Páginas vistas en total

viernes, 12 de agosto de 2011

PROTESTAS EN CADENA. SE ACERCA EL FIN? lunes marcha indígena por el TIPNIS. lunes marcha Potosí por desatención. lunes El Alto convoca a paro con bloqueo. otros conflictos y gasolinazo. (La Protesta. LP)


El lunes 15 arranca la marcha indígena desde Trinidad en defensa del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), amenazado por una carretera que pretende construir, cortándolo en dos, el gobierno en acuerdo con Brasil y transnacionales.
El lunes 15 se realiza una marcha convocada por el COMCIPO en Potosí, ante la falta de satisfacción de sus demandas del gran paro de Potosí del año pasado.
El lunes 15 la FEJUVE de El Alto convoca a un paro con bloqueos por falta de recursos y atención a las necesidades alteñas. Es notable que, en el caso de El Alto, la convocatoria es realizada por una conducción de la FEJUVE que fue intervenida por el gobierno, expulsando con maniobras ilegales a su legítima presidenta electa por el Congreso, Fanny Nina. Sin embargo, esta conducción, de Rubén Paz, tiene que actuar ante la presión de la base popular vecinal de la FEJUVE que ya protagonizó 2 fuertes bloqueos en dos distritos en los últimos meses. Los vecinos alteños están hartos de reclamar las obras imprescindibles para su gran ciudad, entre ellos un hospital de Tercer Nivel, una Terminal de buses y gas domiciliario para todos. Han anunciado el “bloqueo de 1000 esquinas”.
La Federación Campesina de Santa Cruz, por su parte resolvió bloqueos en todo el Departamento, cercando a la ciudad de Santa Cruz, hasta que renuncie la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemesia Achacollo.
Los colonizadores de Yapacaní han cortado la carretera Cochabamba Santa Cruz, bloqueo que reanudaron pese a la fuerte represión policial que logró desbloquear el jueves 11.
Los trabajadores de la Federación de Ecobol han manifestado que iniciarán la lucha porque se anule los procesos a 3 de sus dirigentes, que tienen proceso penal por hacer huelgas, y contra el intento del gobierno de liquidar su sindicato y derecho a la sindicalización.
Estos son algunos de los conflictos más importantes, pero hay muchos otros que “florecen” en todo el territorio nacional.
El gobierno, como de costumbre cuando alguien lo cuestiona, denuncia una “conspiración derechista”.
La derecha, por supuesto, intenta aprovechar políticamente la conflictividad social. Pero el origen de estos conflictos no tiene nada que ver con la vieja derecha política, sino más bien con la política derechista del gobierno del MAS.
Todos los conflictos tienen un denominador común, la desatención a las necesidades de las mayorías populares. El gobierno del MAS gobierna en función de los intereses de las grandes transnacionales del saqueo, como San Cristóbal en la minería, Petrobrás, Repsol y otras en los hidrocarburos, de los terratenientes exportadores de soya y otros productos, de algunos campesinos ricos, principalmente sectores de cocaleros e incluso de sectores vinculados al narcotráfico.
Así sigue amenazando con otro gasolinazo, ha negado el aumento salarial y permite el alza incontenible del costo de los alimentos, los recursos se reparten en forma groseramente desigual y las comunidades periurbanas y campesinas ven postergadas una y otra vez sus necesidades. Está dispuesto incluso a destruir un Parque Nacional en función de los intereses a los que está asociado. Esto obedece a que el gobierno, al pactar con las transnacionales y terratenientes, está en contra de una salida de fondo de expropiar y expulsar a las transnacionales y liquidar los latifundios para entregar la tierra a los campesinos e indígenas para producir alimentos baratos para el pueblo.
Este es la fuente de los conflictos y no ninguna conspiración derechista. Lamentablemente, estos conflictos son hoy totalmente descoordinados y sin un norte política que los unifique, ante la abierta traición del gobierno del MAS al movimiento popular que lo llevó al poder. 
Es necesaria por un lado una alternativa política de los oprimidos, de los trabajadores y el pueblo, como lo han planteado importante dirigentes, entre ellos Jaime Solares y Carlos Rojas.
Y hoy la primera tarea urgente es apoyar y convocar a coordinar las diferentes luchas populares, campesinas e indígenas.
La dirección de la COB que en otros tiempos centralizó la lucha obrera, popular y campesina, hoy permanece ciega, sorda y muda ante esta ola de lucha social, mientras postergó por un año el Congreso de la central. ¿Acaso no son trabajadores, obreros, gremiales, campesinos, la mayoría de los que están reclamando en los barrios populares o en el campo? ¿Acaso no participa como importante protagonista la COD de Potosí en la lucha de su pueblo?
Reclamamos a la COB que convoque a un ampliado de emergencia, convocando también a todos los sectores en conflicto, para preparar un plan de lucha nacional por todos los reclamos populares. Esto tiene que ser reclamado con fuerza por las conducciones combativas, como la COD de Potosí, la COD de Oruro, las Federaciones de Maestros de La Paz, Cochabamba y Oruro. Mientras tanto, esas conducciones, tienen que jugar un rol apoyando las luchas populares. 

No hay comentarios: