Páginas vistas en total

domingo, 19 de abril de 2009

dejémonos de cuentos. dos soportes tiene el MAS. el primero son los talegazos de petro-dólares, segundo prebendalismo de los uniformados con plata!



Los oficiales, suboficiales y clases de las FFAA, se quejan, todavía en voz baja, de los abusos que sufre su institución y ellos en forma personal ya que existe un grupo de privilegiados que se están nutriendo con las prebendas con que Evo paga sus lealtades.
El pago de “bonos de lealtad” era una práctica recurrente durante las dictaduras del pasado. Los mandones de turno mientras reprimían a la población otorgaban generosos bonos a sus camaradas para evitar que alguno de ellos tuviera la ocurrencia de querer reemplazarlo en el cargo.
Esta práctica ha sido recuperada y “mejorada” con fondos venezolanos por Evo Morales, quien, compra la lealtad de los jefes militares ya sea con dinero en efectivo y con altos cargos después de que abandonan la función castrense. Basta y sobra con repasar quien es el presidente de la Aduana, el Cónsul de Bolivia en Chile o el director de Aeronaútica, para nombrar solo algunos casos.
A los oficiales medios se los compra con cursos particularmente en Venezuela u otros países (menos EEUU) o adquieren puestos de mando en pequeñas unidades en forma anticipada a lo que les correspondería de acuerdo al escalafón.
Este sistema discriminatorio afecta a la institucionalidad castrense pero las voces de protesta son acalladas de manera expeditiva. Se conoce de decenas de oficiales que han preferido pedir su baja ante el estado de cosas que impera en las Fuerzas Armadas.
El desaliento es aun mayor porque las dádivas no se reparten en forma democrática, sino que benefician a un grupo de mimados del poder, en tanto que al resto inclusive se les ha reducido el cupo de alimentos, la dotación de uniformes y material de trabajo.
A esto se agrega una serie de imposiciones políticas que van en contra de las tradiciones e historia de las Fuerzas Armadas. El Ministerio de Defensa ha cursado una instructiva para que en los cuarteles y en todos los actos militares se rinda honores a la whipala a la par de la tricolor boliviana. Como es natural, la instrucción ha generado resistencia en la oficialidad y hasta ahora el Alto mando no se ha atrevido a imponer su cumplimiento.
El gobierno, con la fachada del “Estado laico” ha prohibido también que los uniformados asistan a los actos religiosos como se acostumbraba. El resultado se vio en ocasión de los actos de Semana Santa, en los cuales militares y policías fueron los grandes ausentes y también en el Te Deum con motivo de un nuevo aniversario del departamento de Tarija.
Pero no se trata solo de prohibir la participación institucional de las FFAA y Policía en las festividades religiosas, sino que aquellos oficiales católicos son vistos con recelo y se los considera como un “resabio del colonialismo” que hay que extirpar.
Todo esto ha creado en las FFAA un clima de recelo donde todos desconfían de todos y donde hay que cuidarse muy bien de lo que se dice. De lo contrario no es de sorprender que en el momento menos pensado llegue un aviso de baja o de cambio de destino a un lugar que ni siquiera figura en el mapa. (Generales reciben estrellas doradas de EVO. foto de ABI. el apoyo es muy caro e inseguro. en cualquier momento se vuelcan si acaso no los chantejean)

No hay comentarios: