Páginas vistas en total

lunes, 20 de diciembre de 2010

Hernán Maldonado desdeEEUU nos recuerda que "La petrodictadura ya está instalada" en Venezuela. Bolivia c/Evo sigue sus pasos hacia la "cocadictadura"

Creo que Moisés Naim fue quien acuñó el término petrodictadura para describir al Gobierno de Hugo Chávez. Lo he usado desde hace un par de años, pese a las críticas de personas, inclusive contrarias al teniente coronel, que me recordaban que en Venezuela aún había resquicios de libertad desde donde expresarse.

Chávez hace tiempo se apoderó de los Poderes Judicial, Electoral, de la Asamblea Nacional (AN), la Contraloría, la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo y las Fuerzas Armadas. Por si fuera poco, ahora logró que en su último día de sesiones ordinarias la AN le otorgue poderes extraordinarios para gobernar mediante decretos-leyes por 12 meses.

La grosería no puede ser más elocuente. El petrodictador virtualmente convierte en un cascarón vacío la nueva AN que debe entrar en funciones el 5 de enero, en la que por primera vez en 5 años fueron elegidos 69 diputados opositores.

Justificó la nueva Ley Habilitante, la cuarta en sus 11 años de gobierno, en la necesidad de conseguir recursos para aliviar la situación de decenas de miles de damnificados por las lluvias y para reparar la infraestructura vial.

¿Y dónde están los $1.000.000.000.000 (12 ceros) que recibió Chávez en estos 11 años como resultados del alza de los precios del petróleo que pasaron de $12 en 1999 a $127 por barril el 2008? Los despilfarró en dádivas, programas asistencialistas, prebendalistas (que le reportan aún un enorme caudal electoral) y en la colosal corrupción.

La agonizante AN (que se declaró en Asamblea Extraordinaria) también aprobará una cadena de leyes inconstitucionales como la de prohibir que los futuros legisladores renuncien a los partidos por los cuales fueron elegidos. Una ley que crea un Poder Comunal para restarle capacidad de acción a los gobernadores y alcaldes opositores.

Lo más grave es la reforma a la Ley Resorte y de Telecomunicaciones dirigida al cierre técnico de Globovisión el último canal de TV de abierta crítica a la petrodictadura. “Este es un hecho muy grave”, dijo la Relatora para la Libertad de Expresión de la OEA, Catalina Botero. Se apunta también a controlar Internet, como en Cuba y en China.

El diario oficialista Últimas Noticias hace cuatro días reveló que en la intención de voto para las elecciones de 2012, Chávez cuenta con un 23% de preferencias, muy por debajo del 40% mínimo al que estaba acostumbrado hasta hace algunos años. Esta cifra parece que encendió las alarmas del sátrapa, decidido a gobernar hasta el 2030, según alardea.

Chávez proclama que las lluvias son el justificativo para la Ley Habilitante. Por ahora ha obligado a todos los hoteles a albergar a los damnificados y expropió 43 haciendas productivas al oeste de Venezuela. En Colombia hay 2 millones de damnificados, pero ni un hotel ha sido confiscado y ni se han expropiado haciendas.

El militarote caribeño oficializa su petrodictadura. Los estudiantes han vuelto a salir a las calles en defensa de sus universidades (también está en marcha una ley que modificaría sustancialmente la esencia de la autonomía). Puede pasar cualquier cosa de hoy en adelante. Por lo pronto los venezolanos reciben de Chávez, más que por las lluvias, una amarga Navidad.

No hay comentarios: