Páginas vistas en total

sábado, 30 de noviembre de 2013

Manfredo Kemppf cree ver "el declive del prorroguismo" en nuestro entorno. Chávez reelegido se murió, Ortega otra estafa democrática, Cristina frenada en su tercer intento, "la Zelaya" pierde en Honduras, en Bolivia SEEM sigue la fórmula chavista. será posible?

No cabe duda de que la muerte de Hugo Chávez fue un duro golpe al ‘prorroguismo’ presidencial en Latinoamérica, porque ha abierto los ojos a la ciudadanía que estaba siendo engañada con la muletilla del Socialismo del Siglo XXI, que se deriva del Foro de San Pablo, donde una sui géneris democracia populista, que reivindica a la izquierda, desea utilizar el voto bobo o atemorizado para perdurar de por vida en el poder.
Chávez empezó con eso de modificar la Constitución para que las relecciones fueran eternas. La única condición, superado el tema constitucional, era gastar dinero a manos llenas para tener contentas a las masas. De ahí los bonos por doquier, la propaganda permanente y también los discursos llenos de promesas y falsificaciones históricas. Además del adulo. El adulo al pueblo, hacer sentir a la población como partícipe y hasta conductora del proceso. El resultado fue que Chávez gobernó durante tres períodos, venció de manera dudosa para un cuarto mandato, pero no le pudo ganar a la muerte. Ahora, su sucesor, vive en una permanente agonía y es de esperar que no tenga arrestos para pensar en prórrogas.
Daniel Ortega transita por su segundo período consecutivo, aunque ya lleva tres gestiones de forma discontinua. Es otro ejemplo de estafa democrática. La señora Cristina Kirchner, también disfrutando de un segundo período (porque disfruta del poder), ha sido súbitamente frenada en su intento de llegar a una re-relección. La detuvieron los votos de un pueblo que despierta, que no le permitirá una nueva modificación constitucional en el Congreso. Esto es alentador para la democracia.
Lo que ha pasado casi desapercibido ha sido la gran victoria electoral de Hernández en Honduras, cerrándole el paso a Xiomara Castro, esposa del derrocado ‘Mel’ Zelaya, peón de Chávez, que, en su momento, también quiso burlar la Carta Magna para prorrogarse en el mando. Fue echado por un movimiento cívico-militar y Honduras salvó su porvenir. Esto señala que el pueblo, siempre en boca de los demagogos, ya no está dispuesto a dejarse tomar el pelo.

En Bolivia S.E. corre hacia un tercer período con la fórmula chavista del derroche, los bonos, dobles aguinaldos, propaganda masiva, adulo a las masas, y un discurso plagado de falsedades. La cobardía ha aceptado la decisión de un Tribunal Constitucional servil y la oposición ha puesto su cabeza en la guillotina. Esperemos que los ejemplos anteriores tengan su efecto

No hay comentarios: