Páginas vistas en total

lunes, 1 de septiembre de 2008

centa reck está hoy pesimista y con razón habla del "podemasismo"

Los que triunfan al fracasar
A partir del momento en que el Gobierno impuso que se lleve a aprobación el texto constitucional salido de Oruro con violencia y al margen de la ley, se dejaron escuchar nuevamente los ecos de esa extraña asociación a la que algunos han llamado el PodeMasimo, pero que como no está conformada sólo por personas de la agrupación Podemos y miembros del Masismo podría también llamarse de muchas maneras, razón por la que me atrevo a denominarla: la estrategia de los que hacen fracasar a los que triunfan, situación que en el campo de la política es mucho más compleja que lo que de esto podría decirse ateniéndose sólo al aspecto psicosociológico, porque en el terreno del utilitarismo que muchas veces rodea a la política, esta ecuación se transforma fácilmente en la de los que triunfan al fracasar y hacen fracasar a los que triunfan, con lo que es dable decir que en el mundo de los intereses que se juegan en el mercado político, se puede también triunfar fracasando.
El pensamiento que en el actual régimen ha acuñado la alianza PodeMasista, que intenta darle entrada a la mal llamada Revolución en Democracia, es en realidad la emergencia de una clase gobernante-opositora amoral, sin principios y acomodaticia; aquella que busca el “justo medio” o más precisamente el juego de cintura, sabiendo que esta forma de patalear les resulta útil a fines de chapulear en río revuelto, sobre todo para los que no quieren salir ni que salgamos de ese río porque están esperando pescar algún buen bocado en medio de la confusión reinante.
Dada esta aclaración, debemos tratar de entender por qué esta alianza PodeMasista o de los que triunfan al fracasar está tan interesada en seguir internándonos en las profundidades del río Masista.
Cuatro departamentos ya habían triunfado con las autonomías y en ese preciso momento la nueva estirpe de políticos, se encargó de que estos fracasen al triunfar, a cuenta de que ellos triunfen con este fracaso.
El complot del PodeMasismo no sólo permitió el referéndum revocatorio sino que también lo alentó y tomó todos los recaudos para cooptar a los operadores y proveer a los actores de esta felonía de las estrategias necesarias a fin de que sea implementado sí o sí.
El trabajo no fue complicado porque se apeló a tácticas simples a través de las cuales se encarriló a los ciudadanos hacia los objetivos perversos, señalándoles por supuestos que iban camino a su salvación cuando en realidad se los llevaba al matadero.
El plan comenzó con un pacto entre supuestos opuestos, que pusieron sus intereses en primer término y dejaron de lado las ideologías, las leyes, la política, los principios, etc. El plan tuvo gestores, operadores y destinatarios. Los gestores fueron los que sacarán los réditos que son generalmente de naturaleza económica y de poder, y los operadores y voceros que también sacaron réditos, fueron munidos de un argumentario que tenían que repetir incansablemente en los medios de comunicación y en cuanta oportunidad tuvieran para hacerlo.
En el caso del Revocatorio, los operadores argumentaban que este era ilegal e inconstitucional pero que había que aceptar el reto porque había que derrocar a Evo Morales, porque si no se acudía a las urnas iba a ocurrir lo mismo que en Venezuela, porque si no se iba al revocatorio Evo iba a convocar a un referéndum por constitución, y toda la sarta de mentiras que nos han llevado precisamente al desastre en el que hoy por hoy nos encontramos y por el que nadie responde, porque resulta que no hay tiempo para hacerle frente a tamaño fraude ya que inmediatamente nos asestan un segundo golpe, un puñete en el estómago del pueblo, dejándonos tambaleantes ante la cruda realidad de que se aprobó lo que supuestamente se iba a evitar: el referéndum por constitución acompañado de un combo que está hecho para terminar de despedazar los departamentos y para abrir las puertas a la invasión cultural y al avasallamiento de nuestro territorio.
El anuncio del referéndum combo por constitución y otros asuntos, nos trae otra vez los mismos elementos cursis de justificación, a saber que ya que está decretado y que el gobierno no retrocederá que debemos ir a votar No, que es la gran oportunidad de derrocar a Evo Morales, y que la pirámide del fraude del padrón electoral no será un óbice para que derroquemos a Evo Morales, que debemos responder con la democracia, a pesar que todo haya sido hecho fuera de la democracia, sodomizando a la democracia, que todos van a querer ir puesto que el combito trae un chenko de elección de Subprefectos y de consejeros departamentales, sin reparar que esta elección en la actual circunstancia está planteada para romper toda coherencia departamental y comenzar el split masivo, la esquizofrenia que necesita generar el poder para quedarse indefinidamente.
El discurso único PodeMasista es un genial quiebre de cintura, un concurso de ulaula que puede afinar la cintura de los concursantes, es quizá una buena técnica de lifting una práctica creada para sobrevivir justificando un sistema perverso, para dejarse meter al sistema apelando a argumentos tan descarnados como ese que plantea: “Si no puedes evitar la violación aprende a disfrutarla”, pero que no tiene la más mínima contemplación de la restitución de las leyes, del respeto a la democracia, de la lucha por principios, por nuestra cultura, por nuestra libertad, por nuestro proyecto y visión de vida.
Cuidado… Cuidado pueblo cruceño. Alerta Bolivia, porque está en marcha otra vez el discurso de quienes nos quieren hacer fracasar después de que habíamos triunfado, porque ellos solo podrán triunfar después de que nosotros hayamos fracasado.

No hay comentarios: