Páginas vistas en total

viernes, 29 de agosto de 2008

luego de ordenar lo ilegal evo se marchó en prolongado viaje que durará más de una semana a Libia e Irán

Tras una jornada que concentró la atención del país en una cumbre oficialista que duró más de 10 horas, el gobierno del presidente Evo Morales fijó el domingo 7 de diciembre como fecha para la realización de los referendos de aprobación del nuevo texto constitucional.
Las consultas, que se realizarán conjuntamente tres elecciones (la de prefectos de La Paz y Cochabamba, subprefectos y consejeros departamentales) fueron convocadas mediante el decreto supremo 29691, que además reglamenta los procedimientos y afectos de estos comicios.
Un Palacio de Gobierno repleto de autoridades del Ejecutivo, parlamentarios, asambleístas, dirigentes de sectores sociales y los principales jefes de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, fue el escenario en que el Ejecutivo hizo conocer esta determinación, tras la maratónica cumbre que se realizó en la zona de Huajchilla, al sur de La Paz.
De acuerdo al decreto, el 7 de diciembre los bolivianos acudirán a las urnas para participar en las dos consultas sobre el texto constitucional: la dirimitoria, donde decidirán sobre la extensión del latifundio, y la ratificatoria, que será en la que den luz verde o rechacen el proyecto de Constitución aprobado en Oruro el 9 de diciembre del 2007.
El Decreto 29691 fija la fecha de las consultas constitucionales en base a las leyes 3836 y 3837, de 29 de febrero del 2008. La primera determina que ambas consultas se realizarán de forma simultánea y la segunda fija como fecha del referéndum el domingo 4 de mayo de este año.
La consulta no se llevó a cabo en esa fecha por decisión de la Corte Nacional Electoral (CNE), que, según señala el decreto aprobado ayer, “se excedió en sus atribuciones e interpretó la ley”, por lo que ahora se fijó una nueva fecha en base a esas mismas leyes.
“Esto se constituye en una base jurídico-constitucional suficiente”, aseguró el ministro de Defensa, Walker San Miguel, tras explicar que la consulta se encuentra además respaldada por la Ley 3364 de Convocatoria a la Asamblea Constituyente y el Pacto de San José, que determina que “ningún organismo constituido puede evitar que el soberano se exprese”.
San Miguel garantizó a Morales que el equipo que trabajó en el decreto garantiza su blindaje legal.
Además, destacó como el principal respaldo a la medida el apoyo ciudadano expresado al Gobierno en el referéndum revocatorio de mandato del 10 de agosto, en el que el 67,41% de los electores (2.103.872) votaron a favor de Morales, según el resultado oficial que ayer avaló la CPE.
“El irreversible hecho político del referéndum revocatorio de mandato popular viene a ratificar, una vez más, que más de dos tercios de la población están de acuerdo con el proceso de cambio que conduce el presidente Morales”, subrayó San Miguel.
El Jefe de Estado señaló que la aprobación del Decreto 29691 se constituye en un hecho histórico, ya que será la primera vez en la historia de Bolivia en la que la población decidirá sobre el contenido de la Constitución.
“Ahora el voto del pueblo no sólo sirve para elegir autoridades, ahora sirve para decidir políticas. Ahora tenemos el desafío de refundar Bolivia con el voto del pueblo boliviano. Hablamos de transformaciones profundas en democracia”, enfatizó.
El discurso de Morales transcurrió en medio de aplausos, que contrastaron con el nerviosismo que los oficialistas habían expresado durante su reunión en Huajchilla, donde evitaron a los periodistas para evitar que se filtre información sobre las decisiones que luego se anunciaron.
De acuerdo al Decreto 29691, los referendos constitucionales y las tres elecciones fijadas para el 7 de diciembre serán administrados por el organismo electoral, para lo cual se dispuso que el Ministerio de Hacienda asigne un presupuesto “con recursos nacionales y departamentales”.
Los referendos como las elecciones se realizarán nueve días antes de que concluya el período de mandato del vicepresidente de la CNE, Jerónimo Pinheiro, con lo que este órgano se quedará con sólo dos de cinco vocales.
Tras el acto, Morales se ausentó del país para cumplir una agenda de siete días en Libia e Irán, mientras en las cinco regiones de la llamada media luna comenzaron a preparar la resistencia.

No hay comentarios: