Páginas vistas en total

jueves, 28 de agosto de 2008

centa reck coincide con nuestro planteo se trata de un encaminamiento hacia

la neodictadura masista
¿Otro intento de diálogo? Esta vez bajo amenaza de parte del presidente Morales, quien ha dicho abiertamente que si no prospera, procederá a dictar el decreto para llevar a referéndum su proyecto de constitución manchado con sangre de bolivianos y aprobado de manera ilegal.
Por supuesto que estas son las peores condiciones para encarar el diálogo que tiene como condición que se vuelva a plantear bajo las reglas y la agenda del Ejecutivo.
El país se cae a pedazos, escasea el gas, hay largas colas para comprar gasolina o diesel si es que el ciudadano está con suerte de llegar al final de la cola y conseguir el combustible, los precios de los alimentos ya han pasado la barrera de las nubes, la prensa es frecuentemente atacada y los periodistas reprimidos con violencia cuando cumplen con su labor de informar, la recientemente electa prefecta de chuquisaca Sabina Cuella, ha sido condenada por las milicias masistas que por órdenes superiores se han dado a la tarea de hacerle un cerco tratando de sacarla del cargo, todo porque es una ex militante masista que ahora lucha por la vigencia de la democracia ya que ha vivido en carne propia la violencia que se desató en su ciudad cuando le vetaron el derecho de plantear una demanda al centralismo.
Así las cosas, por supuesto que el diálogo no va a avanzar, nunca tuvo atisbos de prosperar, puesto que en ningún momento fue una propuesta sincera de parte del gobierno, menos ahora que Evo está obstinado en sacar de la caja de Pandora su paquetazo de decretos, entre los que está el llamado a referéndum por constitución, su reelección por dos periodos consecutivos más, el remate de las autonomías departamentales, entre otras chauchas y berenjenas que forman parte de los bienes de consumo inmediato del mercado neodictatorial que se está imponiendo en Bolivia.
Evo Morales está lavándose la manos como Pilatos, antes de cometer el homicidio colectivo al que está condenando al pueblo de Bolivia. El llamado a diálogo le sirve para lavarse las manos una vez, a sabiendas que ha entrado en el periodo de descuento y que su gobierno ya ha elegido las víctimas, las armas, los asesinos y las estrategias tramposas a las que nos someterá de aquí en adelante.
En el capítulo final de la tragedia, Pilatos intenta hacerse el inocente: "Vamos a esperar la voluntad de los prefectos y, si no, así como están pidiendo los sectores sociales, voy a plantear que por decreto supremo se apruebe la nueva Constitución" dijo el Mandatario, sabiendo que no existe ninguna posibilidad de acercamiento, puesto que nunca ha existido una oferta coherente de conciliación, ya que su planteo no tiene salida porque plantea: o se entregan o los agarro por imposición o el uso de la fuerza.
Por supuesto que todo está preparado y que ahora que probó que su padrón electoral está hecho a medida del fraude que necesita, se animará a todos los referéndums que necesita para dar fin con la democracia e implantar la dictadura que ronda por su afiebrada mente.

No hay comentarios: