Páginas vistas en total

miércoles, 6 de mayo de 2009

se están depurando las mentiras en el proceso contra Rózsa. la verdad saldrá a flote con todo su brillo. lo evidente es un crimen triple inexplicable.

La Razón
LEGALIDAD • El fiscal Marcelo Sosa afirma que está en la obligación de investigar cualquier sindicación y que los ciudadanos mencionados deben asumir su defensa oportunamente.

El Ministerio Público admitió ayer que sólo tiene “indicios” sobre la vinculación de líderes políticos, cívicos y empresariales cruceños con el supuesto grupo irregular liderado por Eduardo Rózsa, quien fue muerto, junto a otras dos personas, en un operativo ejecutado el 16 de abril.
Una fuente vinculada a la investigación coincidió en que, hasta el momento, sólo se tienen “indicios”, por lo que expresó su sorpresa frente a la decisión del fiscal Marcelo Sosa de hacer públicas las declaraciones de los tres testigos en el caso y, con ello, las supuestas implicaciones de líderes cruceños.
Sosa defendió su accionar explicando que, cuando una persona es mencionada en una indagación, como sucedió con varios líderes cruceños, debe ser convocada a declarar ante el Ministerio Público, como parte de un procedimiento normal.
“Yo tomo solamente indicios; tengo la obligación de investigar. Si a usted le sindican a una persona, ¿qué tengo que hacer? Citarla para ver que esclarezca el tema y someterla a careo”, justificó ante consultas sobre si, además de las declaraciones testificales, existen otras pruebas contra los nuevos vinculados.
A partir de las declaraciones de Ignacio Villa Vargas, identificado como El Viejo y el supuesto “soplón” del grupo de Rózsa, y de los proveedores de armas a este movimiento, Juan Carlos Gueder y Alcides Mendoza, se relacionó al prefecto Rubén Costas, al ex cívico Branko Marinkovic, y a los líderes de los agroindustriales Mauricio Roca y de los ganaderos Guido Nayar, entre otras personas, con este grupo.
Fuentes de las investigaciones calificaron como “un error” la difusión de las declaraciones de Gueder, Mendoza y Villa, toda vez que éstas debían ser cotejadas con otros indicios y declaraciones hasta llegar a tener pruebas concretas.
Es más, aseguraron que no conocían de la conferencia que iba a dar Sosa la noche del lunes y, menos, su contenido.
Otra fuente explicó que la acusación principal de la Fiscalía hasta el momento está centrada en terrorismo, sobre la base del artículo 133 del Código Penal.
El artículo señala: “El que formare parte, actuare al servicio o colaborare con una organización armada destinada a cometer delitos contra la seguridad común, la libertad de locomoción o la propiedad, con la finalidad de subvertir el orden constitucional o mantener en estado de zozobra, alarma o pánico colectivo a la población o a un sector de ella, será sancionado con presidio de 15 a 20 años, sin perjuicio de la pena que le corresponda si se cometieran tales delitos”.
Como pruebas, la fuente recuerda que existe un arsenal de armas encontrado en Cotas, además de municiones, explosivo C-4, planos, agendas, documentos falsificados y computadoras.
También están “los nombres que mencionan los testigos; son meros indicios y no son pruebas, pero en algún momento deben presentarse a aclarar su situación y por qué fueron mencionados”, explicó la fuente.
El Ministerio Público declaró bajo reserva la pesquisa dada la situación delicada y compleja del proceso; sin embargo, Sosa levantó esta condición momentáneamente cuando presentó una grabación en la que, según sus declaraciones, Rózsa, Arpad Magyarosi y Michael Dwyer hablaban de un magnicidio. Esto ocurrió el 4 de abril.
Sosa indicó ayer que la reserva fue levantada una vez pasada la audiencia cautelar de Gueder y Mendoza, realizada el sábado. Esto, añadió, dio paso a que el lunes revelara las declaraciones de estos acusados, además de Villa.
La autoridad deslindó cualquier responsabilidad respecto a alguna “equivocación” de los testigos sobre los nombres de las personas que tendrían vinculaciones con el grupo de Rózsa.
Refirió que tiene la obligación “precisamente de convocar a una (persona) que sea (mencionada) en relación a este hecho; ahora, si esas personas hubieran dado ese dato equivocado en su declaración, esas personas que se vean afectadas podrían actuar contra esas personas”.
Justamente el Ministerio Público convocó a declarar a varias personas mencionadas por los testigos, entre ellas el ex general de las FFAA Lucio Áñez.
Interrogantes sin respuesta del caso
Desde el operativo policial del 16 de abril se multiplicaron las preguntas en torno al caso Rózsa investigado por la Fiscalía.
Objetivo • Si el prefecto Rubén Costas formaba parte del grupo como financiador, ¿por qué luego se planea atentar contra su vida?
Acceso • ¿Carlos Gueder, Alcides Mendoza e Ignacio Villa eran piezas clave en el grupo para conocer todos sus niveles?
Clave • Si la Policía sabía que Rózsa era el líder, ¿por qué no lo mantiene vivo, más aún si actuó un grupo policial de élite?
Detención • ¿Por qué no se detiene a Rózsa cuando llegó al hotel Las Américas horas antes del atentado a la casa del Cardenal o inmediatamente después?
Terroristas • ¿Por qué los supuestos terroristas aceptan ser fotografiados, luciendo sus armas, si planean hechos ilegales?
Autorización • ¿Quién dio la orden a la Policía para que intervenga en el hotel Las Américas, la madrugada del 16 de abril?
Respaldo • ¿Quiénes son las cinco personas que hicieron posible que Eduardo Rózsa llegue al país para sus operaciones ilegales?
Organización • ¿Quiénes y cómo financiaron la estadía de Rózsa en Santa Cruz? ¿En qué consistió el plan de defensa al que hace alusión el miliciano?
Fiscal cita a líderes cruceños tras acusarlos públicamente
PROCESO • Marcelo Sosa informó que de no presentarse las personas involucradas, él hará cumplir la ley. Lucio Áñez declararía este viernes.

No hay comentarios: