Páginas vistas en total

lunes, 21 de noviembre de 2016


Así de mentirosos habían sido los masistas

-


Arturo Murillo*

Sin anestesia


Los cochabambinos hemos vivido una “Guerra del agua”, de ése momento histórico se afianzó el MAS para avanzar y llegar al poder. Pasaron casi 11 años de gobierno, los masistas administraron a su libre albedrío 200 mil millones de dólares provenientes de las regalías del gas y los impuestos; sin embargo, con tristeza vemos que hoy estamos al borde de otro conflicto por el agua.
¿Y cómo reaccionan Evo Morales y la rosca palaciega? Con el método cobarde de siempre: “No sabía” y “NO me avisaron a tiempo”; acto seguido, simplemente destituyeron a dos “oscuros” funcionarios de EPSAS, pero la ministra del Agua, Alexandra Moreira, de profesión abogada, máxima autoridad y responsable política de la crisis del agua, sigue intocable.
Esta fórmula ya emplearon en el desfalco millonario del Fondo Indígena donde los masistas se robaron una cantidad de plata que no sabemos a cuánto suma, pero algunos calculan que es más de mil millones de bolivianos. De acuerdo a las investigaciones, hay indicios que implican al propio Presidente Morales y algunos ministros, pero arguyeron que “NO sabían nada” y, con el poder que tienen, metieron presos a unos cuantos masistas y funcionarios de bajo rango, mientras la mayoría de los responsables siguen “mandando” en Bolivia y pidiendo a gritos reelección para su “jefazo”, por encima de la voluntad del pueblo que dijo NO a la perpetuidad de Evo.
Cuando se reveló el caso Air Catering – BoA, donde la cuñada de Álvaro García Linera se adjudicó un contrato por 18 millones de bolivianos, al ser descubierto, el Vicepresidente repitió: “NO sabía nada”, luego la cuñada “vendió” la empresa proveedora de refrigerios de la estatal aerolínea, ganó su dinero y nadie resultó responsable del hecho. Lo mismo pasó con el título de “Licenciado” del Vicepresidente, se demostró que mintió, era sólo bachiller y él repitió: “NO sabía nada”, que los funcionarios del SEGIP le pusieron “Licenciado” en su cédula de identidad, de “cariño”.
Cuando se descubrió el caso de Gabriela Zapata, la exnovia del Presidente Evo, quien se había forrado en dólares representando a empresas chinas y con negocios con el gobierno masista, repitieron que era una “conspiración” y responsabilizaron al “imperio”; mientras, Morales repitió lo mismo: “NO sabía nada” y menos de su hijo que NO “existe”, pero ordenaron meter preso al chofer y a una funcionaria de bajo nivel.
Luis Arce Catacora, uno de los ministros más controvertidos y soberbio del régimen de Morales, quien se burló de los periodistas, analistas, opositores y se reía señalando que iba a dar cátedra en economía; efectivamente, dio cátedra de antinacionalismo y desprecio al producto boliviano y decidió comprar mobiliario extranjero y alfombras persas incluidas; cuando le pilló la prensa y los legisladores opositores denunciaron también dio “cátedra” de cinismo y se sinceró del desprecio que tiene a la producción nacional y manifestó que él “no compraba muebles nacionales porque su gente se merecía algo digno”, de las alfombras repitió que “NO sabía nada” y nuevamente fueron destituidos dos funcionarias de bajo rango.
En más de una década del régimen de Morales, los ciudadanos que nos opusimos desde el primer momento a esta aventura populista ya les tomamos las medidas a los jefes masistas. En realidad su método es cobarde, donde revienta la corrupción se protege a los jefes para seguir haciendo populismo con la justicia hacen apresar a funcionarios sin poder de decisión, dejándolos a su suerte en la cárcel.
En segundo lugar, después de más de 10 años nos damos cuenta de que el gobierno del MAS es mucho más débil de lo que suponíamos, no tiene un plan estratégico, no cuenta con técnicos competentes y previsores sino está “apoyado” sobre peroratas disparatadas ; ésa la evidencia de simples discursos, arengas y soflamas para seguir permaneciendo en el poder.
El gobierno de Evo Morales se sustenta en los discursos, que son trasmitidos de noche y día por el canal 7, en la plata que va regalando en varios municipios, en los dineros del Estado que son dados a los dirigentes para sus viajes, en las pegas y prebendas, en los acuerdos oscuros con los grupos de poder, etc. La administración de Morales se nutre en la permisibilidad a los cocaleros del Chapare y en la mano blanda que el Estado tiene ante el narcotráfico; recientemente cayeron en Desaguadero, La Paz, 12 camiones con droga provenientes de Perú y camuflada con carga estatal de la Empresa Metalúrgica de Vinto.
Hubo un momento en que intentaron hacernos creer que Álvaro García Linera era “Licenciado” con mucho conocimiento, pero paulatinamente va mostrando la hilacha, que ante la crisis del agua en cinco departamentos y desesperación de centenares de familias paceñas, lo único que se le ocurrió fue que “la Pachamama otra clase está” y “he aprendido que sin agua no hay vida, sin agua no hay chicha ni fiesta”; y en la Asamblea Legislativa, ante el reclamo por la crisis del líquido elemento, la mayoría masista responde con el insulto de “borrachos”. Cuidado, la escasez se replicará pronto en la salud porque no se construyeron hospitales, también la “seguridad” alimentaria está pronto a colapsar porque está mantenida con la importación de los productos del exterior; tampoco nos va bien con el tema del gas.
Los masistas aparentaron ser brillantes, mientras tuvieron la plata del gas para despilfarrar, pero la evidencia del abuso, la corrupción y la crisis de las necesidades básicas del pueblo les pone al descubierto que se sostienen simplemente en discursos; pero no están dispuestos a irse sin arruinar al país. ¡Alerta bolivianos! Como ya NO hay plata del gas en grandes sumas, nos están cargando con deudas millonarias antes de irse. Bolivia está prácticamente hipotecada a la China, hay denuncias de que hasta el Illimani, proveedor de agua y emblema paceño, ya fue loteado y entregado a los chinos.
El masismo se llena la boca hablando de ser patriota pero está empeñando la patria a los chinos. ¿Dónde está nuestro nacionalismo? No queremos amos sino cooperación.
*Senador de la República