Páginas vistas en total

miércoles, 27 de julio de 2011

Valentín Abecia de estirpe de escritores relata la breve historia nacional hasta el advenimiento del MAS. "macana juana.pistola lola" como decíamos de niño, dueño del cuoteo y del cuateo nos engañ´0 a todos

En el tiempo de las dictaduras militares que muchos de nosotros hemos sufrido, era natural que el mandamás de turno acaparara todo el poder posible, se bañara de poder, se regodeara todos los días y a toda hora de poder y más poder.
Pero de repente, como por arte de magia, con el advenimiento de la bendita democracia, a partir de 1982, como que las cosas fueron tomando un nuevo estilacho. De una u otra forma, los tres poderes del Estado fueron adquiriendo su propia fisonomía, diferenciándose, en esencia, unos de otros, en una especie de malabarísticos equilibrios, jamás del todo entendidos. Entonces llegaron los excesos, claro que sí, propios de los melancólicos trasnochados que soñaban con retrotraer el tiempo y las aguas. Se firmaron pactos y acuerdos como resultado de la misma gimnasia democrática, pero en todos los casos, se impuso, a la fuerza, el partido de turno, se armaron matrimonios satánicos con el sólo fin de ejercer el poder, se rompieron esquemas y se pisotearon conciencias. Se creó la figura de la “democracia pactada”, como la pócima sagrada que todo lo cura y todo lo puede. Se corrompió el espíritu de la separación de poderes, manipulando a las masas y tensionando a las fuerzas políticas.
Fue entonces que apareció el MAS como el salvador de una democracia desfalleciente, casi moribunda, la quinta esencia del nuevo amanecer, la respuesta al “empute” generalizado, el sanasana ideal para un proceso podrido. Así ganó el MAS todas las elecciones en las que ha terciado, como el salvador, el impoluto, el mas-mejor.
Macana Juana, pistola Lola. El MAS ha ido rompiendo, poco a poco, ese pacto angelical que lo blindaba contra las acechanzas del demonio, ahora quiere llenarse de poder, convertirse en omnipotente, perpetuarse for ever and ever, y para el efecto no se le ha ocurrido mejor camino que el que le enseñaron sus antecesores, el cuoteo y el cuateo, el avasallamiento de los tres poderes, la toma a mansalva del ministerio público, el copamiento de las fuerzas armadas, a decir verdad, sólo le falta la iglesia y una buena parte de los medios.
Lo que no sabe el MAS es que un oscuro anatema anda pidiendo cuentas: el que acapara acaparando, por acaparador termina llorando.

1 comentario:

Elisa Permignant dijo...

infundado articulo con amenazante final antidemocratico.

Si a los bolivianos no les gusta el gobierno votan otro y a otra cosa.

No mas ya con el cuento de la dictadura que llama invasores para que traigan la "democracia".

Quisiera saber cual fue la lucha democratica de este señor en las inmumerables dictaduras y narco-dictaduras que tuvo Bolivia.