Páginas vistas en total

lunes, 15 de septiembre de 2008

la crónica de el deber es lo más completo e imparcial sobre los sucesos de cobija. pedimos su atenta lectura

El Gobierno anuncia que hay más de 30 muertos producto de los enfrentamientos de Cobija, pero no entrega una lista de fallecidos. Según el ministro de Salud, Ramiro Tapia, sólo han logrado obtener los nombres de 14 fallecidos, pese a que el hospital de Cobija ya ha recibido 18 cadáveres de los enfrentamientos, tres más fueron rescatados la tarde del sábado y otros dos ayer. Estos cinco últimos no pasaron por el forense de Cobija y se desconoce si fueron trasladados hasta La Paz, ya que los depositaron directamente en féretros.
Ayer se produjo una manifestación en las puertas de Palacio de Gobierno. Medio centenar de familiares de jóvenes que cursan estudios en las normales de Filadelfia y Puerto Rico intentaron ingresar en la casa de Gobierno, exigiendo el retorno de sus familiares.Entre ellos se encontraban los padres de los tres estudiantes que fallecieron en Porvenir. Se trataba de los padres de Wilson Castillo Quispe (22), Alfonso Cruz Quispe (20) y Jhonny Cori Sarsuri (25), que exigían que le entreguen los cuerpos de sus hijos. Eso se cumplió recién la noche de ayer, cuando llegaron los cadávares de los tres estudiantes acompañados de otros 50 jóvenes.
Las familias se quejaban de que el Gobierno los había llevado a la región para formar maestros en el norte del país, no para matar a nadie ni hacerse matar.Tapia informó, además, de que aún existen 50 personas desaparecidas en la zona de Porvenir, pese a que las organizaciones sociales de Pando tienen una lista de 106. Por su parte, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, acusó al prefecto Fernández de haber cultivado vínculos con el narcotráfico y que son sus sicarios los que están diezmando a la población pandina. Fernández rechazó la acusación y dijo que Quintana era el culpable de la ‘masacre’.
Cronología de un baño de sangre
- 11 de septiembre. Entre las 4:00 y las 14:00, se producen enfrentamientos entre simpatizantes del Gobierno y afines al prefecto Leopoldo Fernández. Ese día se dio a conocer una lista de 8 muertos y más de 40 heridos, pero se temía que los fallecidos superen los 20, ya que un grupo de masistas fue acribillado cuando cruzaba el río Tahuamanu.- 12 de septiembre. El Gobierno dicta estado de sitio en el departamento de Pando. Era la primera vez que se usaba la extrema medida desde la ‘Guerra del Agua’ en Cochabamba, en 2000. Para garantizar su cumplimiento, un avión Hércules de las FFAA aterrizó en el aeropuerto Aníbal Arab y retomó a balazos las instalaciones. Mató a un pastor evangélico e hirió a ocho personas. Respondieron los civiles y mataron a un soldado de 17 años e hirieron a otro en el brazo.- 13 de septiembre. Se mantiene la tensión en Cobija. Los aviones militares continúan llegando repletos de soldados. La cifra de caídos supera oficialmente los 20 y la de heridos se acerca al centenar.- 14 de septiembre. Los militares ocuparon la ciudad a las 2:00, pero luego se replegaron al aeropuerto, para concentrarse en las zonas rurales cercanas a Filadelfia. Tras tres días de estado de sitio, la ciudadanía sigue sin acatar la extrema medida y convocó una marcha por la paz, pese a que estaba prohibido.
Entrevista
“Tengo tranquila mi conciencia”Leopoldo Fernández / Prefecto de PandoLa primera autoridad de Pando asegura que se someterá a cualquier investigación. Pide una comisión del Congreso y de representantes de organismos internacionales. Acusa al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, de haber armado el enfrentamiento y que ahora lo quiere culpar–¿Cuál es la situación en su departamento? - Los militares están en el aeropuerto, en la ciudad hay tranquilidad, pero con una cierta tensión. El Ejército no ha hecho el trabajo que se la ha encomendado. Están con otros objetivos. Antes de hacer cumplir el decreto, quieren llevar adelante un proceso de investigación para inculparme y tomarme preso. Yo no me voy a mover de Cobija. Estoy acá, esperando que pasen las cosas. – El Gobierno lo acusa a usted de provocar una masacre. -El verdadero responsable es Juan Ramón Quintana, él es el carnicero de Porvenir. El 1 de septiembre estuvo en Riberalta, en Madre de Dios y Puerto Rico organizándolo todo, comandando este operativo. Me pregunto, ¿por qué el ministro de la Presidencia está acá, comandando un operativo militar, cuando debería ser el ministro de Defensa el que esté a la cabeza? Yo estoy abierto a cualquier investigación. –¿Quiénes deben investigar? - Debería venir una comisión del Congreso, con instancias internacionales, porque ahora sólo está acá el Gobierno e incluso hubo censura a la prensa. Ellos lo están manejando todo para hacerme parecer como culpable.–
También lo acusan de haber contratado a sicarios... - Eso es una canallada del Gobierno que no tiene nada que ver con la verdad. Tiene que haber un proceso de investigación. No hubo masacre, sino un enfrentamiento. Lo vieron más de 50 policías. Que siga un proceso de investigación. Estaba presente el comandante de la Policía. No hubo tal masacre.– El Vicepresidente lo ha excluido del diálogo, ¿qué opina? - Es una decisión que han tomado ellos, pero vamos a ver el resultado de la investigación. Cuando termine, ellos no serán interlocutores válidos de nada.–¿Sigue en Pando? - Estoy todo el día por la ciudad, estuve trabajando, voy a mi casa, salgo de nuevo. Tengo tranquila mi conciencia. Si tuviera algo que esconder, ya me hubiera ido cuanto ha.

No hay comentarios: