Páginas vistas en total

lunes, 17 de agosto de 2015

el columnista de Los Tiempos no tiene pelos en la lengua, proclama que lo único que el Gobierno pseudodemocrático de Morales no ha podido arrasar. es la gota que rebalsó el vaso, una estrategia nada nueva cuando proclama García Linera "su desfachatez de no dar recursos a los medios" que le son opuestos y no le son serviles. la publicidad "no es la compra de conciencias" ha dicho Amalia Pando una de las víctimas de "la purga masista"-

La libertad de expresión era lo único con lo que no había podido arrasar el vendaval del Gobierno seudodemocrático de Evo Morales. Venía resistiendo, aunque a duras penas, como un equilibrista en la cuerda floja. El vicepresidente García Linera dice que “nunca hubo tanta libertad de expresión como ahora”.
En realidad, desde los tiempos de la dictadura, nunca hubo tan mala calidad de libertad de expresión como ahora.
Es apenas la gota que rebalsó el vaso, una estrategia nada nueva. Hace mucho que el Gobierno selecciona con ojo cínico —no clínico— dónde poner y no poner publicidad; ahora que periodistas independientes del peso específico de Amalia Pando y John Arandia han sido obligados a irse de sus respectivos medios, se encienden las alarmas y está bien. Pero el debilitamiento de la democracia boliviana, en materia de libertad de expresión y de prensa, es un proceso progresivo que no comenzó ayer.
“Por supuesto que a algunos medios nosotros no vamos a dar recursos porque son para partidos y encima mienten”, ha dicho el Vicepresidente en una de sus declaraciones más taxativas, pues no admiten posibilidad de duda en cuanto a la decisión gubernamental de incurrir en el delito de discriminación (Ley 045).
Hay que ver el grado de desfachatez en el que con tan poca dignidad se han permitido caer, increíblemente, sin empalagarse después de floreciente ramplonería decorando una lista interminable de expresiones autoritarias en menos de 10 años. ¿Ustedes creen haberlo visto todo? Pónganse cómodos que no debe haber país más misericordioso que éste: si mañana hubiera elecciones, tenemos ganador por goleada.
El argumento del Gobierno para administrar discrecionalmente los recursos de los bolivianos destinados a la publicidad, entonces, son dos: la mentira y el uso político de los medios de comunicación. Supongamos que las afirmaciones de García Linera —hombre leído como pocos— tuvieran asidero. Que incluso las cuatro ONG señaladas con odio xenófobo hubieran incurrido en la política partidaria —desaconsejable dada su naturaleza— y que así, eventualmente, corrieran el riesgo de seguir los pasos de IBIS, a la que el Gobierno echó del país con ignominia.
Sería interesante saber quién es el impoluto que determina qué medio miente y cuál dice la verdad, qué revolucionario método científico, idiosincrático o moral aplica antes de definir la distribución de la publicidad estatal, y, si fuera posible, conocer las pruebas que tiene el Vicepresidente para acusar a Milenio, Fundación Tierra, Cedla y Cedib de mentirosas y de ser financiadas para que desarrollen actividades político-partidarias en Bolivia.
Pero nada más entretenido que saber cuál será el destino de Bolivia TV, Radio Patria Nueva, Cambio y sus repetidoras ATB y La Razón ahora que García Linera ha anunciado que no habrá publicidad del Estado para los medios “que hacen política”.
Así como la más ordinaria de las personas —si quiere— puede violentar hasta derechos humanos, el Gobierno —si quiere— puede no aprobar ninguna publicidad estatal para los medios que le parezcan disonantes. Y sin embargo, “nunca hubo tanta libertad de expresión como ahora…”.
Amalia Pando ha dicho algo más cierto: “el Gobierno confunde la publicidad con la compra de conciencias” y “el Presidente cree que uno lo critica porque es su enemigo”.
Desde los tiempos de la dictadura, nunca hubo tan mala calidad de libertad de expresión como ahora.
Porque avanza la estrategia de la política que asfixia medios e infunde temor en los periodistas y porque da la sensación de que se acerca el día en que tendremos que pedir permiso para criticar.
El autor es periodista y escritor.

1 comentario:

Fer dijo...

Esa es la realidad del País en el que todos supuestamente estamos mejor que nunca o como se dice aunque mal siempre bien según los del gobierno y eso de callar a los que deben reflejar la realidad de la sociedad y sus avances y deterioros en nuestra amada Bolivia