía como absolutamente ilegal. Incertidumbre y preocupación por ver en quién recae la responsabilidad de defender al ciudadano de la acción del Estado según la nueva Ley del Tribunal Constitucional. Riesgo real de legalizar la “indefensión”.
La aprobación, como parece, entre gallos y medianoche, de la Ley Marco de Autonomía es la que posiblemente hará estallar los mayores conflictos sociales, trayendo además la correlación de inseguridad, violencia y exacerbación de los enfrentamientos entre bolivianos. La resistencia no parece nacer de los otrora líderes del movimiento autonomista a nivel departamental, hoy confundidos por el ahora “todos somos autonomistas”, sino de los grupos indígenas que reclaman lo que está en la CPE: autogobierno, territorialidad, y decisión sobre el uso de recursos naturales (incluyendo fundamentalmente como era obvio hidrocarburos, minería y forestal). Ya no se lucha por reconocimiento de culturas ancestrales, con usos y costumbres, identidades perdidas o sometidas, la dignidad de los pueblos, etc., llegó la hora de la verdad, dinero. Los mayores recursos se encuentren en territorios de naciones originarias minoritarias, lo que pone sobre el tapete la verdad del discurso indigenista del MAS, en los hechos al menos la “andinización” del Estado Plurinacional. El colmo del desprecio por el resto de las naciones originarias ha llegado con la amenaza de poner a los cocaleros (de mayoría quechua y aymara) en pie de guerra contra el resto de las 34 naciones. Aunque al inicio el Consejo de Ayllus y Markas del Qullasuyo ha apoyado a la CIDOB, una diputada del MAS ha denunciado a la prensa que el MAS “nos ha mamado” y otros compañeros se pliegan a las protestas, el gobierno califica la marcha de “derechista y vendida a los gringos”. Indígenas oficialistas y opositores coinciden en que hay “demasiada soberbia de parte del Presidente”.
¿El fin del proyecto indigenista? En Ecuador el presidente Correa ya trazó la raya: “No aceptaremos que el Ejecutivo tenga que pedirle permiso a tal o cual gremio para gobernar"; Chávez les ha impuesto la “burka” escondiendo a los aborígenes el gozo con la piel morena; Castro borró del mapa a los afrodescendientes, visibles sólo para el deporte y el arte.
El futuro incierto y el caos no proyectan una buena imagen del país. Abolida la igualdad ante la ley, ¿qué queda para construir el nuevo Estado? Es una incógnita tanto la posibilidad como el resultado. ¿Se llegará a la “Comuna” propuesta por Chávez a Venezuela, o llegarán antes los Tribunales internacionales para pedir cuentas sobre otros temas? En Santa Cruz ya hay miembros del Tribunal de La Haya investigando sobre el caso hotel Las Américas. Naciones Unidas urge al gobierno a mayor compromiso en la lucha contra el narcotráfico. Recurriremos a la Tv, ¿Quién nos salvará de ésta? Sin duda, estamos presenciando la bienvenida al caos.
¡Jallalla Jodamaq!