Páginas vistas en total

martes, 27 de septiembre de 2011

presidente deshonesto e hipócrita, ahora lloroso y patético por la represión ordenada "por él mismo" amordazaron mujeres, pegaron a semidesnudos, los maniataron sin respetar su embarazo. escribe Ismael Schabib Montero niños ni mujeres


Con qué gusto la policía masista apaleó y gasificó a los indígenas de las tierras bajas.
Pero más que la apalea dura y el maltrato, les ha debido doler la mentira del presidente que calificó de “imperdonable” la represión ¿ordenada por él?
Imperdonable es un presidente deshonesto e hipócrita. Después que ayer algunos de sus ministros justificaban el hecho, los mismos ahora, con el Sr. Morales a la cabeza, aparecieron ante los medios de comunicación llorososy patéticos, lamentándolo. ¡Qué cuero duro c…!
Grave señores; indígenas aimara-quechuas vestidos de policías provistos de equipo, escudos, mascaras, toletes, revólveres, rodilleras, por lo que se vio en las imágenes de la TV, con gusto le dieron palo y los gasificaron a los indígenas Yuracaré y Mojeños, de las tierras bajas, estando semi desnudos, hambrientos, a mujeres que amordazaron y maniataron como a cerdos, gasificaron a mujeres con niños en los brazos, a mujeres embarazadas y niños que ahora deambulan en busca de sus padres.
El Sr. Presidente no se puede ocultar, hemos escuchado de su boca, el trato peyorativo que dio a los indígenas del Oriente, calificando a la marcha de un paseo, acusándolos de intransigentes, intransigentes en querer hacer prevalecer la ley, sí, mientras que los prepotentes su majestades intocables del gobierno, son intransigentes en violarla, porque tienen facturas que pagar, porque resulta que según Wikileaks, la OAS brasileña, la empresa que tendría que construir la carretera, había aportado con 100 mil dólares americanos para la campaña proselitista del Sr. Morales, con razón se les quitó el financiamiento para hacer campaña a los “mankagastos”, como suele llamar el Sr. Morales, a los otros partidos políticos. O sea que el MAS no sólo recibió dinero para sus campañas electorales del chavismo, narco dólares de los narco cocaleros, sino de transnacionales, ONGs y quien sabe de cuántas, a las que ahora amenaza. El MAS nunca necesitó financiamiento porque lo tuvo en abundancia ¿Dónde está el nacionalismo del Sr. Morales?
La victimización como estrategia continúa porque a sus majestades Choquehuanca y Navarro, los indígenas les tocaron unos pelos cuando los tuvieron retenidos unas horas sólo con el propósito de pasar el bloqueo policial en Yucumo, era el motivo que esperaban para la represalia. Un medio de comunicación estaba escandalizado por el irrespeto a su majestad Choquehuanca.
“Los marchistas no deben llegar a La Paz porque, lo que quieren es derrocar al gobierno,” es ¿Victimización o cobardía? El líder de las federaciones de cocaleros había sido “machote” sólo cuando está protegido por miles de sus adherentes ¿Esto es un problema conciencial porque el ladrón cree que todos son de su condición? Posiblemente todas las marchas propiciadas por el Sr. Evo Morales, cuando estaba en el llano, tenían el objetivo de derrocar a los gobiernos que agredió, pero estos indígenas semidesnudos, cansados, pacíficos ¿A quién van a golpear? ¿Con qué poder? ¿A qué gobierno van a tumbar?
¿Y qué tal el principio de proporcionalidad que tanto defendían los Derechos Humanos, cuando los narco cocaleros se manifestaban en contra de la ley 1008 en el Chapare, generando muertos y heridos? Defendiendo lo ilegal y lo ilegítimo, defendiendo el delito, ¿al servicio de quién está esa institución? ¿Era sólo para debilitar a las fuerzas legales para favorecer que se siembre mas coca y por lo tanto más narcotráfico, que antes se rasgaban las vestiduras? ¿Dónde están los Derechos Humanos?
La marcha de los indígenas de las tierras bajas no se parece en nada a las marchas a favor de la ilegalidad yel delito que propiciaban los cocaleros con muertos y heridos, provistos de explosivos, armas y piedras.
La marcha de los indígenas Yuracaré y Mojeños está sustentada por la legitimidad y la legalidad, por la democracia, pero por sobre todo es una marcha pacífica que no agrede a nadie, por eso es poderosa, cada día que pasa suma simpatías dentro y fuera del país y tiene la gran virtud de desenmascarar a los impostores golpistas que nos gobiernan.
Juzgue usted.
*Vicealmirante de la República de Bolivia

miércoles, 21 de septiembre de 2011

cocaleros, bartolinas son "los otros indígenas" que Evo privilegia. Jaime Paz permitió que los 800 marchistas llegaran a La Paz en 1990. Evo los ataca y frena


La frase bíblica “por sus hechos los conoceréis” denota la importancia de las acciones de los individuos, por encima de sus palabras. En el ámbito político, las obras o acciones de los gobernantes, líderes y dirigentes, serían más importantes que los discursos, y nos ayudarían a conocerlos de verdad, a desnudar sus reales rostros.
Evo Morales ha demostrado una total incoherencia entre su discurso, supuestamente defensor de los indígenas y del medio ambiente, y sus actos, socapadores de grupos de poder por encima del resto de los ciudadanos, y absolutamente desconsiderados frente a las más básicas normas de cuidado del medio ambiente.
Evo Morales ha sido el promotor de los muchos intentos de desprestigiar la marcha en defensa del Tipnis. Primero, acusando a los indígenas, invasión de su privacidad, de actuar en coordinación y con cooperación de la Embajada americana. Luego inculpándolos de traficar con madera y con tierras. Posteriormente, se ha perseguido a sus dirigentes, tratando de desacreditarlos a nivel personal.
No habiendo sido suficiente, se ha atacado a las ONG que hoy, como siempre (incluso cuando Evo era dirigente sindical), han apoyado a grupos sociales considerados vulnerables, en la demanda de diferentes reivindicaciones. Finalmente, ha sido Evo Morales, a través de su Ministerio de Gobierno (el hipócrita de Sacha Llorenti, ex defensor de los DDHH), que ha alentado el bloqueo de Yucumo, enviando apoyo policial para los bloqueadores, y permitiendo que se incauten alimentos, agua y vituallas destinadas a los marchistas.
En resumen, Evo Morales, y no otro, es quien ha practicado varias tácticas en pos de silenciar la marcha en defensa de un parque nacional, a saber: desacreditar a la marcha y a sus líderes, atemorizar a los marchistas con el peligro de enfrentamientos inclusive contra la policía, invadir su privacidad, atacar a las organizaciones que los apoyan, vulnerar sus derechos de protesta y libre circulación, violentar sus Derechos Humanos evitando que les lleguen víveres, agua, etc.
Ironía de ironías, sin embargo, recuerdo que el año 1990, en ocasión de la “Marcha por el Territorio y la Dignidad”, el presidente Jaime Paz Zamora permitió que los indígenas llegaran a La Paz, les dio alcance en la localidad de Yolosa (eran más de 800 marchistas), y comenzaron una serie de concesiones que el Estado les otorgaba ante la mirada vigilante de organismos internacionales y de la población, de la misma forma que se dejó pendientes otras, demostrando así que aquél Estado Republicano era capaz de tratar con la dignidad de ciudadanos con derecho de ser escuchados y atendidos, a los indígenas bolivianos, a pesar de ser una minoría y aunque (se debe admitir) hubo momentos en que también se trató de desacreditar su movilización.
Entre estos dos presidentes, querido lector, yo le pregunto: ¿cuál actuó correctamente frente a ciudadanos de la República de Bolivia exigiendo un conjunto de cosas?, ¿cuál se ha comportado como un anti-indígena, y cuál, aun formando parte de la lista de gobernantes “neoliberales”, optó por escuchar a los marchistas?
Para Evo Morales es fácil construir sobre el territorio de los pueblos indígenas y acallar su marcha de protesta, porque sólo son una minoría. Una simple e insignificante minoría frente a sus cocaleros, bartolinas, etc. que son los otros “indígenas”, que se atiborran con los favores y privilegios que les otorga el régimen masista.

El autor es analista político
www.lizandrocolmos.com

lunes, 19 de septiembre de 2011

altos funcionarios del MAS fueron reclutados de las ONGs que sustentaron el proceso de Evo para convertirlo de dirigente cocalero en Jefe de Estado. hoy se arrepientes. ver la lista de empleados del Estado


El vicepresidente Álvaro García Linera y el canciller David Choquehuanca fueron autoridades de dos ONG cuyas áreas de trabajo son la defensa de los derechos indígenas. Tras su paso, cooptaron a personal de estas instituciones que pasaron a ser “cuadros técnicos” del Ejecutivo.
García Linera fue presidente del directorio de la asamblea de asociados del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS), según recuerdan el actual director de esa organización, Leonardo Tamburini yAlejandro Almaraz, que formó parte de ese directorio.
“El Álvaro García Linera fue durante muchos años la máxima autoridad institucional, siendo presidente del directorio del Cejis, y esa función la dejó solamente para habilitarse como candidato a la Vicepresidencia”, aseguró Almaraz.
Mientras que Choquehuanca estuvo al frente del Programa Nina de la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social (Unitas), y también dejó ese puesto para asumir el cargo de canciller.
Ese programa trabaja en la formación política y liderazgo en todo el país. Según Félix Patzi esa institución “fue el motor principal para la consolidación del instrumento político para el cambio”.
Los cuadros técnicos
Tamburini asegura que el CEJIS es la institución que más aportó a la construcción del Estado Plurinacional. Estima que al menos unas 40 personas de esa organización pasaron a formar parte de filas del Gobierno en distintos niveles.
Las autoridades que provienen del CEJIS son: Carlos Romero, que es ministro de la Presidencia; Marcos Farfán, viceministro de Régimen Interior; Clíver Rocha, director de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra; y José Pimentel, ministro de Minería.
También estuvieron allí Alfredo Rada, que fue ministro de Gobierno; Alejandro Almaraz, ex viceministro de Tierra; y Susana Rivero ex ministra de Desarrollo Rural.
Los cuadros que vienen del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado son: Julio Urapotina, director del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y Bienvenido Sacu, diputado indígena.
Además, María Esther Udaeta, que fue ministra de Medio Ambiente y Aguas; Juan Carlos Rocha, ex director del INRA y Gustavo Adolfo Morales, ex viceministro de Servicios Básicos.
De Unitas provienen el canciller Choquehuanca y Leonor Arauco, embajadora de Bolivia en Argentina. Hugo Fernández, ex vicecanciller y José Pinelo, embajador de Bolivia en la OEA.
De la Fundación Solón, Pablo Solón en junio dejó el cargo de embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas.
CEJIS y su aporte al Estado
CEJIS aportó en las temáticas: derechos indígenas como el derecho a la consulta previa, la distribución y redistribución de la tierra, el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos indígenas sobre la tierra y sobre los recursos naturales, las autonomías indígenas, entre otros.
La mayoría de esas contribuciones está en la Constitución y en algunos casos, como la consulta previa aún requiere de una ley para materializarse.
CIPCA, formación y cambio social
CIPCA contribuyó al proceso de cambio con la formación de indígenas y campesinos, con énfasis en el “empoderamiento” a través de su propia historia y la cuestión organizativa.
Aportó en el tema de “control social”, la soberanía y seguridad alimentaria y el Fondo Indígena que ya están constitucionalizados y en plena vigencia.
Contribuyó además en la discusión de lo que después tomó forma como la construcción del Estado Plurinacional.
Punto de vista
Diego Ayo : Analista político
El aporte de estas ONG ha sido sustancial. Realmente han estado ahí muy sólidas con el discurso predominante del Gobierno. El CEJIS es la muestra palpable. Considerando que han sido un armazón realmente sustancial, porque es claro que Evo Morales es un tipo combativo pero sin discurso ideológico, que los profesores universitarios y técnicos de las ONG han sido fundamentales.
Pero el MAS ya está peleado con las ONG como con los asesores académicos. Los aliados están quedando en el camino, desde indígenas pasando por sectores académicos pensantes, hasta técnicos de ONG.
Todos están quedando fuera y está quedando sólo el núcleo duro que el ala radical de Evo Morales, que es el campesinado más pragmático y autoritario de Bolivia, además del sector más capitalista: los cocaleros y colonizadores.
Los aliados han sido meramente instrumentales. Ahora hay aparentemente una crisis de identidad del MAS. ¿Qué es si ya no defiende lo indígena? ¿cuál es su identidad?. Yo creo que su identidad es definitivamente campesina extractivista, precisamente es lo que está quedando como lo último.
Se está peleando con las ONG porque éstas defienden otro discurso: la reivindicación de la Pachamama y las minorías indígenas, que al final queda al margen en favor del desarrollismo puro. Aquí lo principal es empoderar a ciertas élites. Eso se lo va a hacer a cualquier costo.

domingo, 11 de septiembre de 2011

todo empezó la madrugada del 16 de abril del 2009 con la masacre del Hotel, se inicia una historia de persecusión, de odio, de saña e intriga contra lo oriental sin que los cruceños atinen a recuperarse del golpe sino continuar siendo víctimas del evismo

Hace días me escribieron, preguntándome el por qué no escribo sobre otros temas, que siempre es sobre Rozsa y Sosa, que es tema superado, a qué intereses respondo, para continuar con un tema pasado, terminado, que todos sabemos y por el cual ya están juzgados; pensé que fuera cómodo y sencillo escribir sobre el Tipnis, el chaqueo, la legalización de autos robados o del narcotráfico, mientras tanto los demás que se pudran en la cárcel, que nos olvidemos de los exiliados o les mostremos indiferencia a los acosados, mientras esa deuda no se pague con la verdad de lo acontecido, para mí será una asignatura pendiente, por más que sea el último que tenga que arar en el desierto de la indiferencia. Mientras esta infamia continúe, mientras exista alguien pagando esta injusticia con la cárcel y mientras quien escribe pueda seguir respirando, lo haré.

La madrugada de un 16 de abril del 2009.

387 disparos, nos despertamos, la pesadilla se iniciaba, tres cuerpos desnudos descansaban en el piso frio de la pieza 458 del hotel Las Américas donde fueron ajusticiados, una ciudad sometida bajo el terror de la violencia sicológica del estado, una veintena de detenidos, los demás huyeron y los que se quedaron cayeron en la extorsión de la historia oficial, vídeos, protegidos, toda una conspiración de la que no se apropia Hollywood porque la saga no tiene guión; resultado: el miedo de la dirigencia, el silencio cómplice de los ciudadanos, el periodismo amenazado, por qué no decir un pueblo amordazado, un país domesticado.

Hace meses que se inició en la ciudad de Cochabamba la audiencia conclusiva de un juicio que se lleva en La Paz, de unos hechos supuestamente realizados en Santa Cruz, por cruceños, Hoy nuevamente postergado hasta el 27 de septiembre, primero para junio, más tarde se postergo hasta el 15 de agosto, luego para el 5 de septiembre y la pesadilla no acaba, es la historia sin fin, si sabemos moros y cristianos que esta tramoya fue montada sobre un teatro ficticio, no existirá forma de crear una acusación que aguante el cuestionamiento de un postulante a la carrera de derecho, menos podrá iniciar un juicio ningún juez que se respete, por más servil funcionario del estado que sea.

En la sombras de la oscuridad explota un cohete que daña la puerta y tres ladrillos de la casa del Cardenal, en momentos que el descansaba en un retiro en las afueras del pueblo de Vallegrande, el pretexto del gobierno para ajusticiar, perseguir, encarcelar y extorsionar a los cruceños fue dicho cohete, en síntesis si fuera verdad tal hipótesis tendríamos que decir igual que Churchill "nunca antes tantos terroristas participaron en un absurdo cohetazo que tan poco daño hizo sobre la débil barda de ladrillos de una casa desocupada". En ese preciso instante se inició el monologo oficialista sobre el magnicidio, que se quería matar a Evo ahogándolo en el lago Titicaca en una fecha anterior, una especie plurinacional de "Deja vu", se largaron los perros de rastreo con olfato más fino que el "San Humberto" solo dicen "cuje" a los cambas y para qué contar sobre los siniestros personajes que parieron esta novela, los Clavijo, Aguilera, Santisteban, Andrade (todos estos de viaje y jamás declararon o mejor dicho aclararon sobre estos nubarrones) urden una diabólica estrategia de chantaje, extorsión, persecución a todo lo diferente de la cultura occidental de la hoyada, de todo lo que ellos envidian y detestan; el ser cruceño, que no es tradición sino es la forma franca y sincera de amar el trabajo, aunque este morenito actual salió esquivo para defender esa forma de mirar el sol sin esconder la vista.

Eduardo Rozsa no fue un mercenario de la derecha, el propio Carlos Illich Ramírez más conocido por "El Chacal" por medio de sus abogados señaló que Rozsa no era ningún sicario de la derecha sino su amigo, menos respondía a la inteligencia americana, por algún motivo especial existió una trampa de los verdaderos enlaces de Rozsa con el movimiento cívico cruceño que en su momento hizo tambalear el régimen de Evo Morales, esta historia está mal contada, existe un vacío que solo la verdad lo llenará en su debido momento.

Que decenas de cruceños sabían de la estrategia de defensa de la ciudad ante las amenazas poco amigables de encapuchados y alcohólicos que nos cercaron en septiembre del 2008, es verdad, unos más que otros también, que muchos que no sabían se los involucró solo por saciar sus bajos apetitos económicos es verdad, que los presos y perseguidos son los que sabían poco o nada y pagan con la fría celda la falta de poder económico, que los agentes del gobierno participaban del primer círculo cercano a Rozsa, nadie lo refuta, que Sosa fue una marioneta de alguien poderoso no está en discusión, que terminó esta historia en un negocio que alguien lo niegue, si sigo escribiendo sobre la historia es para recordar que tenemos una deuda pendiente con nuestra conciencia.

Cuidado que la historia no termina aquí, en estos días se iniciara un nuevo caso N* 7392/11 por legitimación de ganancias ilícitas, figura destinada para casos de narcotráfico, contrabando e investigación a funcionarios públicos, a no ser que Rozsa estuviera haciendo trabajo para el estado y su recaudación hubiera sido malversada o algo parecido, no engrana esta nueva faceta del caso Rozsa 2, o esperemos la versión recargada en la que podría aparecer Julio Terrazas como cómplice o una imbecilidad parecida, si quieren investigar orígenes de fortunas empiecen con Salvador Ric y sus 40 millones de dólares, que por mas operaciones que hago no obtengo respuestas; a excepción de tres familias detrás de cada fortuna en este país está el estado o la protección de este, ayer, hoy más que nunca y mañana.

La prensa amaestrada ya no da importancia a las tramoyas de los casos de Leopoldo, de Rozsa, por lo escabroso de los temas y por comodidad, claro ellos no son hasta hoy parte del cómics y cuando lo sean ya no nos importará a nadie porque no nos gusta hablar o discutir sobre las miserias que nos rodean, resulta más cómodo mirar el sexo de los ángeles, que escudriñar la verdad. Desde que se inició se investigó en la primera fase a más de 150 personas, ningún occidental, muchos de ellos ordeñados, se procesó a 39 personas, los demás viven con el testamento bajo la cabeza y por encima de sus valores y principios, hasta cuando expectoremos el espectáculo tan deprimente.

Alguien se preguntó sobre si desapareció el dolor y la angustia de todos los que, con causa y sin ella, viven, el temor de los que esperan ser llamados, de sus esposas, hijos, padres, de mirar con temor al intrépido pirata que oficia de fiscal diciendo y ahora qué, debe ser espeluznante dicha espera de ser apresado u obligado a vender su casa para pagar el precio de vivir en libertad y no por ser culpable sino por poseer algún bien o si no lo tienen esperar su momento y pasan los días, los meses y los años y el León duerme y nadie se siente indignado, ahí sale un indignado convocando y la gente no pasa por la plaza, los Musulmanes con la religión y sus costumbres conservadoras fueron más consecuentes con sus ideas que los hombres libres de Santa Cruz. En pleno abuso del control político en el MNR y en la guerra sucia del 71 se salía a pelear contra la dictadura, hoy el silencio de los corderos del evismo transformó el espíritu cruceño que nos condujo al fracaso cívico de los Costas y Antelo que con sus cargos políticos repitieron las lecciones de la escuela de los aspirantes a políticos que el comiteísmo nos legó.

No es por nada que nuestra bronca se transformó en dolor, más dignos son los indígenas del Tipnis, debemos empezar a buscar en quién creer, los que tenemos perdieron la guerra antes de la primer batalla, intentemos buscar más allá de los vendedores de ilusiones que resultaron ser asustados con espejitos de los que tomaron el poder por asalto.

Evo y el cruceño domesticado.

Lo triste de esta tragicomedia es el cinismo de la nueva cultura del "Ser cruceño" lo que antes significaba las credenciales de trabajo, de lealtad, de amor al terruño, de ser orgulloso de nuestras raíces, de nuestras mujeres, de nuestras luchas cívicas, de amar al campanario por encima de la vida, de saborear nuestros humildes majadito y locro con el “jacú” de yuca y plátano, de haber levantado la industria agrícola que alimentaba al país, de ser la esperanza de la bolivianidad, de abrirle los brazos a los extraños y foráneos dándoles oportunidades, de brindarle la mano, el abrazo fraternal, todo eso se terminó, se acabó con una certera puñalada en el corazón del ser cruceño, Evo sacó su puñal de debajo del poncho con los 200 años de resentimiento, de envidia y de bronca por ser diferentes, en ese instante empezamos a desangrar y en vez de curarnos nuestro falso liderazgo se sodomizó, se entregó al servilismo de su verdugo quien se talló en ultrajar a su víctima y está en gozar el ultraje.

El nuevo ser cruceño sufrió una extraña metamorfosis, de adorador a sus costumbres, a su lealtad, al trabajo, a sus tradiciones, querendón de su carnaval, amante del amor, de su taquirari, gustoso del majadito y el locro, término en una especie de pongo sumiso al poder político del par de tiranuelos con aspiraciones de “Dictadores” de un imperio indígena que están construyendo; la conversión del cruceño se debe al temor del miedo, parece que están contentos a que Evo sea su “urólogo” y los someta a toda suerte de sodomía, de otra forma no entiendo, o mi mediana inteligencia me hace comprender el por qué mis artículos son vetados por la prensa escrita bajo el pretexto de la ley del racismo y la discriminación, que tienen que ver la verdad con la ley, es más sencillo invitar a Evo a la Cainco o que inaugure la feria exposición, que participe en los actos de homenaje a Santa Cruz, cuando existen tantos cruceños en el exilio, perseguidos y otros en la cárcel, sucede que esta sumisión es más cómoda que enfrentarse a la verdad, debemos reconocer que el último camba valiente acaba de marcharse, se llamaba Carlos Valverde Barbery, fue nuestro “Gerónimo”, los demás están haciendo fila para ingresar al festín del MAS donde se farrean el país.

Mientras tanto los leones duermen el sueño eterno.

jueves, 1 de septiembre de 2011

conn qué autoridad moral podrá exigir Evo que las FFAA salgan a reprimir? estarán en conciencia libres de obedecer. la sentencia calará muy hondo y pronto tendremos hechos. el debate pide ampliar el juicio a los instigadores y borrar la amnistía de Mesa


Con la sentencia de la Corte Suprema de Justicia  que condena con penas de cárcel a jefes militares y a dos miembros del Poder Ejecutivo del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, por los muertos y heridos del denominado “octubre negro” de 2003, ha quedado abierto un intenso debate entre oficialistas y opositores.  Los primeros alegan la total legalidad  del dictamen y los segundos lo descalifican.  Dicen o dan a entender que solo se trata de un nuevo capítulo de la represión política de carácter procesal penal del Gobierno masista contra sus adversarios, unas veces por móviles de revancha y otras para intimidarlos.
No faltó el respaldo de un funcionario de la ONU a la sentencia, para quien esta se ajusta a una rigurosa legalidad.
¿Quién tiene la razón?  Conviene recordar, en primer lugar, que en los sucesos de octubre la violencia, con resultado de muertos  y heridos,  provino de dos bandos:  el del gobierno de Sánchez de Lozada  y el de sectores sociales movilizados y politizados por gente que después engrosaría las filas del Movimiento al Socialismo (MAS). Estos últimos, legitimaban su cerco a la ciudad de La Paz,  el asalto a gasolineras de El  Alto  y acciones violentas, como la toma de rehenes, en varias localidades del altiplano paceño, en su oposición a que el régimen de Sánchez de Lozada suministrara gas a Chile.  Se cometieron entonces delitos tipificados como tales por nuestro Código Penal, dando lugar a violentos enfrentamientos con fuerzas policiales  y militares, resultado de los cuales fueron decenas de muertos  y heridos, configurando así uno de los más luctuosos capítulos de la siempre azarosa política nacional.
La sentencia ha hecho caer el mayor rigor punitivo contra los militares que entonces comandaban las Fuerzas Armadas.  Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia pasaron por alto preceptos  constitucionales relativos al rol  institucional castrense.  A requerimiento del Presidente de la República, cuyas órdenes no pueden ignorar, se hallan en la obligación de garantizar la estabilidad del Gobierno legalmente establecido. Así lo manda el Art. 208 de la Carta Magna.  Fue lo que precisamente hizo el alto mando militar frente a los sucesos de “octubre negro”.  Se limitó a observar la instrucción del Ejecutivo, respaldada, además, en un Decreto Supremo.
Por tanto, la responsabilidad de lo ocurrido recaía específicamente en quienes ordenaron las acciones, siempre y cuando, naturalmente, hubieran sido en sentido de disparar a matar  contra los revoltosos, circunstancia sobre la cual no existen datos probatorios.
Es de imaginarse el impacto de la sentencia en el ánimo de los integrantes del actual mando militar.  Es probable que les predisponga a  no obedecer, en lo sucesivo, instrucción presidencial alguna respecto a tareas de preservación de la estabilidad del Gobierno, para el caso de que se produjeran hechos que la comprometieran, porque si cumplen su deber  corren el riesgo de que les pase lo que en nuestros días padecen sus camaradas, condenados a más de una decena de años de  prisión.
Se trata de un mal precedente, sin duda alguna, para el propio Gobierno, aunque sus relaciones con las FFAA puedan encontrarse, como nunca antes, en su mejor momento.