Páginas vistas en total

lunes, 8 de junio de 2009

varios diputados, ministros, el propio Presidente García alertaron sobre "el enemigo externo" algunos acusaron a Evo y seguidores por sangre vertida


El congresista aprista Luis Gonzales Posada pidió hoy investigar una presunta “conexión boliviana” en los actos de violencia desatados en Bagua durante el desalojo de la carretera Fernando Belaunde el viernes último, donde murieron al menos 35 personas, entre policías eindígenas.

El legislador oficialista sustentó su pedido en unacarta enviada por el presidente Evo Morales a los movimientos indígenas incitándolos, según su interpretación, a la rebelión, y en las últimas declaraciones de la ministra de Justicia boliviana, Celima Torrico, quien culpó al Gobierno del baño de sangre en la Amazonía peruana, lo que fue considerado como una nueva injerencia en asuntos internos.

“Primero hay que estudiar la conexión boliviana en estos sangrientos sucesos porque existen una serie de elementos que permiten determinar la intervención de Bolivia para azuzar a la población (del Perú)”, dijo Gonzales Posada en declaraciones que cita la agencia Andina.

El documento al que se refiere el legislador fue entregado durante una cumbre realizada el 29 de mayo último, en Puno, evento en el que estuvo el ahora prófugo líder nativo Alberto Pizango, sobre quien pesa una orden de captura por los delitos de sedición y conspiración, y cuyo paradero se desconoce. Se especula que estaría en territorio boliviano.

En ese sentido, dijo que ha llegado el momento en que la Cancillería peruana tenga una actitud mucho más firme frente a este tema, “que evidentemente está conectado con los hechos violentos ocurridos en las últimas horas”,

“El señor Evo Morales que no se lave las manos como Pilatos, porque él está empujando a sus ministros a lanzar acusaciones contra el gobierno, por eso insisto que ha llegado el momento que la cancillería asuma una actitud más drástica”, añadió.

Al respecto, el senador boliviano Luis Vásquez Villanor, quien está de visita en Lima, lamentó que otros países intervengan en los asuntos del Perú. Desde el Congreso peruana afirmó que en Bolivia hay visiones distintas de las que expresa el presidente Evo Morales.

De otro lado, Gonzales Posada indicó que si se comprueba que congresistas del nacionalismo protegieron a Pizango y lo ayudaron a escapar, ello configuraría un delito de corte penal. “Estarían sujetos al Código Penal y a la Comisión de Etica”, dijo.

INVESTIGACIÓN. De otro lado, el jefe de la Policía Víctor Hugo Escóbar anunció que se indagará si Pizango, sindicado por el Ejecutivo peruano como el principal responsable del baño de sangre en Bagua, ingresó a Bolivia.

“Vamos a pedir a través de un fax-memorando a todas las fronteras, especialmente por (el puesto boliviano de) Kasani (fronterizo con Perú), para saber si (Pizango) ha entrado (a Bolivia)”, declaró el jefe de la policial en La Paz, según la agencia AFP.

En Lima, el director de la Policía Nacional, José Sánchez Farfán, sostuvo que por el momento la orden de captura contra Pizango es nacional, pero se harán las coordinaciones para que sea de alcance internacional, vía Interpol.

No hay comentarios: