Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2011

Karem Aráuz desde su Tribuna se refiere a los excesos de Chávez como atribuír el despoblamiento de Marte al imperialismo y la defensa de Gadafi. Todos somos Culpables rubrica

P     or momentos, escasos,  me causa gracia lo disparatado de los recursos extremos a lo que apelan a fin de remontar popularidad algunos de los más ridículos dirigentes latinoamericanos. Y la gracia desaparece del todo cuando pasado el momento, viene la reflexión: ¿hacia dónde vamos y hasta cuándo se permitirá que se destrocen los valores y principios que la sociedad ha tratado de conservar para sus futuras generaciones?
Lo más insólito que he oído de Hugo Chávez en los últimos tiempos es su versión científico-político de lo deshabitado de Marte. Llegar al extremo de relatar  a sus atónitos oyentes, que los imperialistas gringos con su capitalismo son los causantes de la desaparición de una civilización marciana, no puede menos que provocar risa. Pero para la mente tierna de un niño, esta aseveración puede tomar carácter aterrador.  U oírlo defender a Gaddafi con afiebrada vehemencia cuando el resto del mundo lo señala como un déspota asesino. ¿Quién miente? Al final lo dijo nada menos que el señor Presidente y ¿si no le creemos a él, a quién entonces?
Cristina Fernández, quien anda aún más perdida desde la desaparición de su socio y cónyuge, hizo una demostración tangible de esas que sabemos que se están haciendo las cosas mal para su país, pero muy bien para sus propios intereses, disimuló su participación en el bloqueo a las plantas de impresión del Clarín y La Nación en días pasados. Esto la ha ubicado como la más grande luchadora contra la libertad de prensa y eso amerita una visita personal del caribeño y tal vez, una nueva maleta de petrodólares para la cercana campaña proselitista. Y los gallineros se alborotan y colmo de colmos, una Universidad argentina dando gusto a la Presidente, otorga ¡nada menos que a Chávez! un premio por su labor en pro de la libertad de prensa. El cinismo pasa a castaño oscuro.

El uso de las formas democráticas  para sumar todo el poder o perpetuarse en él,  tiene en el Poder Judicial su mejor aliado. Alelados observamos cómo poco a poco, los administradores de justicia se van convirtiendo en simples marionetas de los caudillos de turno sin que ni uno sólo de ellos se atreva a denunciar lo que está sucediendo. La razzia hacia la oposición se viste de legalidad procesos mediante. La  Asamblea Legislativa ya no es cámara de resonancia del parecer de toda la sociedad. Si un personaje en cuestión, además, pertenece a las filas del oficialismo, se acepta una estupidez como la de Rojas quien genuinamente convencido de lo que expresa, propugna una ley para institucionalizar la tortura. Como dicen los chuquisaqueños, ya no hay valor para aguantar tanto disparate. Para ellos no existe la Comisión de Ética ni la figura de Desacato. Para ello, hay que saber qué es ética y hay que saber acatar para poder obrar en contrario.

El acceso a fondos obscenamente ilimitados para propaganda convierte lo falso en verdadero y vivimos una crisis entre lo veraz, lo verídico, lo aparente, lo real o lo francamente fraudulento. 
Ante este panorama, qué difícil conducir un joven hacia la edad adulta. Esta promiscuidad de acontecimientos exige de los adultos formados, una potencia extraordinaria para dilucidar la verdad de la mentira. El problema es que hoy en día el acceso a la información es ilimitado, los niños y adolescentes oyen y ven absolutamente todo. Y ya no se trata de explicar sobre las abejitas, las semillitas o la cigüeña que vino de París o esporádicamente sobre eventos extraordinarios. Lo grave es la cotidianidad de las disparatadas incongruencias.  Cómo explicar que algunos  policías, esa clase especial de seres humanos que existen para proteger a todos y  a quienes debemos respetar, son ahora los peores delincuentes. Cómo explicar que se utilicen indefensos animales, los mejores amigos del hombre,  degollarlos y dejarlos desangrarse a la vista de todo el mundo, en gráfica amenaza mafiosa como la cabeza del caballo en El Padrino. Cómo explicar que el Presidente recibe en su despacho a un Alcalde de su propio partido que está siendo procesado por narcotraficante. Cómo hacemos para hablar de lo malo del dinero mal habido de los hasta ayer ciudadanos como uno hoy contrabandistas, o de la cantidad de dinero al que accede el amigo del colegio porque su padre es un conocido blanqueador. ¿Cuántos padres se sentirán perturbados de no dar a su familia lo que tiene la del vecino, y procurar marcar con éxito que la diferencia radica en la honestidad de uno contra la opulencia deshonesta del otro?
Lo amargo de todo esto, es que es gracias a la irresponsabilidad y tropelías de nuestra clase dirigente y nuestra pasividad cómplice,  hoy por hoy,  entre payasadas, intimidaciones y falsedades, se está socavando los cimientos mismos de una sociedad que aunque muy lejos de ser perfecta, es lo que casi todos habíamos logrado construir alrededor de un Dios, la familia y la colectividad.

viernes, 11 de marzo de 2011

la caída en picada de la popularidad del originario lo tiene dándose de calabazas. nadie considera que Bolivia sea "sujeto de crédito" y los argumentos se le acabaron para provocar la atención. M. Kempff Mercado

La caída en picada del gobierno del MAS ha hecho que S.E. tenga que recurrir a muchos de sus artilugios para tratar de estabilizar su proyecto cósmico de los 500 años, que hace aguas a los 5 de errática gestión. Las soberanas tonterías que se han cometido en un lustro, la falta de realizaciones, de inversión, y la escandalosa propaganda como contrapeso fullero, han puesto a la economía nacional en grave riesgo, y aquel “pueblo boliviano”– del que S.E. se ha apropiado – está hambriento, endeudado, y totalmente desencantado de un liderazgo que lo consideraba como parte de su carne pero que no había sido tanto.
Mientras algunos cabezas duras del Gobierno continúan, con mirada torva y saliva ácida, echando pestes contra el neo – liberalismo y el imperialismo, sin mirar en su entorno ni menos al futuro, S.E. y algunos pocos se empiezan a dar cuenta de que con demagogia ya no van a llegar muy lejos. Los escenarios huecos, seguidos de redoble de tambor, charango, pututus, cohetillos y cuecas, ya cumplieron su cometido. S.E. ya los exprimió, les sacó el jugo. Ahora le toca enfrentar los problemas de la verdadera Bolivia, la de siempre, la republicana, la famélica y quejumbrosa nación, no la del pachacutismo, que no es sino un eslogan más, producido con plata prestada por Chávez.
S.E., el hombre que hasta en la última Cumbre Alimentaria de Oruro responsabilizaba a la empresa privada de la escasez de alimentos – sobre todo de azúcar – ahora ha cambiado de libreto y pide “de manera pública y sincera” a los grandes banqueros (de aquí y del exterior) que traigan su platita para invertir en Bolivia. Su error está en decirles a los banqueros que EEUU y Europa ya no son confiables para hacer negocios, que “ya no sirven para invertir”, que, más bien, los grandes empresarios norteamericanos y europeos están mirando a América latina como una región segura para poner su dinero.
Lo primero; que EEUU y Europa ya no son atractivos para invertir es un desacierto. No es verdad. Pero lo segundo, que Latinoamérica está en la mira de los inversores es cierto. Lo que no ha dicho S.E. es que Latinoamérica es muy amplia y diversa, y que quienes van a invertir piensan en Brasil, México, Chile, Perú, Colombia, Uruguay, Costa Rica, y algunos otros países. (En Chile se invertirán 50 mil millones de dólares en minería en los próximos 4 años). Pero no piensan poner un dólar partido por la mitad en Bolivia, Nicaragua, ni en Venezuela. Las naciones del ALBA indigestan a cualquier banquero o inversionista.
Aunque S.E. hable de manera “pública y sincera”, no le creen. Se ha pasado cinco años insultando a los empresarios y a la inversión privada, nacionalizando, acosando, hurgando, amenazando, engañando, que ahora ya lo ignoran. Imaginamos qué estarán esperando los empresarios nacionales y extranjeros para el festín gubernamental del 1º de Mayo, cuando cada año se provoca algún desbarajuste legal con olor a multitudes o cae alguna empresa privada en manos del Estado. ¿Es la palabra de S.E. suficiente garantía, luego de lo que se ha visto, para que vengan corriendo los inversores a Bolivia?
Dos problemas muy graves existen en el Estado Plurinacional que excusan atender los anhelos y la angustia de S.E.: la falta de seguridad jurídica y el narcotráfico. Un país donde la seguridad jurídica es inexistente está cerrado a las inversiones. Y en la Bolivia de hoy se atropellan las leyes con un impudor que causa pasmo. Todos los capataces que ahora están encumbrados en el poder no hablan de otra cosa que no sea de quitar lo que sea: haciendas, fábricas, empresas, campos, hasta casas. ¿Así se puede convencer que es mejor invertir aquí que en EEUU o Europa?
Y lo otro terrible es que un país donde campea impunemente el narcotráfico es país enfermo. Es nación vetada. ¿Quién puede poner su capital en una nación donde el “blanqueo” de dinero es casi normal y donde están incrustadas mafias dentro del aparato estatal? El tráfico de drogas, cuando se instala en una administración, hace que el país se quiebre peligrosamente, que se pudra por dentro. Y en esas circunstancias no habrá jamás quien ose arriesgar su capital.
En México y Colombia existe narcotráfico y lo saben los inversores. Pero saben también que existe seguridad jurídica, sin la menor duda, y que hay una lucha frontal contra las mafias de la droga a un costo muy alto en vidas. No es la situación de Bolivia donde hasta atreverse a hacer una denuncia contra los narcotraficantes irrita al Gobierno. Una advertencia sobre el riesgo del narcotráfico lo toma el Estado Plurinacional como una ofensa. Se produce inmediatamente la amenaza oficialista contra la persona, como lo estamos viendo hoy mismo con Ernesto Justiniano. Se la investiga para acallarla en vez de husmear a los mafiosos. Eso es mala conciencia.
Dice S.E. que no quiere pasar más vergüenzas porque nos estamos convirtiendo en grandes importadores de alimentos, cuando éramos exportadores importantes. Es cierto. Con ese mismo criterio que se avergüence también de que Bolivia sea la gran pionera en la exportación ilegal de cocaína. Si S.E. se avergüenza de importar alimentos y paro también de exportar cocaína, estaríamos encontrando por fin un camino aceptable.

