Páginas vistas en total

domingo, 1 de febrero de 2009

cuando Arguedas recibió de Barrientos un revólver reluciente como regalo, comprendió que era una invitación al suicidio...Arguedas huyó y se declaró..

perseguido por la CIA, todo a raíz de haber entregado el diario del Ché a Fidel Castro...ha pasado el tiempo y quién debería recibir un revólver es Santos Ramírez porque traicionó a su compinche el líder cocalero. de lo contrario el supercorrupto, arriesga ser sometido a la "justicia comunitaria" y por tanto ser matado por una turba al estilo de los victimarios de Achacachi...en todo caso se vive un drama, aunque el cuero duro de Santos da para largo....la verguenza es poca! (sigue un artículo de ZOE, del sitio de Ernesto Justiniano)

Por tres años, impune y hombre fuerte del MAS, habría seguido sino se produce el escandaloso asesinato del empresario O Connor.
Santos Ramírez, hábil y peligroso, en su carrera hacia el poder envolvió a Evo y se hizo “imprescindible” para el gobierno. No está acabado, sabe usar el poder y para desgracia del país podría, una vez más, salir bien parado. Si tiene que vender a su familia, amigos y socios, lo hará sin ningún titubeo, para salvarse a si mismo.
Para refrescar la memoria, hay que mencionar algunas acciones del “prontuario” de este quechua potosino que hace quedar muy mal a sus hermanos de raza, a cuyo origen étnico recurre cuando le conviene.
Narcotráfico, avales y visas
El 31 de julio de 2006, Freddy Terceros Cortez fue apresado en el Aeropuerto de El Alto con 3,4 kilogramos de cocaína. Este ex funcionario del Congreso tenía una “carta de recomendación” para realizar gestiones institucionales a nombre del Congreso boliviano ante organismos extranjeros. La misiva iba firmada por el entonces presidente del Senado, Santos Ramírez Valverde. Terceros goza de libertad.
Más “avales” y tráfico de influencias de don Santos
El primero de los escándalos protagonizado por el ahora ex presidente de YPFB se remonta a abril de 2006, tres meses después de haber sido elegido presidente de la Cámara de Senadores.
La denuncia surgió desde el municipio potosino de Tinguipaya, donde Ramírez se desempeñó como ‘asesor’. Se reveló que el senador masista era accionista de la empresa Viedsa, que fue contratada por el municipio cuando él ya había sido elegido legislador.
Pobladores del lugar arribaron a la sede de Gobierno para denunciar la “manipulación política” de este caso y pedían la destitución por tráfico de influencias.
Otro. Un recibo de mil dólares que presuntamente cobró Alejandro Rodríguez de Jorge Sánchez fue emitido para garantizar un puesto en el Instituto Nacional de Estadística (INE). La boleta de garantía estaba bajo el apellido de Ramírez.
Ahí se destapó por completo el escándalo de avales en el MAS, y precisamente Ramírez fue uno de los más comprometidos, él mismo dijo que se estaba usando su firma para “acomodar” gente. El asunto quedó en nada y paso al olvido.
Las visas
En agosto de 2006, Ramírez se vio envuelto en otro lío de corrupción. La Cancillería denunció haber descubierto la falsificación de documentos para visas chinas.
Don Santos admitió ante el fiscal Edward Mollinedo que había gestionado el trámite de visas para ocho ciudadanos chinos en 2006, pero aseguró que lo había hecho en el marco de la ley y por promoción cultural. La justicia lo convocó y nada pasó.
Se reclama quechua, humilde e izquierdista pero ama el dinero
Le encanta el lujo y las buenas comidas, al parecer no esta dispuesto a volver a su pasado de maestro rural por el magro salario de 100 dólares, cuando ahora en tres años ha logrado vivir en una casa de mas de un millón de dólares, pese a que en su declaración jurada de bienes y rentas declaró tener activos (propiedades y efectivo) por 154.000 bolivianos y un pasivo (deudas) de 256.000. Es decir, su patrimonio estaba antes en cifras rojas y ahora?
El “ascenso” de Ramírez comienza el año 2002 cuando obtuvo la diputación por el MAS y empezó a probar las mieles del poder que consolidó el 2005 al llegar su partido al gobierno nacional que lo catapultó en la presidencia del Senado.
Fiestas y regalos
Como presidente del Senado (2006), organizó su fiesta de cumpleaños en el Círculo de Oficiales del Ejército. Según cuentan sus amigos, fue una celebración con bar abierto y abundante comida. Asistieron la plana mayor del MAS, incluido el Presidente de la República.
Después se supo que funcionarios del Senado aportaron una ‘cuota’ para solventar el pago de la fiesta de cumpleaños, incluso se mencionó que una parte del festejo fue pagado con recursos de la cámara alta.
Sin embargo, su oficial mayor y ‘mano derecha’, Guillermo Aruquipa, hoy Superintendente de Hidrocarburos, dijo entonces que el agasajo fue pagado “con aportes de amigos y allegados” a la autoridad, es decir, los funcionarios que habían accedido a un cargo en la Cámara Alta en enero de 2006.
Santos y Evo
Santos Ramírez Valverde nació el 15 de agosto de 1962, en el departamento de Potosí. Es reconocido por los jerarcas del Movimiento Al Socialismo (MAS) como uno de los patriarcas de este partido, al cual ayudó a crecer aprovechando su condición de maestro rural y su influencia entre los campesinos.
En sus inicios, con su olfato y su efectiva labor en el campo, se acercó mucho al poderoso dirigente cocalero y líder del MAS. El vínculo con Evo fue consolidado en el gobierno y de manera personal cuando el Presidente apadrinó su boda con la diputada masista Jiovana Navía.
Y hasta aquí llegó
Estalla ahora el pago de coimas desde una empresa petrolera Catler-Uniservice a la presidencia de YPFB, por la adjudicación de las obras de Río Grande, un negocio de casi $us 90 millones y que costó la vida del ingeniero tarijeño Jorge O’connor D’arlach Taborga.
Esta vez, abrumado por las evidencias, el presidente Morales tuvo que destituir a Santos Ramírez de su cargo.
Una reflexión
La corrupción en el manejo de la empresa estatal del petróleo, que comenzó desde el momento en que el gobierno del MAS tomó el control y declaró el inicio del proceso de “cambio”, es tan evidente y el descaro de los corruptos tan grotesco que no le quedó otra al Presidente que alejar a su ahijado de la presidencia de YPFB.
Evo, como lo anticipara en Tarija el pasado viernes, estaba decidido a respaldar a Santos Ramírez, como antes lo hizo con el cuestionado ministro Quintana, pero por más que los estrategas políticos del gobierno intentaron ocultar los hechos y distraer la atención con otros temas, la podredumbre de los negociados es tan grande que el pus salta por todos lados.
Queda claro que metieron la uña en las adjudicaciones y contratos que, a nombre del proceso de nacionalización, se ejecutan en la estatal petrolera. En tres años de gobierno se cambiaron cinco presidentes de YPFB, cuatro de ellos salieron por denuncias de corrupción.
Lo peor es que el asunto trasciende a YPFB, al parecer se ha montado una red de corrupción que involucra al sector energético y va más allá. El crimen mafioso del que fue víctima el ingeniero O Connor, que también era parte de esta red de “empresarios” inescrupulosos, muestra que del negocio participan funcionarios de la Superintendencia de Hidrocarburos, del Ministerio y viceministerio del área. Los tentáculos son muy largos y si la sesgada viceministra de Transparencia, ahora se decide a hacer su trabajo, es posible que se llegue a esferas insospechadas del poder. Son centenas de millones de dólares que se juegan en el negocio de los hidrocarburos.
Los ciudadanos bolivianos tenemos el derecho de esperar una investigación imparcial, la recuperación de los recursos robados al Estado y el encarcelamiento de los responsables. Por ello no es posible confiar en el trabajo del gobierno, juez y parte; el Congreso nacional debe fiscalizar la investigación y los medios de comunicación mantenerse vigilantes para evitar otro “Quintanazo”.
Zoe.

No hay comentarios: