Páginas vistas en total

jueves, 25 de septiembre de 2014

Chaparina. al fin existe consenso. para qué ir buscando culpables entre policías, como nos quiere hacer creer el Vice. el culpable mayor es EVO MORALES. dio la orden directa en todala cadena de mando. Evo ordenó, los demás obedecieron y san! se acabó! para qué perder más el tiempo y la paciencia. el juicio tiene que ser a Evo Morales por crimen de lesa humanidad.

Los marchistas que protagonizaron en 2011 la VIII caminata en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), identificaron al presidente Evo Morales como el que ordenó a la Policía la violenta represión de hace tres años en la localidad de Chaparina, departamento de Beni; y aseguraron que el entonces ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, acató el mandato del Jefe de Estado para ejecutar el operativo.

La indígena Laida Humanday, que perdió recientemente a su esposo, según la trinitaria-mojeña, a consecuencia de las secuelas que arrastró casi dos años por los golpes que le propinaron los policías en Chaparina, pidió a Morales y Llorenti confesar su delito. Además que sean incluidos, junto con el vicepresidente Álvaro García Linera, en las investigaciones de las que fueron alejados por la comisión de fiscales del Distrito Judicial de La Paz, que trata el caso hace tres años.  
“Que sean incluidos porque sabemos que el mismo Presidente ha premiado (a Llorenti como embajador de Bolivia ante la ONU), que estén en las investigaciones, que digan la verdad, que acepten porque han sido los autores de todo esto”, declaró Humanday a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.
Morales respondió en 2013 un cuestionario escrito de la fiscal Patricia Santos, asegurando que no dio la orden para intervenir la marcha en contra de la construcción de una carretera en medio del TIPNIS, impulsada por su gobierno. "Ninguna acción de intervención o represión fue dispuesta el 25 de septiembre de 2011 por mi autoridad”, aseguró en el documento. Mientras que García, quien días después de la represión a los indígenas, reveló, sin dar el nombre, que sabía quién dio la orden. Sin embargo, luego dijo que ni Morales, ni Llorenti, menos él, son los responsables de la agresión a los marchistas.
El presidente de la Subcentral TIPNIS, Fernando Vargas, indicó que no hay dudas de que el Jefe de Estado ordenó reprimirlos como Capitán General de las Fuerzas Armadas (FFAA), ya que recordó que entre los días 25 y 26 de septiembre se movilizaron contingentes policiales, infiltrados y naves militares para trasladar a los marchistas a sus regiones. Manifestó que no era necesario demostrar su responsabilidad porque la misma Constitución Política del Estado (CPE) les daba la razón en su acusación.
“No hay que tener pruebas, eso dice la Constitución. La Constitución establece que el Presidente es el Comandante de las Fuerzas Armadas y es el que comanda la Policía Boliviana y por lo tanto no necesitamos mayores pruebas, cuando se interviene de esta manera. Las órdenes vienen de arriba, desde el propio Presidente y del propio gabinete y quien tomó la decisión de ejecutarla, y estaba autorizado también, fue el señor Sacha Llorenti”, aseveró.  
Morales aseguró que conoció un día después la intervención a la  octava marcha por el TIPNIS. García recordó hoy que un periodista le informó sobre lo ocurrido en Chaparina y luego se comunicó con Llorenti, quien también aseguró desconocía el incidente porque hubo una “ruptura de cadena de mando”. 
Reunión de gabinete
En marzo de 2013,  las afirmaciones de las autoridades de gobierno y el hoy embajador de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti,  fueron desmentidas por la declaración en calidad de testigo ante la comisión de fiscales de La Paz por la  exministra de Defensa, Cecilia Chacón, quien dejó el cargo porque estaba en contra de la agresión a los indígenas. 
Chacón contó detalles de lo que sucedió en las esferas del gobierno, antes y después de la represión, pero no dio el nombre de la persona que dio la orden de intervenir la caminata. La movilización en esos momentos estaba obstaculizada, durante más de dos semanas, por los colonizadores afines al MAS para que no llegue a la ciudad de La Paz y por la misma Policía, ésta última justificó su presencia para evitar posibles enfrentamientos, entre ambos sectores.
Según la exautoridad, Evo Morales, Álvaro García Linera y Sacha Llorenti, participaron la tarde del domingo 25 de septiembre, cuando se produce la intervención a la movilización indígena, de una reunión de gabinete político en la residencia presidencial. Al encuentro también acudió el canciller David Choquehuanca, el exviceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, el entonces ministro de la Presidencia Carlos Romero y ella. Dijo que otra reunión se sostuvo el sábado 24, por la retención de Choquehuanca de parte de los indígenas en Chaparina. Los movilizados pedían que el canciller convenza a  los colonizadores (interculturales) para que los dejen continuar con su marcha hasta la sede de gobierno. 
Chacón explicó que Llorenti recibía llamadas telefónicas por las que le informaban sobre los acontecimientos en Chaparina, por lo que daba reportes de la desarticulación de la marcha.
“(…) hubo reunión ordinaria de gabinete político en la residencia. Yo llegué tarde y en momento en que el (entonces) Ministro de Gobierno (Sacha Llorenti) hablaba por teléfono y daba algunos detalles sobre el traslado de las personas a Chaparina, esa reunión era el domingo y yo llegue alrededor de las 20.00 a 21.00. Él (Llorenti) decía que las personas habían sido subidas en buses y que iban a ser trasladadas a otro lugar, no recuerdo a qué lugar en este momento, (pero) decían que la marcha se había desarticulado y que se iban a ver los medios para trasladarlos hasta sus domicilios, comunidades”, relató.
El presidente de las Subcentral Sécure, Emilio Noza, dijo que el caso no avanza, ni avanzará. Criticó a Morales por pedir a los fejes de estado de países desarrollados que asistieron a la Cumbre Mundial de Pueblos Indígenas de la ONU, el respeto a los derechos de los pueblos; siendo que en el país, dijo, es el primero en vulnerarlos.
“Pide  a los grandes políticos, a las grandes transnacionales de que respeten a los pueblos indígenas, pero él como gobierno no ha respetado fuera del país pidiendo respeto a los pueblos indígenas, lo cual repudiamos totalmente, que respete primero el propio Presidente para que pida a los otros países que puedan respetar, cuando él ha sido el que ha dado la orden para la represión en Chaparina”, aseveró.
Show y premios por la intervención 
El exdirector de Régimen Interior Boris Villegas reveló en 2013 a los fiscales que investigan el caso Chaparina, que Sacha Llorenti instruyó “armar un show” con policías heridos y propuso premiar a los participantes del operativo en la localidad beniana. La versión fue corroborada por el exviceministro de Régimen Interior, Marcos Farfán, y por el exsubcomandante de la Policía, coronel Oscar Muñoz Colodro. Ambos imputados por este hecho, además del otro exjefe policial, Alberto  Zapata.
Dijo que transmitió a la tropa policial la orden de Llorenti para reprimir a los marchistas de la VIII marcha. Indicó que se procedió con la medida, pese a que hubo resistencia entre los oficiales.
“Los oficiales allí reunidos expresaron su malestar con esta orden, tanto así que (el exviceministro Marcos) Farfán y mi persona salimos al patio para comunicarnos con Llorenti. Fue enfático (Sacha) al señalar que esa orden debería cumplirse sí o sí esa noche, con las consecuencias políticas que ello acarrearía...”, confesó Villegas.
En la indagatoria, que fue tomada por los fiscales Velásquez y Santos en el penal de Palmasola de Santa Cruz, donde el exfuncionario del Ministerio de Gobierno está retenido por estar involucrado en la red de extorsión, dijo que la orden para reprimir a los marchistas la dio Llorenti el 24 de septiembre, pero fue suspendida para el día siguiente por falta de elementos logísticos, entre ellos la cinta masking que pidieron los policías para maniatar a los indígenas.
Villegas confirmó también que el gobierno infiltró personal de inteligencia en la movilización indígena, además de militares. “Yo me llevé una sorpresa llegando a Yucumo porque también encontré que la marcha estaba infiltrada, monitoreada y seguida por inteligencia militar que también se encontraba en el lugar”, detalló.
El exdirigente de la Subcentral TIPNIS, Ovidio Teco, advirtió que el caso Chaparina no será resuelto en Bolivia porque la justicia está en manos del Ejecutivo. Auguró que el tema sólo será esclarecido en los estrados internacionales. 
“Evo Morales todo lo controla, la justicia, y él ordena por eso no hay ahorita responsables, como sabe que es él el principal actor o el principal en mandar la represión por eso no hay nada ahora”, puntualizó.

martes, 16 de septiembre de 2014

Andrés Gomez desde ERBOL plantea porqué decirle NO a la Reelección indefinida de Evo. en 6 puntos fija su postura. 1. la monarquía engatusa al pueblo. 2. impide el crecimiento de una oligarquía. 3. garantiza la permanencia en el poder con el control social. 4. frena el recorte de los derechos ciudadanos.5. rompe el control del poder total. 6. porque si permanecen se consideran "dueños del país" Castro y Chávez son el ejemplo

El gobernante MAS tiene definida la estrategia para incluir la reelección indefinida en la apenas estrenada Constitución Política del Estado (CPE). Si en las elecciones de octubre no logra 2/3, es casi seguro que promoverá la reforma de la CPE hasta diciembre con lo que tiene hoy. Si logra repetir 2/3, se dará, probablemente, un respiro de un año antes de incluir la figura. Y si pierde las elecciones, pues, nada, se supone que se retirará bajo las banderas democráticas.

En la nueva CPE, que apenas tiene cinco años, el artículo 168 señala: “El periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua”. Presumo que será modificada la última parte en los siguientes términos: “…y pueden ser reelectas y reelectos indefinidamente”. Este texto luego debe ser sometido a referéndum aprobatorio.
La norma vigente ya fue violada por el actual gobierno en complicidad con el Tribunal Constitucional presidido por Rudy Flores para habilitar a una segunda postulación a Evo Morales, que, en aplicación del artículo 410 de la misma CPE, no deja de ser un candidato inconstitucional.
¿Cuál el argumento de los masistas para incluir la reelección indefinida? “El pueblo ama a Evo y el pueblo debe decidir si se va o se queda”.
Antes de hablar del pueblo, veamos por qué los Estados serios y desarrollados le pusieron límites al periodo de gobierno:
1. Porque evita el nacimiento de una “nobleza gobernante”, que luego termina en una monarquía que engatusa al pueblo, inventando mitos o fabricando falacias para blindar el “derecho de sangre”, lo que deriva en cargos hereditarios y la exclusión de otros mejores aspirantes a gobernar el país.
2. Porque impide el crecimiento de una oligarquía, que se desarrolla bajo la sombra de los poderosos, se enraíza y enraíza a sus familiares hasta convertirse en grupos parasitarios que viven del Estado, adjudicándose obras, vendiéndole servicios, organizando eventos con dinero público.
3. Porque garantiza la transparencia del poder, generando espacios de control social reales desde un nuevo gobierno, que rompe a la oligarquía que tejió una red para “fiscalizarse entre los beneficiarios del régimen” y dar la sensación de que rinde cuentas ante “el Pueblo”, conformado sólo por grupos gubernamentales; el resto está bloqueado a cualquier acceso a la información.
4. Porque frena la violación del derecho a la información y la libertad de expresión de la sociedad. Los mandatarios vitalicios lo primero que hacen es controlar la mayor cantidad posible de medios de comunicación para controlar la opinión pública porque saben que un pueblo sin información es fácil de engañar; después se preocupan por uniformar el pensamiento y acabar con el pluralismo, motor de los cambios históricos desde el mismísimo origen del ser humano.
5. Porque rompe el control total de los poderes del Estado (electoral, judicial, legislativo), estructurado con gente incapaz y servil al gobernante vitalicio, cuyo único fin ya sólo es reproducirse en el poder sin importar con quién (exadversarios o exenemigos) para favorecer a sus oligarquías.
6. Finalmente, como me dijo el señor Franklin Cañaviri en una breve tertulia cerca al Mercado Yungas de La Paz porque “cuando se quedan mucho tiempo en el gobierno ya se creen dueños del país y quieren hacer lo que les da la gana; fíjese nomás con las hijas de Hugo Chávez, que no quieren irse de la residencia presidencial de Venezuela o Fidel Castro, que ha dejado su cargo a su hermano”.
¿Cómo el Pueblo puede decidir acertadamente en estas condiciones? Además, para este tipo de gobiernos el pueblo es el porcentaje que lo apoya, el resto está conformado por enemigos.
Y lo peor, casi generalmente se van después de haber acabado con el futuro del país, como Chávez en Venezuela y Castro en Cuba.
Si hubiera existido reelección indefinida en la anterior Constitución llamada neoliberal, no hubiera existido el actual gobierno.