miércoles, 2 de marzo de 2011

el miedo, la soberbia y la enfermedad mental destruyen a los poderosos. será que Evo tiene síntomas parecidos a los destronados del mundo árabe? PD

l depuesto dictador tunecino Ben Alí está en coma y se muere en un hospital exclusivo de Arabia, donde sólo son tratados los miembros de la familia real saudí y sus amigos íntimos. Los especialistas médicos y algunas fuentes cercanas aseguran que se muere de una mezcla de rabia y miedo, de soberbia y terror, síntomas claros del mal que afecta a los políticos en el poder, descubierto y detallado por el neurólogo inglés David Owen, que fue también ministro laborista de Sanidad y de Asuntos Exteriores británico.

Algunos rumores aseguran que Hosni Mubarak, el también depuesto dictador egipcio, se está desmoronando, víctima del terror, de la rabia y de una patológica ansia de venganza contra el pueblo que lo ha expulsado del poder. Gadafi, el dictador Libio, acorralado por su pueblo, se comporta en su caída como una bestia sin control, como un enfermo mental peligroso.

Pero la enfermedad no sólo afecta a los políticos que pierden el poder. Hay miles que gobiernan cuando deberían ser tratados en instituciones de salud por claros desequilibrios mentales y trastornos graves de personalidad.

¿Que le pasa a los políticos, que están perdiendo la cordura en el poder y que en algunos casos se convierten en auténticos monstruos?

No hace mucho, Voto en Blanco publicó el informe titulado ¿Padece Zapatero el síndrome de la arrogancia?, donde se analizaban síntomas que vinculaban al dirigente español con la enfermedad de los políticos detallada por Owen.

Pocos días después, el mismo blog publicó un artículo titulado Psicopatocracia (¿los psicópatas gobiernan el mundo?), que incluía un sorprendente video sobre el poder de los psicópatas encaramados en la cumbre del poder.

"En el poder y en la enfermedad" es el título del interesante ensayo, editado en España por Siruela, en 2010, del ex ministro laborista de Sanidad y de Asuntos Exteriores británico David Owen, cuya autoridad en el contenido de su libro viene avalada por su condición de neurólogo. La obra analiza las enfermedades y desequilibrios de muy ilustres políticos -de Lincoln a De Gaulle, pasando por Churchill, Roosevelt, Nixon, Yeltsin y otros muchos, en los que descubre algunas patologías grave que incapacita a muchos de ellos para gobernar.

A David Owen se debe la descripción de un desequilibrio emocional que padecen algunos políticos, que el autor denomina síndrome de hybris, cuyos rasgos principales son que se emborrachan de poder, incurren en el iluminismo caudillista, son adulados por su entorno porque no soportan ser criticados, y se perciben a sí mismos como imprescindibles para evitar una debacle de la nación o del pueblo que dirigen. Los afectados por esta enfermedad del poder creen acertar en todas sus decisiones y disponer de conocimientos ilimitados, lo que les separa emocionalmente de la realidad en la que viven.

En España, la enfermedad de hybris es conocida como el "Síndrome de la Moncloa", que afecta a presidentes del gobierno, pero está mucho más extendida de lo que se cree, afectando a ministros, presidentes de comunidades, consejeros, alcaldes, concejales y altos cargos.

José Luis Rodríguez Zapatero encarna con una fidelidad modélica casi todos los síntomas de la enfermedad del poder, pero son muchos los políticos españoles que la padecen y es probable que esa patología sea la que está causando a España su actual ruina y su profunda decadencia. Las contradicciones, los cambios de rumbo, las mentiras, la obsesión por las reformas, el odio al adversario, el autoritarismo disfrazado de sonrisa, la compra de votos con dinero público, los pactos con partidos de ideología contraria, la arbitrariedad, el desorden y la inmensa torpeza que demuestra en los asuntos internacionales son, probablemente, consecuencias lógicas de esa enfermedad descubierta y descrita por Owen.

La principal víctima de la enfermedad de Zapatero es España, sumida en la descomposición ética, la falta de confianza y la tristeza, pero también son víctimas la izquierda española entera, que está sufriendo un descrédito que le alejará del poder durante décadas, y la casta política, cuyo desprestigio está alcanzando niveles preocupantes.

El rechazo de los españoles a Zapatero, cada día más extendido y sólido, sería algo más que una reacción política y se acerca a una reacción defensiva frente a alguien claramente incapacitado para dirigir una nación de hombres y mujeres libres.

Lo más sorprendente de todo el triste panorama que rodea al Zapatero enfermo es la actitud pasiva e irresponsable del PSOE, que se dirige hacia la tumba política, de la mano de su líder, sin resistencia alguna, sin visión de futuro, con una actitud suicida incomprensible.

Muchos compañeros de viaje del caudillo de la Moncloa saben que está desorientado y que carece de la lucidez necesaria para gobernar, pero pocos se atreven a cuestionarlo, demostrando así un servilismo indecente. Pero ya hay algunos que hablan con cierta claridad, Joaquín Leguina le ha llamado claramente enfermo; Cayo Lara se pregunta en público ¿qué le pasa a Zapatero?; el periodista Iñaki Gabilondo, maestro en España de lo sectario y lo parcial, en un gesto de crítica que por una vez le honra, declaró hace pocas semanas, en una entrevista en la Sexta, que Zapatero era un hombre que minusvaloraba las dificultades y sobrevaloraba sus capacidades, plasmando así, con palabras suaves pero con claridad meridiana, el perfil de un peligroso alucinado con altos poderes.

Voto en Blanco

martes, 1 de marzo de 2011

Palo Santo de EJU.TV cree ver los últimos días del evismo frente a los factores que subtitula y que no son los únicos. le queda -sostiene- la retirada


Como proyecto político-ideológico el régimen de Evo Morales está agotado y su única apuesta posible y residual es la mera supervivencia, es decir, la permanencia por inercia retrasando el final inevitable. El escenario que hace posible aseverar esto se compone de los siguientes factores:

1) Pérdida de legitimidad política

Las encuestas muestran una devastadora desaprobación popular al gobierno, que supera el 60% a nivel nacional y que en el ex bastión de La Paz alcanza a un contundente 80%.

2) Ingobernabilidad social

La alianza de sectores sociales tejida durante años por el MAS se ha hecho añicos, con la salida progresiva del oficialismo de los indígenas de oriente y occidente (Cidob y Conamaq), las juntas vecinales de El Alto, la Central Obrera Boliviana (con un crepuscular Pedro Montes como solitaria y neutralizada figura pro-gobiernista), los gremialistas, transportistas y cooperativistas mineros. Únicamente subsiste -con crecientes fisuras- el apoyo del “núcleo duro” cocalero del Chapare.

3) Quiebra económica

El “gasolinazo” de fin de año fue la demostración más fehaciente del carácter ficticio del superávit fiscal, ya que ningún gobierno con amplio margen de acción económica implementa una política de shock. Este factor retroalimenta los otros, ya que el régimen ya no cuenta con libre disponibilidad de fondos para cooptar burócratas sindicales. Al mismo tiempo, los problemas por los que atraviesa Hugo Chávez en Venezuela parecen haber reducido su capacidad de injerencia en los gobiernos satélites.

4) Aislamiento internacional

El fracaso de la política antidroga de Evo Morales -si es que existe tal cosa-, unido a los crecientes indicios de vínculos de funcionarios de gobierno con el narcotráfico, contribuyen a minar seriamente la imagen internacional del régimen. Igualmente, los asilos concedidos en Brasil y Paraguay a opositores exiliados demuestran que en el exterior se comienza a percibir al gobierno boliviano como una entidad que persigue a sus críticos. Los documentales que cadenas internacionales están rodando sobre el caso Rozsa y sobre El Chapare también son fuertes síntomas de que la realidad de Bolivia está sustituyendo al mito romántico e ingenuo del “primer presidente indígena”. La debacle continental del ALBA es otro componente fundamental de este aislamiento internacional.

5) Parálisis estratégica

En este contexto, el gobierno parece haber perdido la iniciativa que lo caracterizó en años anteriores, cuando ponía en marcha planes maquiavélicos de concentración del poder. En vez de esto, vemos a un régimen reactivo que trata de atajar goles, infructuosamente.

6) Fracaso del alineamiento militar

El proyecto de un “Ejército socialista” alineado políticamente con el gobierno ha hecho aguas y los mecanismos de cooptación, vía bonos de lealtad y otros instrumentos, demuestran sus limitaciones. Prueba de ello es la visita sorpresiva que el Alto Mando le realizó al presidente en la madrugada del 31 de diciembre, que tuvo mucho que ver con la reversión del decreto del “gasolinazo”.

7) Ruptura de la cohesión interna

En esta situación, la crisis interna se apodera de las filas oficialistas, lo que se traduce en conflictos en la burocracia de gobierno (pugna Choquehuanca-San Miguel, intento de desplazamiento vía revocatorio de García Linera, etc.) y en enfrentamientos ideológicos como los que han fracturado al grupo Comuna.

¿Qué opciones le quedan al MAS?

Una opción -la más razonable pero también la más improbable- es la retirada ordenada, negociada y democrática, alternativa que debería ser facilitada desde tiendas opositoras. El caso del sandinismo en 1990 sería un buen modelo a seguir, con una salida vía elecciones adelantadas que preserve al partido de Morales como una fuerza política relevante, con chance de retornar en algunos años al gobierno después de una refundación socialdemócrata.

La segunda opción es la generación desde el poder de nuevos y lamentables escenarios de violencia represiva, que no evitarán la caída final pero que sí garantizarán la comparecencia de varias figuras de gobierno en cortes internacionales…

notishots@gmail.com