Páginas vistas en total

domingo, 2 de enero de 2011

Arce Catacora sigue en su cargo, los militares no harán pan, la Aduana no controlará el combustible, que Evo tiene el poder prestado. todo igual.CV

Es un chiste conocido. dice más o menos así: El abogado trataba de convencer al jurado de que su cliente, de 79 años, no podía haber embarazado a la joven de 25; para eso, tocando las partes pudendas de su defendido miraba a los juzgadores y les preguntaba si creían que "con eso", un viejo de esa edad podría hacer algo?... el viejo pidió al abogado, en voz muy baja, que no siga "tocando eso" o perdían el caso.

Lo mismo pasa con el Presidente Morales, que hasta el 31 de diciembre del 2010, en la mañana no sabía cómo argumentar las razones de su gasolinazo y acudía a la acusación de que quienes protestaban contra la irracional medida estaban defendiendo las medidas del "dictador Hugo Banzer y el neoliberalismo". Luego, antes de las 11 de la noche, del mismo día y del mismo año 2010, que quede claro, dijo, textualmente lo que sigue: "Hemos decidido, en esta conducta de mandar obedeciendo al pueblo"; "todas las medidas quedan sin efecto, no existe ninguna justificación ahora para subir los pasajes ni aumentar el precio de los alimentos ni la especulación. Todo vuelve a la situación anterior"; es decir, ¿sigue la política de Banzer?

Seguramente por primera vez en estos 5 años, Evo Morales entendió que él es el comodín de los "movimientos sociales" y que, este país es cada vez más ingobernable y que él tiene el "poder prestado" y que no hay salida posible a la crisis porque, por un lado, ni los movimientos sociales quieren y por el otro, ni los ministros y el Vicepresidente García Linera tienen idea de cómo hacer las cosas bien, porque si supieran, los carburantes hubieran aumentado de precio porcentualmente desde hace al menos 3 años sin causar trauma ni empoderar aún más a quienes no tienen la responsabilidad de atender a 10 millones de bolivianos. Ese es el "quid" de este asunto, el Presidente Morales tiene obligaciones con todos, no sólo con los 500.000 a los que los 4 primeros años de su gobierno movió de un lado a otro y que son los que, desde hace años, administran la crisis y la ingobernabilidad en el país.

No se trata, por tanto, de una "retoma de conciencia presidencial" o de un deseo de no apartarse del pueblo; el discurso es una excusa que deja una realidad al descubierto: ni siquiera Evo Morales puede con ellos, es decir con los 500.000 a los que el Presidente teme y para los que gobierna. Ahora, exactamente como lo plantea el Presidente, "todo vuelve a la situación anterior", es decir, la plata de la exportación de gas seguirá financiando la importación de combustibles y el contrabando los va a seguir sacando para afuera, ahora hasta casi se pudiera decir que. con licencia popular.

Quedan en la mesa del debate o del análisis, algunos hechos más que preocupantes: el aumento "excepcional" a policías y militares, es decir, a los brazos y piernas de la represión, mostró que el Presidente estaba dispuesto a reprimir manifestaciones "ajenas", es decir que vinieran de fuera de los "movimientos sociales"; como salieron "de adentro" la cosa se tuvo que revertir (una dirigenta campesina habló de la repartija de 1 millón de dólares días antes del gasolinazo para calmarlos luego de la medida, eso está en la prensa). Por su parte, "los de afuera" brillaron por su ausencia o se sumaron al coro de los que, sin proponer alternativas, exigieron la abrogatoria del decreto. "Los de afuera", es decir los políticos de la oposición le dan un respiro grande al Presidente porque sabe que estos no existen, es decir que no pesan ni gravitan por lo tanto, su única preocupación (la de Morales) van a ser los "movimientos sociales" y si los contenta a ellos, lo demás va en función de sus intereses totalitarios.

Queda claro que la abrogación del decreto atrasa, pero de ninguna manera trunca los planes del entorno presidencial; ya encontrarán otra manera de acumular el dinero necesario para hacerlo; por lo pronto, está el tema de los ingresos departamentales; lo que van a hacer, será quitarles a los departamentos el IDH de manera definitiva; sigo asegurando que hasta fines de enero, el IDH saldrá de los fondos Departamentales y engrosará las arcas del Estado y con eso, habida cuenta de que ya no contarán con lo calculado en el gasolinazo (cerca de 1400 MMU$D año) van a tener al menos 600 millones de dólares para gastar a su antojo político pensando en la reelección y que se pavimentará de dólares de "libre disponibilidad".

Pasó (pasó?) el mal rato para el gobierno pero, es claro que ya mostró cuáles son sus intenciones, acumular dinero rápidamente, si no, bien pudieron haber aumentado gradualmente los carburantes, porque, es claro que el país está quedando cada vez con menos dinero y que el populismo absolutista no vive sin dinero y que Chávez ya no tiene plata como para regalar o mantener las cuentas de Morales que hasta ahora ya envió al menos 80 tm de arroz de primera a Venezuela, es decir, se pagan favores desfavoreciendo a los bolivianos que hacen colas en las agencias de EMAPA.

Todo vuelve a la situación anterior, es decir, Arce Catacora que aparentemente fue el "genio de la medida" queda en su cargo, los militares ya no van a hacer pan, la Aduana no va a controlar las fronteras para evitar la salida de combustibles, los brasileños pueden volver a Puerto a comprar Diesel barato. todo vuelve a la situación anterior, los agropecuarios en crisis, sometidos, asustados y sin capacidad de reacción y sin posibilidad de reactivación.

Todo vuelve a la situación anterior, menos Evo Morales que ya sabe y comprobó que él es sólo el "comodín" de los "movimientos sociales" y no el que manda en el país; todo vuelve a la situación anterior, la oposición sin ser opción
y la sensación de que el Presidente cada vez hace menos, que el gobierno es cada vez menos gobierno y que la crisis va a ser cada vez más crisis. el país no tiene salida. Es decir. todo vuelve a la situación anterior.

carval@carlosvalverde.com

No hay comentarios: